Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm

La mediación para evitar tirar las torres de Punta Llisera se cierra sin acuerdo

Concluye el último trámite judicial que permitía esquivar la sentencia, cuya ejecución cargará al Consell con un gasto de más de 100 millones

Los dos edificios del complejo Gemelos 28, construido a escasos metros del mar. DAVID REVENGA

Los dos edificios del complejo Gemelos 28, construido a escasos metros del mar. DAVID REVENGA

El complejo Gemelos 28Gemelos 28, la polémica urbanización construida a escasos metros del mar sobre la Punta Llisera de Benidorm, podría estar hoy un paso más cerca de su demolición. La Corte de Mediación y Arbitraje de la Cámara de València ha cerrado el procedimiento de mediación trasladado a principios de año por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana sin lograr un acuerdo entre las partes, lo que prácticamente agotaría la última vía para frenar el derribo , de 22 alturas y un total de 168 viviendas. Las mismas se encuentran fuera de ordenación desde el año 2012, cuando el Tribunal Supremo ratificó un fallo previo del TSJ que anulaba la licencia que la Generalitat otorgó a Edificaciones Calpe en 2005 por invadir la zona de dominio público marítimo-terrestre.

La ejecución de esta sentencia, motivada por la demanda de un ciudadano particular que ha batallado contra el «coloso», sigue pendiente desde entonces. En todo este tiempo, la constructora, algunos propietarios y la propia Generalitat, sobre la que recae todo el coste del proceso, han pleiteado en busca de que los tribunales declarasen «inejecutable» el fallo. La última vez, por medio de este proceso de mediación, en el que también se personó el Ayuntamiento de Benidorm como parte interesada, y que se cierra ahora sin llegar a alcanzar un acuerdo.

¿Qué pasará a partir de ahora? Fuentes conocedoras del proceso explicaron ayer que, con el cierre de este capítulo, apenas quedan ya resquicios legales donde agarrarse. Como ya ha venido contando este diario, la Generalitat Valenciana deberá demoler las dos torres e indemnizar a los propietarios con el dinero que pagaron por cada una de las viviendas, más un 20%, tal y como recogió en su día el Tribunal. Todo ello podría suponer para las arcas públicas un gasto muy superior a los cien millones de euros.

De hecho, el Consell presupuestó sólo en indemnizaciones para los dueños de las viviendas una partida de 70.777.302,28 euros. A ello habría que sumar el coste del derribo de esos dos edificios, un proceso muy complicado y que prácticamente obligaría a ejecutar los trabajos de forma manual, debido a su proximidad al mar y al daño medioambiental que el mismo podría producir en el paraje en el que se enclava, en el linde del Parque Natural de la Serra Gelada.

Tanto la Administración autonómica como la local se aferran a esta posible afección medioambiental, especialmente sobre el medio marino, como punta de lanza para defender que el derribo debe quedar sin ejecución. Y también alegan que, una vez demolido el complejo, el dueño del suelo, la mercantil Terras de l'Horta, podría volver a levantar una edificación similar unos metros más atrás, por lo que consideran que la elevadísima inversión que habrá que hacer sería en vano.

Consenso El PP busca un acuerdo contra la demolición

El gobierno de Benidorm, del PP, ha pedido a los dos grupos de la oposición -PSOE y Cs- una postura unánime para defender los perjuicios que el derribo del complejo Gemelos 28 podrían acarrear. Así lo solicitó ayer el alcalde de la ciudad, Toni Pérez, en una reunión de la junta de portavoces en la que se abordó el tema. La postura del ejecutivo local apunta no sólo al daño medioambiental, sino también al «agujero económico» que supondría para la Generalitat esta actuación en un momento tan delicado como el actual.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats