Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm confía en recibir a los turistas sin obras en las calles

El Ayuntamiento prevé finalizar en dos semanas las actuaciones en marcha y descarta iniciar otras nuevas

Estado actual de la avenida del Mediterráneo. DAVID REVENGA

A veces, de las peores crisis surgen las mayores oportunidades. Podría ser el caso del Ayuntamiento de Benidorm, que aprovechó el confinamiento de la población y la ausencia de turistas en sus calles para finalizar algunas de las principales obras que está llevando a cabo.

El concejal de Obras, José Ramón González de Zárate, señala que «en dos semanas estará terminado el grueso de las actuaciones que estamos ejecutando y que más molestías generan», como la remodelación de las avenidas Mediterráneo y Ametlla del Mar, y la nueva rotonda en el cruce de las avenidas Severo Ochoa y Bernat de Sarriá.

En el caso de la avenida del Mediterráneo, el concejal recuerda que tenían previsto terminar durante el mes de mayo, sin embargo hubo un retraso ocasionado por problemas con el suministro de pavimento, una situación derivada de la crisis del covid-19. Con ese obstáculo ya salvado, ahora las máquinas están en marcha y se espera que tanto el firme de la calzada, como las aceras estén terminadas a mitad del mes de junio. Desde la Concejalía de Obras esperan que llegados a ese punto, solo queden pendientes algunos acabados, la instalación del mobiliario urbano, vegetación, entre otros.

También las mejoras de Ametlla del Mar y de Severo Ochoa se encuentran en fase muy avanzada y se estima que estarán listas en el mismo plazo de tiempo; de hecho, los trabajos en estos dos viales se están desarrollando casi sin afectar a la circulación de vehículos ni al tránsito de peatones.

El edil popular subraya que la única obra que se encuentra en una fase intermedia es la construcción del segundo vial de acceso al complejo educativo Salto del Agua. Sin embargo, hace hincapié en que «es una obra que casi no afectará a la ciudadanía» porque se está ejecutando en un punto de la ciudad en el que en estos días no transitan muchos coches.

Se trata de una actuación global en esa zona de la ciudad, que también incluye mejoras de los accesos al Palacio de Justicia y la construcción de un parking disuasorio. González de Zárate deja claro que es el único proyecto de estas características que se ha puesto en marcha, debido a que es una inversión ya contemplada y porque no genera molestias a vecinos ni a los potenciales visitantes. Hace hincapié en que «de momento no vamos a iniciar ninguna otra obra, a la espera de ver como funciona el turismo.

Según palabras del edil, «para el equipo de gobierno de Benidorm la prioridad es ayudar a las familias que más lo necesitan, a los autónomos y a las empresas, así como tener todo a punto para que se pueda reactivar el turismo», por eso insiste en que cuando llegue la fase tres, quieren evitar a toda costa que los turistas que vengan se encuentren con las calles en obra, «queremos tener las calles abiertas, pero no con el pavimento levantado, sino abiertas para que puedan pasear».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats