Benidorm es uno de los destinos turísticos de la Comunidad Valenciana que sufrió la crisis durante la temporada alta, con una caída de la actividad hotelera del 80,7% con respecto a 2019, ya que sólo se registraron 730.643 pernoctaciones, frente a los cerca de 3,8 millones del tercer trimestre de 2019. El turismo extranjero cayó un 86,8% y las pernoctaciones un 91,4%. La consecuencia directa fue un descenso del 64% en el empleo, según reveló ayer Hosbec con dato del INE. En Benidorm hubo 71 hoteles abiertos. Solo se ocuparon el 45,3% de las habitaciones frente al 91% de julio, agosto y septiembre de 2019. Benidorm siempre se ha caracterizado por registrar las estancias más largas en hoteles de la Comunidad, pero en el tercer trimestre de este añol, los viajeros realizaron estancias más cortas, de 3,3 días de media, lo que supone casi 2 días menos de las realizadas el pasado año. 

En cuanto al conjunto de la Costa Blanca, la provincia recibió un 55,4% menos de viajeros alojados en hoteles, lo que ha supuesto una reducción del 71% de las pernoctaciones hoteleras en los meses de julio, agosto y septiembre de 2020 con respecto a 2019. El 80% de las pernoctaciones hoteleras registradas en la Costa Blanca durante este período han sido realizadas por viajeros españoles. El turismo internacional se ha visto muy afectado por la crisis de la pandemia y solo registra 353.000 pernoctaciones. El empleo se ha visto seriamente afectado y el número de trabajadores en hoteles es un 52,1% inferior al del tercer trimestre de 2019. Según datos del INE, 334 hoteles de media han estado abiertos al público durante los meses de julio, agosto y septiembre, un 19,3% menos. La ocupación hotelera media del conjunto de la Costa Blanca (incluyendo Benidorm) ha sido del 47,6% y las estancias se han acortado hasta los 2,7 días de estancia media.