Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm prueba los contenedores «quita y pon» en una de las plazas más concurridas

La medida implica que solo se colocarán estos elementos para la basura de 18 a 8 horas en vez de todo el día para mejorar la imagen y limpieza

Las terrazas de la plaza del Calpí.

Las terrazas de la plaza del Calpí.

Algunas calles de Benidorm tienen durante todo el día contenedores verdes de basura a los que les da el sol y llenos de bolsas en plena mañana. Una circunstancia que prohíbe la ordenanza de Medio Ambiente que estipula las horas en las que se puede depositar los deshechos. Una de esas zonas es la plaza Constitución, ubicada en el casco antiguo, y una de las más transitadas donde se juntan varias terrazas de hostelería. Pero la imagen de esos elementos en plena vía va a cambiar en este punto, ya que el Ayuntamiento lo ha elegido para probar el nuevo sistema para los contenedores de basura de «quita y pon» que permitirán mejorar la imagen y limpieza de la conocida popularmente como plaza del Calpí.

Contenedores ubicados en la plaza

Pero, ¿en qué consiste ese «quita y pon»? Pues en que los contenedores se pondrán en la calle a las 18 horas y se retirarán a las 8 de la mañana. Es decir, no pasarán todo el día en esta conocida plaza del centro donde actualmente ocupan un rincón en el que se suelen acumulan bolsas a la hora que no está permitido y además también aparecen huellas de suciedad en el suelo.

Este nuevo sistema se implantará a partir de este miércoles, 21 de julio, en la citada plaza como un «proyecto piloto», según explicó el concejal de Limpieza Viaria, José Ramón González de Zárate. En concreto, durante el día no habrá contenedores en la vía pública, sino que se instalarán en el horario autorizado para sacar la basura. Aunque para testarlo esta primera vez se ha fijado un horario más amplio de estancia de los contenedores, de 18 a 08 horas. Pero la Concejalía ha pedido a vecinos y empresarios que «en la medida de lo posible no depositen la basura antes de las 20 horas». La nueva medida ya se ha comunicado al sector hostelero y de alojamiento turístico de la zona.

La también conocida plaza del Calpí es un punto «con muchísimas empresas y vecinos» donde hay «varios contenedores». Pero por poco tiempo. En ella, el Ayuntamiento está teniendo una «sobresaturación y estamos teniendo que recoger la basura de siete a ocho veces al día». Principalmente, porque «no se está cumpliendo la ordenanza de Medio Ambiente, que marca que el depósito de la basura domiciliaria y de establecimientos debe hacerse a partir de las 20.00 horas», recordó el edil del área.

Recursos «extra»

Con esa sobresaturación, y con la temporada estival en pleno auge, la situación no solo genera problemas por la basura en sí, sino «problemas de imagen en una zona muy concurrida» y un gasto «extra» de recursos técnicos y humanos para «atender esta labor, con el consiguiente sobrecoste». Por eso, esta plaza es el lugar donde se ha decidido implantar en este punto el sistema de contenedores de «quita y pon». Una nueva medida que se incluirá en el nuevo contrato de limpieza y recogida de residuos urbanos para áreas de la ciudad como el Casco Antiguo, el barrio de El Calvari y alguna otra zona de la ciudad. Cabe recordar que esa nueva concesión está en estos momentos en fase de redacción del pliego de cláusulas administrativas.

Así, para el año que viene, y con la entrada en funcionamiento del nuevo contrato, se implantará este sistema de «quita y pon» en otras zonas. Por lo que este «piloto» en la plaza de la Constitución va a permitir «testar» este sistema y que «ciudadanía y establecimientos se vayan acostumbrando a cómo será el servicio» el próximo año.

Una nueva contrata en 2022 para sustituir a la actual, caducada desde 2018 

La nueva concesión recupera la recogida «puerta a puerta» en la mayor parte de Benidorm

El actual contrato de basura y limpieza viaria lleva caducado desde 2018. El Ayuntamiento de Benidorm está inmerso en la redacción de los nuevos pliegos para sacar a concurso la nueva concesión que, previsiblemente, no entrará en funcionamiento hasta 2022 y que duplicará los costes del servicio. Porque, además de adaptarse a las nuevas normativas, añadirá servicios o recuperará otros que se retiraron hace unos años. 

Por ahora, se han ido desgranando algunos detalles de cómo será la nueva contrata. El concejal de Limpieza Viaria, José Ramón González de Zárate, la describió como «integral, innovadora y muy vanguardista». Para empezar primará la limpieza de todos los espacios públicos y fomentará el reciclaje y la separación de residuos en origen, y se contempla la recuperación en la mayor parte de la ciudad de la recogida «puerta a puerta». Para ello, se promoverá que los usuarios tengan en sus propias urbanizaciones los contenedores para las siete fracciones de residuos que recoge la nueva ley. También se prevén bonificaciones a los turistas que reciclen su basura, entre otras medidas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats