La patronal hotelera Hosbec, que representa al 85% de la planta hotelera de la Comunidad Valenciana, ha reclamado al Consell y al Gobierno que reconsideren su apuesta por mantener cerradas las autonomías españolas la próxima Semana Santa, tras conocer la buena evolución de las cifras de contagio. Toni Mayor, presidente de los hoteleros, pide una marcha atrás y advierte de que con los cierre perimetrales se está trasladando la idea de que que el sector turístico es el culpable de la propagación del covid. creando lo que Mayor calilfica como "turismofobia de contagio", que puede resultar letal al trasladar, según Hosbec, que los hoteles no son seguros. "Los empresarios hoteleros de la Comunidad Valenciana no compartimos el cierre perimetral estricto de las comunidades autónomas para la Semana Santa a la vista de la positiva evolución de las cifras de contagios y la previsión de mejora con la que se trabaja para las próximas semanas", apunta Hosbec en un comunicado.  

  El presidente de Hosbec Toni Mayor indicó que “no podemos tener miedo a la normalidad, que es lo que está atenazando a los políticos. Lo que hay que hacer es disponer de todas las herramientas y recursos en materia de control, rastreo para acorralar los contagios y que no se vuelvan a disparar las cifras”. Pero el sector tiene claro que “si las cifras acompañan, y posiblemente en las puertas de la Semana Santa estemos rozando niveles óptimos no vistos desde hace muchos meses, no hay ninguna razón para seguir limitando la movilidad entre Comunidades”. El sector no se explica cómo sí se permite que 5 millones de valencianos se puedan mover dentro del territorio pero que no podamos recibir en los hoteles 40.000 clientes de otras autonomías que no suponen ningún riesgo por estar en entornos de extrema seguridad y con una trazabilidad garantizada.. 

La patronal insiste en que los hoteles españoles operan con normalidad desde el fin del confinamiento en mayo de 2020 sin que se haya detectado ningún brote, ninguna infracción, ni ningún riesgo asociado a viajes.  "Decretar este cierre es trasladar una ‘culpabilidad’ de la transmisión del virus a los movimientos turísticos cuando no hay nada más lejos de la realidad: la Comunitat Valenciana está cerrada perimetralmente desde 25 de octubre lo que no ha evitado una tercera ola con los datos que todos conocemos.  “Nos preocupa mucho el mensaje subliminal de ‘’turismofobia de contagio’ que se está transmitiendo a la sociedad intentando culpar a turistas que hace meses que no viajan de los contagios”, cuando estos contagios se producen, precisamente, en entornos mucho más cercanos como son los ámbitos sociales y familiares. 

  "Esta decisión de cierre por parte de las autoridades españolas es fruto de su impotencia al no tener el marco adecuado de seguimiento, rastreo, cribado, y una manifiesta falta de autoridad para hacer cumplir las normas a quien las incumple semana tras semana sin ningún tipo de consecuencia. No podemos repetir los errores de la desescalada del año pasado".

  Los hoteleros exigen al Consell que publique cuanto antes el plan de desescalada y “cuál va a ser la cifra a partir de la cual se pueda abrir la Comunidad al exterior. Algo objetivo y respaldado. Nos preocupa mucho que este miedo escénico que tienen los gobernantes se extienda en el tiempo y no quieran abrir cierre perimetral ni durante el verano”.

  Por todo esto, ante situaciones excepcionales también se pueden articular soluciones excepcionales. Mayor insiste en la idea de trasladar los días festivos de la Semana Santa a las fechas de finales de abril y mayo, cuando ya se haya hecho el esfuerzo final y podamos reactivar la movilidad. "Ni España ni la Comunidad Valenciana podrán jamás recuperarse ni en empleo ni en economía si no se activa el turismo cuanto antes". 

Por otro lado, el levantamiento del cierre perimetral de los municipios de más de 50.000 habitantes, entre ellos Benidorm, Alicante y Elche, ha tenido un efecto balsámico, aunque un insuficiente, para los hoteles abiertos en estos municipios, sobre todo Benidorm, que han visto crecer su ocupación en torno al 25 % sobre los fines de semana del confinamiento, cuando las ciudades se cerraban a las 15 horas de los viernes, lo que limitaba el acceso. La mayoría arranca, sin embargo, prácticamente de cero en esta catastrófica temporada baja. Con todo, la flexibilización de las medidas sirvió para que se reactivar el BonoViaje que subvenciona Turisme, y parte de la nuevas reservas fueron de personas que disponen ya de la ayuda de hasta 600 euros para reservar vacaciones dentro de la Comunidad Valenciana. La patronal prevé que los hoteles comiencen a abrir a partir del 19 de marzo, primer puente del año para el que están entrando reservas impensables hace una semana.

No obstante, los hoteleros insisten que necesitan un plan de rescate y así se lo expondrán el lunes en Benidorm al conseller de Hacienda, Rafael Climent. De momento, la única partida clara son los 3.400 millones de euros anunciados por el Ministerio de Turismo para el conjunto del sector en toda España. Los hoteleros de la provincia necesitan 200 millones de euros para llegar al verano, cuando parece que puede iniciarse la reactivación. Los hoteles de Alicante también han notado un poco más de movimiento estos días pero, sobre todo, esperan que la ocupación se anime a partir del “puente” del 19 de marzo. De momento, resistir porque, además, se parte casi de cero, según fuentes de la Apha.

Por otra parte, el gobierno de Canarias presiona al Ministerio para poder tener Semana Santa turística mientras que los hoteleros de la Costa Blanca solo cuentan, de momento, con los visitantes de la propia Comunidad Valenciana, que impedirá abrir al 50% de los establecimientos, que hoy no se plantean la reapertura hasta bien entrado mayo. Por su parte, Ryanair prevé tener operativas todas sus conexiones -hoy prácticamente ha dejado de volar- en junio y programa una nueva ruta diaria con Belfast a partir de ese mes, con lo que el aeropuerto recupera la conexión con Irlanda del Norte.