Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tráfico de coches cae un 43% en junio en Benidorm

La desescalada y la falta de turistas dejan una ciudad con menos vehículos que hace un año. El tráfico se recupera en julio con el inicio de la temporada

La avenida Jaime I de Benidorm en julio con vehículos.

El mes de junio ha sido muy diferente al de otros años en Benidorm. No solo porque las calles o las playas no han presentado las imágenes de otros años con el inicio del verano sino porque el tráfico que llega a la ciudad por las tres entradas principales ha sido mucho menos que el mismo periodo de hace un año. Así, los vehículos que llegaron al municipio en junio se redujeron un 43% respecto al mismo mes de 2019 cuando miles de turistas ya llegaban para iniciar sus vacaciones.

Benidorm cuenta con tres entradas principales desde carreteras como la nacional 332 o la antigua AP-7. Una parte de los visitantes que llegan cada día lo hacen por carretera, lo que suele provocar en junio colas y algún atasco. Pero este año, con una desescalada en marcha (en la que muchos trabajadores aún no habían vuelto a sus trabajos) y hoteles y alojamientos cerrados, se registró un 43% menos de tráfico. Así, en la avenida de Beniardà, donde la media de vehículos en un día es de 26.000, la circulación el pasado mes se alejó mucho de esa cifra. Y en la entrada desde la antigua autopista, por la avenida Comunidad Europea, donde el flujo es constante los fines se semana, en ese mes circularon 407.000 coches cuando hace solo un año fueron más de 715.000, según datos de la Concejalía de Movilidad. Una reducción que también se notaba en el resto de calles principales como la avenida Jaime I o Europa; y también en las zonas de aparcamiento donde había más huecos que otros años.

Pero ante un mes de junio atípico, julio comienza a registrar más tráfico en las entradas. El concejal del área, José Ramón González de Zárate, explicó que en los últimos días «el flujo de vehículos empieza a ser mucho mayor». Sobre todo, después del pasado fin de semana, en el que se dio inicio a una temporada atípica con la apertura de muchos alojamientos y que también se tradujo en más bañistas en las playas. «El turismo , añadió. Y es que la recuperación turística también se mide en esa cantidad de turismos que acceden a la ciudad.

Vacía en el confinamiento

Con todo, la situación ha sido muy diferente en abril y mayo. Benidorm presentaba calles vacías de vehículos y peatones y avenidas que se llenan de miles de conductores en un día aparecían desiertas en muchos momentos: «Esos meses, las cifras eran muy bajas, sin apenas coches en determinadas horas». Unas escenas que la ciudad espera no repetir.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats