Benidorm como una isla segura para el turismo nacional. Esa es la premisa con la que la capital turística se ha puesto manos a la obra para trazar un modelo de corredores seguros nacionales para que los turistas puedan volver a pasar sus vacaciones en la ciudad en 2021. Un proyecto que ya está redactado y que ha sido enviado al Consell para su análisis. La iniciativa pretende convertirse en un planteamiento piloto con Benidorm como primer punto para su puesta en marcha.

Este planteamiento llega tras una «difícil» temporada de verano y ante un otoño y un invierno sin apenas actividad turística; pero sobre todo para que, ante la primavera y verano de 2021, existe una herramienta que permita «potenciar la reactivación del sector», según recoge el documento del proyecto. El municipio ya presentó su «Benidorm Island» destinado a los visitantes internacionales. Pero la situación actual de la pandemia y la incertidumbre de cuándo podrán volver los extranjeros ha hecho que Ayuntamiento (desde la Concejalía de Turismo), la fundación Visit Benidorm y Hosbec hayan trazado un plan similar para adelantarse a la a la vuelta de los visitantes de España, sobre todo, de aquellos lugares más consolidados como Madrid o el País Vasco. Y, ¿en qué consisten esos corredores seguros nacionales? Pues en establecer «condiciones que permitan el tránsito de turistas a alojamientos» garantizando la seguridad sanitaria. Para ello, el punto de origen debe estar en las mismas condiciones epidemiológicas que Benidorm. Pero además, se realizaría un control sanitario de los visitantes en el destino en todo momento, con controles de temperatura y la realización de pruebas diagnósticas que, en este caso, los proponentes consideran que deberían ser de antígenos. Y todo ello controlado por un «Hospitality team» que dé soporte a los turistas y controle que se cumplen todos los parámetros.

Dos personas con maletas en la primera línea de playa de la capital turística. | DAVID REVENGA

El documento con las claves de estos corredores ya está redactado «para tenerlo preparado para cuando haya luz verde» y tras el trabajo «intenso» que han realizado los profesionales del sector, indicó el alcalde Toni Pérez. «Benidorm debería ser el piloto porque, si funciona, se puede hacer en cualquier otro destino». Y con esa idea, se ha enviado al presidente del Consell, Ximo Puig, para que estudie la posible implantación.

La idea de «Benidorm Island» partió de la «necesidad de la ciudad de ser punta de lanza para la llegada de turistas» internacionales, afirmó Pérez. Pero al mismo tiempo ya se estaba trabajando en el mismo modelos de corredores nacionales. «Hay una demanda latente que quiere venir a Benidorm porque tienen el pensamiento de que aquí están incluso más seguros que en sus propias ciudades». Por ello, se vio necesario plantear esos corredores seguros para que, cuando la situación mejore, tener el trabajo hecho: «Ahora mismo, con las limitaciones periféricas solo hay movilidad en la Comunidad Valenciana pero eso no quiera que alguien de Castellón pueda venir en un viaje organizado». Algo que según se vayan abriendo las comunidades se podría extender a otras zonas, según el primer edil de la ciudad.

«Benidorm Island» En «stand by» el plan internacional

Benidorm presentó el pasado mes de septiembre su proyecto de «Benidorm Island» para ofrecer un destino turístico seguro que se comporta como una isla de seguridad turística de cara a recuperar su posición en el mercado británico. Pero la evolución de la pandemia dejó en «stand by» esta posibilidad con el turismo extranjero. Así, la patronal hotelera Hosbec ha reclamado desde entonces, si la situación sanitaria lo permite, la necesidad de estos corredores para recuperar la actividad turística lo antes posible.