30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los radares revelan que seis de cada diez coches circulan con exceso de velocidad por Benidorm

Los medidores permiten rebajar un 20% la celeridad media de los vehículos en las grandes vías. La avenida de la Armada Española, semipeatonal, es el punto más problemático de la ciudad

Radar instalado en la avenida Vicente Pérez Devesa.

Radar instalado en la avenida Vicente Pérez Devesa. PILAR CORTÉS

La polémica instalación de radares para medir la velocidad del tráfico en nueve avenidas del casco urbano de Benidorm ha logrado que muchos conductores levanten el pie del acelerador, pero también empieza a dejar datos alarmantes por lo que se refiere al comportamiento al volante de otros ciudadanos. Un estudio comparativo realizado por técnicos del departamento municipal de Movilidad al que ha tenido acceso este diario, revela que seis de cada diez coches continúan circulando por las principales vías urbanas a una velocidad muy superior a la permitida dos semanas después de que el Ayuntamiento empezara a colocar estos dispositivos.

En concreto, según los mismos datos, el 57% de los vehículos que pasó por estos radares lo hizo por encima de la máxima autorizada en dichas vías, donde las limitaciones oscilan entre los 30 y los 10 kilómetros por hora. Aunque la cifra es inferior al número de vehículos que sobrepasaron el límite previamente a la instalación de estas cajas —que alcanzaba el 79%—, demuestra, no obstante, que todavía hay muchas personas que hacen caso omiso a las restricciones, incluso a sabiendas de la existencia de radares que podrían cazarlos.

El punto más problemático y donde hubo una mayor número de coches que pasaron más rápido fue la avenida de la Armada Española, una vía semipeatonal y en la que solo está permitido el acceso a vehículos autorizados o residentes, a una velocidad máxima de 20 km/h. Antes de los radares, el 97,3% recorrió esta vía a una velocidad excesiva, mientras que dos semanas después de instalarlos aún el 83% sobrepasaron el límite. Mientras, el porcentaje de vehículos que transitaron por esta vía a una velocidad «crítica», la que según la DGT en caso de producirse un accidente o un atropello a un peatón podría tener consecuencias fatales, también descendió el 79,4% al 54%, aunque todavía más de la mitad de turismos circuló poniendo en excesivo riesgo la vida del resto de personas, según este mismo estudio.

En el lado contrario, la avenida de Alfonso Puchades es la que menos conductores van por encima de la máxima permitida: un 30,4% frente al 45,4% previo a los radares, algo que se explica por la acumulación de semáforos y badenes a lo largo de toda la vía. Aún así, y pese a que la velocidad media de los vehículos por esta avenida en la actualidad es de 25 kilómetros por hora, los radares municipales todavía han «cazado» a conductores circulando a 85 km/h, la máxima registrada en esta avenida en la semana del 13 a1 19 de abril, cuando en la semana del 29 de marzo al 5 de abril, la máxima detectada por los antiguos medidores fue de 119 km/h. Casi nada.

LAS CIFRAS

133 KM/H Velocidad máxima a la que se «cazó» a un conductor

La velocidad máxima detectada antes de instalar los radares fue la de un coche a 133 km/h en la avda. Juan Pablo II. En Mediterráneo un conductor llegó a alcanzar los 97 km/h. la semana del 29 de marzo al 5 de abril.


0 SANCIONES

Ni una multa por exceso

El Ayuntamiento de Benidorm no ha interpuesto todavía ninguna sanción por exceso de velocidad y solo lo hará en casos «flagrantes».

Precisamente uno de los datos que manejaba el Ayuntamiento y que llevó al gobierno local a acordar la instalación de estos dispositivos de control es la elevadísima velocidad a la que algunos conductores se mueven por las principales avenidas de la ciudad. Según los datos ofrecidos por el departamento de Movilidad a preguntas de este diario, en la semana previa a los radares hasta 31 vehículos transitaron diariamente por vías como Mediterráneo, Severo Ochoa, Alfonso Puchades, Beniardá, Armada Española, Juan Pablo II, Vicente Pérez Devesa, Villajoyosa o Comunidad Valenciana a más de 100 kilómetros por hora, sin importar, por ejemplo, el carácter semipeatonal de las mismas, el hecho de ser calles de plataforma única o la confluencia de centros educativos en sus inmediaciones. Dicho de otra manera, 218 vehículos a la semana iban a más del triple de lo permitido en estas vías.

No sanción, sí concienciación

El edil de Movilidad, José Ramón González de Zárate, asegura que de esa cantidad se ha pasado a no más de 30 vehículos semanales circulando a más de 100 kilómetros por hora en estas mismas vías, según las mediciones de la semana del 13 al 19 de abril, cuando sólo un turismo superó los 110 km/h frente a los 58 registrados dos semanas antes. Asimismo, el estudio municipal refleja que la velocidad media se ha reducido un 20% con los radares. «Pero todavía hay mucho exceso y los datos lo reflejan, aunque también estamos observando que la gente se está concienciando y está moderando la velocidad», matiza el concejal del PP, que además insiste en que ese era el objetivo principal de los dispositivos: «Lo hemos dicho por activa y por pasiva, que la intención no es sancionar ni hay afán recaudatorio y así se ha demostrado: no se ha puesto ni una sola sanción, a pesar de que teníamos datos de sobra para poder multar a quien va por una vía urbana más rápido que por la autopista».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats