Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juzgado por apuñalar a un joven en un bar de l’Alfàs del Pi

El hombre admite que cogió un cuchillo del interior de la cocina del establecimiento y se lo clavó en el cuello después de una discusión

El acusado llega detenido a la Audiencia para someterse al juicio. | HÉCTOR FUENTES

El acusado llega detenido a la Audiencia para someterse al juicio. | HÉCTOR FUENTES

Le invitó pagando las consumiciones en un bar de l’Alfàs del Pi y al cabo de un rato cogió un cuchillo del establecimiento en el que se encontraban y se lo clavó en la base del cuello. El acusado de este extraño apuñalamiento ocurrido en un bar de la playa del Albir de esta localidad el 12 de julio de 2019 se declaró culpable de la agresión y la Fiscalía le pidió cinco años y medio de prisión tras el juicio celebrado en la Audiencia de Alicante. Los motivos de la agresión no quedaron claros. Entre agresor y víctima hubo un intercambio de palabras en los momentos previos, pero como hablaban en inglés ninguno de los camareros entendieron lo que decían. De hecho, agresor y víctima declararon asistidos de un intérprete.

En el local, se encontraba un grupo de seis jóvenes británicos desayunando pero a la hora de pedir la cuenta, resultó que no tenían dinero suficiente para poder pagarla. Cinco de ellos se marcharon para buscar lo que faltaba, mientras que el sexto se quedó en el local para garantizar que iban a volver. Al personal del local no les debió dar mucha confianza porque acabaron llamando a la Policía. Al poco tiempo de llegar los agentes, el acusado, también británico y que había visto toda la escena desde otra mesa, se ofreció a pagar el dinero que se adeudaba. Con este gesto, los agentes dieron el incidente por finalizado y se marcharon del bar. El procesado era un cliente habitual de este establecimiento.

Sin embargo, el acusado y el joven mantuvieron una discusión, por motivos que no trascendieron. El procesado le pidió a la camarera un cuchillo, pero como ésta no se lo dio, se fue él mismo a la cocina del establecimiento para coger uno de grandes dimensiones. Al volver, sorprendió a su víctima por la espalda clavándoselo en el cuello.

«Si preguntan, yo no he sido»

A continuación regresó a la cocina, lavó el cuchillo ensangrentado en el fregadero y les dijo a las camareras del bar «si preguntan, no he sido yo» y se marchó. El hombre pudo ser detenido poco después y un juzgado de Benidorm dictó su ingreso en prisión preventiva al día siguiente y aún está encarcelado por estos hechos.

Inicialmente la Fiscalía le reclamaba una condena de hasta diez años de prisión por un delito de asesinato en grado de tentativa. Una petición que que se rebajó a cinco años y medio de prisión tras la declaración de culpabilidad del procesado.

En el interrogatorio, con la confesión del procesado, no fue necesario profundizar en el móvil de la agresión. Los camareros que se encontraban en el bar en el momento de los hechos tampoco sabían qué motivó que el agresor se fuera a la cocina de repente para coger un cuchillo.

La víctima declaró por videoconferencia desde el Reino Unido. Como consecuencia de la puñalada, estuvo cerca de doce ingresado en un centro hospitalario, treinta días de baja y tardó cerca de 144 días en sanar totalmente de sus lesiones. La herida le dejó una cicatriz que le originó un perjuicio estético que el Ministerio Público considera como ligero. Los intentos para poder conectar con el Reino Unido para hacer la declaración a distancia provocaron que la vista oral terminara más tarde de lo previsto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats