Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm luchará contra las gaviotas que anidan en edificios para evitar la superpoblación

El confinamiento retrasa el control - La empresa hará campañas para concienciar sobre que no se dejen alimentos a su alcance

Una de las gaviotas patiamarillas que anidan en Benidorm. DAVID REVENGA

Una de las gaviotas patiamarillas que anidan en Benidorm. DAVID REVENGA

No es raro encontrarse en Benidorm con una gaviota que vuela a sus anchas y que decide posarse en un lugar privilegiado como cualquier enclave de la ciudad. Incluso algunas veces los turistas las hacen protagonistas de sus fotografías con la conocida Isla de fondo, donde también anidan cientos de ellas. Pero la presencia de estos animales muchas veces conlleva problemas como la suciedad que dejan sus deposiciones o la molestias a la gente que se acerca demasiado a ellas. Así que el Ayuntamiento de Benidorm va a «luchar» contra estas aves y realizará controles y aplicará medidas concretas para aquellas que anidan en el casco urbano y evitar así la superpoblación.

Para ello, el Consistorio echará mano de una empresa privada la que, por medio de un contrato, será la encargada de aplicar las medidas necesarias. El Ayuntamiento ha sacado a concurso ese contrato por el que pagará 22.000 euros al año durante cuatro años.

Benidorm no es la primera vez que se enfrenta a ellas ni que toma medidas específicas. Las gaviotas que anidan en la ciudad suelen hacerlo en edificios públicos o privados donde forman sus nidos para tener a sus crías. El confinamiento y la poca actividad en esos inmuebles hizo que se retrasada la desaparición de esos nidos que, normalmente, son retirados por los humanos. Además, también se alargó el proceso administrativo para el contrato debido al estado de alarma, según explicó la concejala de Medio Ambiente, Mónica Gómez a este diario. «Lo teníamos preparado antes de marzo, pero la situación por la pandemia lo paró», añadió.

Así que, aunque no se ha incrementado excesivamente la población de gaviotas, esas dos circunstancias sí que han hecho que pueda haber «más huevos y pequeñas aves de esta especie», según las fuentes consultadas por este diario. Además recordaron que es una especie «difícil» de controlar y que no solo vuela sobre Benidorm sino que se puede ver en cualquier municipio de costa. Así explicaron que se suelen alimentar de lo que encuentran por la calle, como en la basura, aunque también de restos descartados de pesca que queda flotando en el mar, lo que ayuda a que críen a más ejemplares si ven que tienen comida a su alcance, según fuentes especializadas. Por ello, una parte de la concesión incluye campañas de concienciación para que no se deje a su alcance alimento que pueda aumentar la población.

Las mismas fuentes aseguraron que estas aves no suponen «ningún peligro» para las personas. De hecho, cuando se produce algún caso de picoteo o ataque de una de ellas es precisamente «porque la gente se acerca demasiado» y, si están en época de cría, defienden a sus polluelos.

Con todo, la empresa que se haga con el contrato tendrá que realizar todas las labores necesarias para conseguir el control de la población de gaviotas patiamarillas en la zona urbana de la ciudad, «evitando su acceso a distintos edificios públicos y privados situados principalmente en zonas cercanas a la playas, donde encuentran zonas de nidificación durante el periodo de cría»..

Control con otras aves

¿Y cómo se controla que no haya superpoblación? Pues entre otras medidas, la concesionaria tendrá que proponer distintos sistemas de control de las poblaciones, entre los que pueden estar el «uso de aves rapaces que vuelen periódicamente el entorno de los edificios donde se ubiquen, ahuyentando a las gaviotas», según recoge el pliego de condiciones. Además se podrán usar sistemas acústicos disuasorios que sean «efectivos en ahuyentar la presencia de estos animales de las zonas urbanas, evitando las posibles molestias derivadas que se pudiesen generar» o el pinchazo de huevos durante la época de cría, entre otras. Estas medidas se tendrán que aplicar durante todo el año pero especialmente en esa época en la que ponen los huevos.

Este nuevo contrato también incluirá el control de la población de palomas y de gatos y medidas para los casos de abandono de animales en la calle.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats