Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Vila Joiosa

La constructora del colegio Gasparot de La Vila abandona las obras a los 5 meses de iniciarlas

La mercantil arrancó los trabajos en diciembre pero ha retirado los materiales de la parcela

Situación actual de la parcela del nuevo Gasparot tras retirarse la empresa.

Situación actual de la parcela del nuevo Gasparot tras retirarse la empresa. david revenga

La larga historia de los barracones del CEIP Gasparot de La Vila Joiosa parecía que tenía los días contados. En el mes de diciembre, el primer material de obra y las vallas llegaban al solar donde se alzará el futuro colegio que acabaría con doce años de aulas prefabricadas. Sin embargo, lo que parecía el final de un sinuoso camino de reivindicaciones por parte de los padres, ha vuelto a un nuevo punto de partida. Y es que hace una semana, la empresa concesionaria de los trabajos abandonaba las obras y retiraba todos los elementos dejando en el aire las obras del nuevo centro escolar.

Desde hace unos días, el terreno donde tiene que ubicarse el nuevo colegio Gasparot ha vuelto a ser solo un solar y, según las fuentes consultadas, la empresa adjudicataria de los trabajos no va a seguir con los mismos aunque añadieron que la «renuncia aún no se ha presentado», algo que deja la situación paralizada por el momento.

Cabe recordar que el CEIP Gasparot lleva 12 años con sus escolares en barracones y que es uno de los tres centros vileros que está en esta situación desde hace años junto al CEIP Doctor Esquerdo y el IES Marcos Zaragoza. Las promesas para construir el nuevo colegio se han repetido con los diferentes gobiernos de la Generalitat. El primer «Botànic» acabó la legislatura sin mover una piedra a pesar de que la parcela fue cedida por el Ayuntamiento en 2006. No fue hasta esta legislatura cuando se avanzó en el proyecto después de que los padres realizaran varias manifestaciones para reclamar el nuevo centro que parecía el pasado mes de diciembre que ya iba a ser una realidad.

Según las fuentes consultadas, la mercantil ha abandonado los trabajos, aunque aún no hay una renuncia oficial, y la razón podría haber sido económica. Y es que, según ha podido saber este diario, la Generalitat adjudicó las obras a Becsa a pesar de que presentó una «oferta con una baja temeraria». Una vez que comenzó los trabajos comprobó que había que retirar unos 15.000 metros cúbicos de tierra que consideraron que no entraban en el contrato, para lo que pidieron una modificación de 800.000 euros en el presupuesto. Tras intentar llegar a un acuerdo por parte del Consell, finalmente la mercantil habría decidido no seguir con el contrato, según las mismas fuentes.

En «stand by»

¿Y qué ocurre ahora con las obras del nuevo edificio? Pues que están en «stand by» porque al no haber renuncia formal, el Consell tendrá que esperar para poder rescindir el contrato, algo que ya ha ocurrido en otros lugares como con el CEIP Bracal de Muro. Una vez que esto ocurra, la Generalitat tendrá que arrancar de nuevo un proceso de licitación, lo que retrasará de nuevo la construcción.

La mercantil tenía 10 meses para terminar el nuevo colegio, una fecha que se cumplía en octubre de 2020. Entonces el Ayuntamiento tenía que acondicionarlo por lo que la previsión era que los alumnos se trasladaran tras las vacaciones de Navidad, en enero de 2021. Algo que ahora no será posible tras este parón.

Tras conocer la noticia, el AMPA del centro mostró su «indignación» ante una nueva piedra en el camino y han pedido a la empresa concesionaria que les dé una explicación. «Sentimos que la empresa ha secuestrado a los 300 niños y que quiere usarlos como moneda de cambio de su negocio», indicó el presidente José Anaya. El concejal de Educación, Xente Sebastià, manifestó también la «indignación» del Ayuntamiento ante este nuevo problema y anunció que «apoyaremos a los padres en todo para que el Gasparot sea una realidad».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats