Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm

El Ministerio de Igualdad lleva a la Fiscalía por delitos de odio los insultos de un policía local a una mujer transexual

La denuncia deberá derivarse al juzgado de Instrucción cuatro de Benidorm que está investigando los hechos

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Ministerio de Igualdad, a través de la Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI, ha presentado una denuncia ante la Fiscalía para delitos de odio y discriminación de Alicante por las agresiones verbales de un policía municipal a una mujer trans en Benidorm.

Según ha informado Igualdad en un comunicado, con esta denuncia -interpuesta el lunes- se quiere reforzar la ya presentada por el Observatorio contra la LGTBIfobia de Valencia, así como la actuación de la Delegación del Gobierno en la Comunidad Valenciana para que se investiguen los hechos.

El agente que profirió los insultos fue arrestado el viernes y el sábado quedó en libertad provisional. El otro policía, autor de la grabación, está a la espera de ser llamado a declarar por el juzgado, La causa ha recaído en el juzgado de Instrucción cuatro de Benidorm, por lo que estas denuncias pasarían ahora a manos de la magistrada que tiene ya abierto un procedimiento por delitos contra la integridad moral. Aunque el agente arrestado se acogió a su derecho a no declarar, desde la defensa se aduce que los policías ya habían tenido sancionado en varias ocasiones a esa misma persona y que con esta intervención tuvieron una disputa verbal, pero, a su jucio, no se trató de deningrar su condición sexual.

"La Dirección General de Diversidad Sexual y Derechos LGTBI deplora profundamente la humillación que esta mujer sufrió por parte de unos agentes cuya función es, precisamente, defender sus derechos, entre el que se encuentra el de ser tratada con respeto y acorde a su identidad de género", lamenta.

Los hechos, que fueron grabados en móvil por otro policía municipal, fueron difundidos y rápidamente se convirtieron en virales, lo que podría ser constitutivo de delito de odio y contra la integridad moral. El departamento que dirige Irene Montero subraya que la transfobia "no puede tener cabida en nuestro país" y recuerda que la identidad de género de las personas es un derecho fundamental protegido por la Constitución.

Agradece "la pronta y decidida respuesta" tanto de la Generalitat como del Ayuntamiento de Benidorm por la apertura de un expediente disciplinario y la suspensión provisional de funciones de los dos agentes que intervenían en el vídeo, además de dar cuenta a la autoridad judicial para el esclarecimiento de los hechos y la depuración de las responsabilidades que se deriven.

Por otro lado, el letrado murciano Raúl Pardo-Geijo Ruiz ha asumido la defensa del policía local que habría sido autor de la grabación, según informa Efe.Este policía local se presentó voluntariamente en la comisaría de Policía, donde manifestó que cuando se disponían a identificar al transexual, al que conocían con anterioridad por su labor profesional, su compañero le pidió que grabara, "ya que dicha persona comenzaba a faltar al respeto a los agentes".

Sería entonces cuando este último habría pronunciado las expresiones presuntamente humillantes, "por la frustración del comportamiento reiterado de esta persona", en referencia al transexual. También manifestó que el vídeo lo envió solamente al otro agente, ya que así se lo había solicitado este, "borrándolo al momento y desconociendo a quién pudo enviarlo su compañero". Igualmente declaró que acabada la intervención, los dos policías locales pusieron los hechos en conocimiento del jefe de servicio, quien, añadió, les habría apercibido, además de indicarles que no debían volver a comportarse de esa manera.

En el escrito entregado en el juzgado de instrucción de Benidorm que investiga los hechos, el letrado Pardo-Geijo reclama su derecho a acceder a las actuaciones desarrolladas ya y adelanta que los hechos atribuidos a su cliente no son constitutivos de delito alguno. En la comparecencia ante el juzgado, el agente autor de los insultos estuvo defendido por el abogado Francisco González que iba a pedir al juzgado el sobreseimiento de la causa, al considerar que no se trataba de un delito de odio. Este letrado ya manifestó que el segundo de los policías se limitó a grabar para documentar la actuación policial.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil. Estamos aquí para ayudarte, 963 030 967.

Compartir el artículo

stats