Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm incrementa su bolsa de suelo con el desarrollo del Ensanche Levante

Los urbanizadores del nuevo plan Armanello ceden al municipio 100.000 metros cuadrados para crear nuevas infraestructuras

El plan Ensanche Levante se desarrollará sobre la partida de Armanello, cuya urbanización está paralizada desde hace dos décadas. DAVID REVENGA

El plan Ensanche Levante se desarrollará sobre la partida de Armanello, cuya urbanización está paralizada desde hace dos décadas. DAVID REVENGA

El Ayuntamiento de Benidorm incrementará en algo más de 100.000 metros cuadrados su patrimonio de suelo público con el desarrollo del plan urbanístico Ensanche Levante, la nueva denominación del sector Armanello, que traerá consigo el desarrollo de la mayor bolsa de suelo aún pendiente de urbanizar en la ciudad. Los urbanizadores de este sector, una agrupación de interés urbanístico (AIU) en la que están integrados los propietarios de más del 70 por ciento del suelo, cederán el municipio estos 100.000 metros cuadrados en otras zonas de la ciudad para destinarlos a sistemas generales y grandes equipamientos, tal y como estaba fijado en los convenios urbanísticos que se firmaron en su día y que permanecen paralizados a la espera de que el sector obtenga los últimos permisos necesarios para poder arrancar. La edil de Urbanismo, Lourdes Caselles, ha indicado que será el Ayuntamiento quién indicará la ubicación del suelo que los urbanizadores de Ensanche Levante entregarán al municipio como compensación, aunque no pudo concretar en qué sectores estarán ubicados.

El sector Ensanche Levante, conocido hasta hace apenas un par de años como plan Armanello, abarca una superficie de más de 660.000 metros cuadrados que históricamente albergaron una de las zonas de la huerta de Benidorm, entre la antigua carretera N-332 y la avenida del Almirall Bernat de Sarrià. Pendiente de urbanizar desde hace más de dos décadas por la dejadez de su antiguo agente urbanizador, el polémico empresario alicantino Enrique Ortiz, en la actualidad constituye una zona marcada por problemas de considerable dimensión para el municipio turístico, como inseguridad, insalubridad y degradación paisajística, al tener decenas de casas llenas de okupas y que escapan de cualquier control policial o sanitario.

Fuentes de la AIU han explicado que la cesión de estos 100.000 metros cuadrados en otros sectores se suma a las dotaciones públicas que ya están previstas en el planeamiento del Ensanche Levante y que se ejecutarán en el interior del sector, que suman casi 370.000 metros cuadrados, de los que algo más de 77.000 metros cuadrados se destinarán a zonas verdes; unos 100.000 metros cuadrados para equipamientos y otros 165.000 metros cuadrados para viario, más de la mitad de los cuales serán para peatones y bicicletas.

El Plan General de Ordenación Urbana de Benidorm (PGOU) atribuye a este sector la «función estratégica» de completar la malla urbana de la zona de Levante de Benidorm, asignando un uso residencial-hotelero con una intensidad media-alta, con 292.000 metros útiles, garantizando así la sostenibilidad para las arcas públicas y reforzando un modelo económico y turístico «de calidad», que es la principal fuente de ingreso y generación de empleo de la comarca.

Entre las actuaciones previstas, además de la construcción de grandes rascacielos para destinar a viviendas y hoteles, también se contempla la creación de un gran parque central; la previsión de nuevos equipamientos públicos paliando el déficit existente; la minimización de riesgos con el encauzamiento del barranco del Derramador y un sistema integrado de drenaje, o la plantación de 10.000 árboles, que cumplirán una triple función: ecológica, paisajística y medioambiental.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats