Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Finestrat

Unos 300 vecinos piden insonorizar la AP-7 por el aumento del paso de coches

Residentes de Terra Marina, sobre todo los del sector más pegado a la antigua autopista, exigen una solución al incremento del ruido

Dos vecinos muestran la cercanía de la AP-7 a sus casas, en Finestrat.

Dos vecinos muestran la cercanía de la AP-7 a sus casas, en Finestrat. lars ter meulen

El 1 de enero de 2020 se liberaba la AP-7; es decir, la autopista del Mediterráneo dejaba de ser de pago, lo que provocó un incremento del paso de vehículos y, con ello, el aumento del ruido provocado por ese tráfico rodado lo que comenzó a generar molestias en algunas zonas donde las casas están pegadas a esta antigua autopista. Es el caso de una urbanización ubicada en el término municipal de Finestrat, llamada Terra Marina, y donde sus cerca de 300 vecinos han visto como en unos meses, las molestias con las que conviven desde que compraron sus casas se multiplicaban exponencialmente, por lo que ahora piden al Ministerio de Fomento que insonorice la autopista para poder dormir más tranquilos.

Terra Marina se sitúa en Finestrat, en la zona de urbanizaciones del municipio entre la Cala y el casco histórico. Este área se divide en cinco sectores en los que hay cerca de 300 viviendas. En uno de ellos, el R5, donde hay unas 60 casas unifamiliares, es donde más se ha notado ese incremento del paso del tráfico rodado. «Siempre hemos estado pegados a la AP-7, ya compramos las casas aquí, pero nunca se había llegado a estos extremos de ruido», indicó a este diario Roberto García-Villarubia, el presidente de R5 Terra Marina.

Con la liberalización de la antigua autopista «se ha duplicado o triplicado el paso de vehículos diarios», lo que conlleva ese aumento de ruido a todas horas. De hecho, según los datos ofrecidos el primer mes después de liberar la AP-7, se cifró en un 91% el incremento de coches, por ejemplo, en el antiguo peaje de San Juan. Unos números que se incrementan en periodos de vacaciones.

Así que los vecinos se han puesto manos a la obra y reclaman al Ministerio de Fomento que insonorice la autopista a su paso por esta zona de Finestrat con pantallas acústicas para «frenar» las molestias. «Tenemos a 4 o 5 metros de las casas unas pantallas que se pusieron que no cubren toda la calle y, además, tendrían que estar a pie de carretera para que pararan el sonido», apuntó el representante de los vecinos: «las que tenemos aquí no hacen nada». De hecho, en otras zonas por donde pasa esta carretera sí se han colocado «como en el polígono de aquí». Este vecino asegura que el ruido ahora es mucho más intenso. Sobre todo en verano: «no podemos tener las ventanas abiertas, sobre todo las del primer piso». Una situación con la conviven todos los residentes. Y todo a pesar de que el primer verano de liberalización de la AP-7 los desplazamientos de turistas no son los habituales por la pandemia, lo que no ha incrementado en julio y agosto tanto el tráfico como otros años.

Un centenar de rúbricas

Para que el Ministerio de Fomento les escuche han recogido más de un centenar de firmas que ayer presentaron al Ayuntamiento de Finestrat para que interceda por ellos. Entre ellas, no solo las de los vecinos de la zona R5 donde tienen más molestias sino las de los presidentes de las otras cuatro zonas en las que se divide esta parte de Terra Marina.

Ayer se reunieron con el alcalde de Finestrat, Juan Francisco Pérez, que unió su firma la de los vecinos y además se comprometió a «hacer un estudio técnico de contaminación acústica» para saber en qué valores se mueven, indicó el presidente de la urbanización. Así apuntó que la opción es poner pantallas «que solo serían unos 500 o 600 metros». Porque otra de las opciones que se podría barajar es la de cambiar el asfalto por uno especial que frenase el ruido «pero entendemos que es mucho más económico lo primero y se solucionaría enseguida».

El primer edil indicó ayer a este diario que «asumiremos el coste de ese estudio de impacto acústico para que tengan una base suficiente para que Fomento les haga caso». Además indicó que este documento permitirá dar celeridad a la petición de los vecinos pues será remitido a Fomento, junto con las firmas, para emplazar al Ministerio a adoptar las medidas pertinentes para reducir la contaminación acústica.

«Yo he estado allí con los vecinos. Allí no se puede vivir desde que está liberalizada la autopista. Y necesitamos, de urgencia que se actúe. Desconocemos las medidas más apropiadas, si serán pantallas anti ruido o cambio del pavimento. Lo que sí está claro que es que hay que dar una solución de inmediato y que el Ayuntamiento estará al lado de sus vecinos hasta conseguirlo», indicó Juan Francisco Pérez. Mientras, los vecinos seguirán conviviendo con un «run run» de fondo constante que se intensifica los fines de semana.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats