Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un 70% de los negocios dirigidos al turismo británico en Benidorm podría cerrar definitivamente

La cuarentena para viajeros que lleguen a Gran Bretaña desde España ha agravado la situación. Las solicitudes de ayudas sociales por parte de familias de Reino Unido se ha cuadruplicado

21

Un 70% de los negocios dirigidos al turismo británico en Benidorm podría cerrar definitivamente

El anuncio hecho el sábado pasado por el gobierno británico de imponer una cuarentena de dos semanas a todos los viajeros procedentes de España que regresen al país ha supuesto un duro golpe que ha retumbado en todos los rincones del sector turístico de la Costa Blanca.

Sin embargo, hay un segmento del empresariado para el que este impacto podría ser mortal y definitivo. La comunidad británica que reside y trabaja en Benidorm cada vez está más preocupada por su futuro y por la forma en la que afrontarán la crisis económica que está causando la pandemia.

Desde la Benidorm's British Businesses Association (Asociación de Empresarios Británicos de Benidorm), su presidenta Karen Cowles, hace hincapié en que la facturación de los establecimientos comerciales, de restauración y de ocio instalados en la denominada zona inglesa depende en un 95% de los turistas que vienen desde las islas.

Cowles subraya que, según las estimaciones hechas desde su asociación, entre un 60 y un 70% de los negocios enfocados en ese público podrían verse obligados a cerrar de forma definitiva.

«Esa cifra se ha disparado en cuestión de días», señala la presidenta de la patronal británica, quien a su vez relata que «tan solo en esta semana hemos sabido de 5 o 6 empresas que no pueden aguantar más y han decidido cerrar definitivamente».

Karen Cowles apunta que sus asociados «están especialmente desanimados tras el anuncio del sábado». Haciendo una breve recapitulación, esta empresaria recuerda que «tras el estado de alarma, calculábamos que la mitad de nuestros socios no aguantarían la crisis», pero con el paso de los días llegaron anuncios por parte de compañías aéreas y touroperadores que adelantaban la llegada de varios vuelos cargados de turistas de Gran Bretaña, «lo que nos hizo ser más optimistas y pensar que muchas más de nuestras empresas podrían sobrevivir». «Por eso ha sido tan duro el palo», señala Cowles haciendo referencia a la cuarentena que ha supuesto la partida adelantada de quienes ya estaban de vacaciones en suelo benidormense y la cancelación de los que tenían una reserva hecha.

Así las cosas, los cálculos que hacen desde este colectivo empresarial no solo son tan desalentadores como los que se barajaban en los primeros días de la nueva normalidad, sino que han empeorado de forma muy considerable a lo largo de esta semana de auténtica pesadilla.

Aspecto humano

La Asociación de Empresarios Británicos de Benidorm se ha caracterizado por abarcar también aspectos relacionados con el bienestar social de las familias o brindar asesoría en materia legal, fiscal, laboral, etc.

Concretamente en el aspecto social, este colectivo también está pasando por momentos muy complicados y ha habido una escalada exponencial en el número de familias que requieren este tipo de apoyo para subsistir.

La asociación que preside Karen Cowles ha pasado de brindar ayuda social a cuatro familias antes de que estallara la crisis del covid-19, a atender a más de 200 en la actualidad.

En este sentido, la ayuda que les están brindando va desde aportaciones en especie de alimentos o asesoría en la tramitación de subvenciones y otro tipo de prestaciones ante las administraciones públicas.

Al respecto, esta asociación está ayudando a muchos de sus compatriotas a solicitar el ingreso mínimo vital, pero subrayan que muchos de estos ciudadanos no cuentan con la residencia española, por lo que no pueden optar a recibir este subsidio.

La falta de la tarjeta de residencia se debe, en la mayor parte de los casos, a que esas personas no han tenido un contrato de trabajo o han tenido contratos de menos de 20 horas, por lo que no les otorgan dicha tarjeta.

Como consecuencia de esta circunstancia, la Benidorm's British Businesses Association ha tramitado la repatriación de 8 personas en los últimos días. Se trata de 2 familias que ya no tenían medios para subsistir y tampoco tenían forma de pagar el vuelo para volver a Gran Bretaña, donde podrán ser apoyados por sus familias y por el gobierno. Creen que cada vez será más recurrente la aparición de casos como estos.

Karen Cowles hace hincapié en que «muchas personas están viviendo auténticos dramas». Ella no quiere valorar directamente la decisión del gobierno británico de imponer una cuarentena a quien viaje desde España, pero si hace énfasis en que «los gobiernos deberían trabajar de forma conjunta». Considera que ante una contingencia de tal gravedad como la derivada del coronavirus «no pueden estar compitiendo entre países para ver quien lo ha hecho mejor», resaltando que «todos deberían trabajar por las personas de todas partes».

El Brexit sigue en la mente de los ingleses

Éramos pocos y... A la crisis del coronavirus, hay que sumar la definitiva entrada en vigor del Brexit a partir de finales de este año.

Para los residentes procedentes de Reino Unido es un tema que no ha dejado de estar presente en ningún momento, sobre todo porque si no consiguen la residencia legal española, tendrán que volver a su país o permanecer en España en situación irregular.

Y es que la actual coyuntura está dificultando para muchos la obtención de la tarjeta de residente, puesto que no cuentan con un contrato de trabajo superior a 20 horas y les está siendo imposible conseguir un empleo de esas características.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats