Cambiar las cuatro ruedas por solo dos es una práctica habitual entre los vecinos de Benidorm. El número de motocicletas y ciclomotores que pagan su impuesto de circulación en la ciudad no ha parado de crecer en los últimos años llegando a los 13.125 vehículos de estos dos tipos existentes en la actualidad en la capital turística, una cifra superior a la de un año antes. Sortear muchas veces los atascos de tráfico o aparcar más rápido en pleno centro están entre las razones que animan a los conductores a elegir estos vehículos en lugar de un coche.

En la actualidad, la ciudad cuenta con 8.345 motocicletas y 4.780 ciclomotores censados, con un total de 13.125 vehículos de este tipo, frente a 29.166 coches, según el dato que recoge la publicación municipal de Benidorm en cifras de 2020. Es decir, habría una moto por cada 5,72 habitantes si se tiene en cuenta el número de empadronados que es de 71.237. Una cifra similar a la de otras ciudades grandes de la provincia en las que las motocicletas también se han convertido en una manera más rápida de moverse por los municipios.

Pero, ¿se acaba el problema de aparcar con las motocicletas? Según las fuentes consultadas, en la actualidad es más fácil aparcar si se va en moto que en coche en el centro de Benidorm o en calles más concurridas. La creación de zonas para residentes que no permiten aparcar a aquellos que no están empadronados en la ciudad o la zona azul hacen que encontrar un hueco libre para los coches en el que se pueda estacionar y sin pagar sea complicado. Aún así, en determinadas horas del día y en las calles más céntricas, también encuentran las zonas reservadas para motos llenas y sin un hueco donde estacionar, según las mismas fuentes.

El municipio cuenta en la actualidad con 3.527 plazas de parking para motos repartidas en todos los barrios, según el dato que recoge la publicación municipal de Benidorm en cifras y el Plan de Estacionamiento Sostenible (PES). Unos estacionamientos que muchas veces se quedan pequeños y las motocicletas y ciclomotores aparcan como pueden en ellos, llenando las zonas marcadas de paso donde no está permitido dejar los vehículos estacionados. Y es que, si se hace una media de plazas, existe un estacionamiento por cada 3,72 vehículos de dos ruedas. Con todo, a las que pagan su impuesto en Benidorm hay que sumar también las de aquellos que residen en municipios colindantes y utilizan también las dos ruedas para desplazarse a la capital turística donde trabajan o para hacer gestiones. Por tanto, en horas puntas, encontrar también un hueco libre en el centro para los vehículos de dos ruedas se complica.

De hecho, ante ese incremento de este tipo de vehículos en los últimos años, el área de Movilidad del Ayuntamiento de Benidorm amplió algunas zonas como la existente en la plaza del Doctor Fleming, muy cerca del Ayuntamiento donde también existen alrededor varios aparcamientos más que han ido ganando terreno a las plazas para turismos en los últimos tiempos.

REESTRUCTURACIÓN


Cambio en el parking de Doctor Fleming


En la plaza Doctor Fleming de Benidorm existe un aparcamiento destinado para motos que se acondicionó y amplió con el final de las obras de la plaza la Hispanidad y la calle Puente. El concejal de Movilidad de Benidorm, José Ramón González de Zárate, explicó a este diario que la intención es moverlo «a la zona del parking de l’Aigüera» ya que se va a reestructurar el tráfico por la zona que ocupa actualmente.