Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

70 años de historia festera en 67 trajes

La Vila Joiosa expone vestimenta de Moros y Cristianos en 40 comercios para rememorar las Fiestas y atraer a visitantes y turistas

Uno de los escaparates con trajes de las fiestas vileras

Uno de los escaparates con trajes de las fiestas vileras DAVID REVENGA

Música y pólvora. Conocer cómo ha evolucionado la indumentaria de los días grandes en las últimas décadas ahora es posible a través de los vestidos de reyes y capitanes. Todo en escaparates al alcance de todas las miradas.

Joyas hechas con telas únicas y rematadas con cuidado que marcan la tradición. Los trajes de Moros y Cristianos de La Vila Joiosa de las últimas décadas no solo representan las fiestas sino cómo ha evolucionado esta celebración. Conocer qué traje llevaba el Rey Moro de 1947, el de 1973 o cuál era la indumentaria de los últimos Reyes antes de que la crisis sanitaria obligara a suspender los días grandes, ahora es posible. Solo hace falta recorrer las principales calles del centro y fijarse en los comercios.

Por segundo año consecutivo, La Vila no celebra sus Moros y Cristianos, una huella histórica que ha marcado a esta población marinera. Pero no por ello este mes de julio se va a dejar de sentir la música o la pólvora; solo que será a través de la indumentaria que han llevado los máximos representantes de esta fiesta el último medio siglo. En total, 67 piezas únicas de vestidos (entre trajes reales, de batalla y de desfile) distribuidos en 40 establecimientos locales de las calles Colón, Canalejas, Constitución, Pizarro... Vías en pleno centro que se han llenado de los colores de la «batalla». Esta muestra de Vestidos de Los Reyes Moros y Cristianos se podrá ver durante julio y agosto.

Parte de la exposición en comercios del centro de La Vila Joiosa que muestra piezas únicas de Moros y Cristianos. | DAVID REVENGA

Para abrir boca, quizá lo mejor sea comenzar por el principio. En una floristería de la calle Canalejas se puede encontrar una pieza de museo: la réplica del vestido del Rey Moro de 1947, uno de los más antiguos de la exposición. El cargo estaba en manos de Juan Lloret López, más conocido como «Juanito Centella», un conocido vilero que también vivió una de las fiestas más destacadas, según la Asociación Santa Marta, organizadora de la exposición junto al Ayuntamiento de La Vila, una emisora de radio y con la colaboración de aquellos que han cedido las piezas únicas.

LA CIFRA

1947 Año de la pieza más antigua que se puede ver en la exposición.

Es el traje de Juan Lloret López, más conocido como «Juanito Centella», como Rey Moro de ese año.

Durante el acto de la Reconquista de ese año, ocurrió algo insólito según recuerda la entidad: los moros que ocupaban el castillo no quisieron rendirse. «Mientras quede un solo ‘pollòs’, resistiremos!». Y ante ese desafío, los cristianos invadieron el castillo. Todos encima de la torre, hasta que se hundió y acabaron todos en tierra. Junto a este traje, se puede ver la pieza original más antigua de la exposición: la capa del Rey Moro de 1973, Pedro Llinares Belén, de Artillería Mora.

70 años de historia festera en 67 trajes

En la calle Colón, hasta 10 comercios muestran trajes históricos como los del Rey Cristiano 1999, Jaume Ferrándiz Boix, y su esposa, Tina López Llinares, de Piratas Corsaris; diseñadas y hechas por Vicent Vila Rico. También, los de 2010: el Rey Cristiano Vicent Santapau López, de Piratas Corsaris, y el Rey Moro Juan Lloret Infante, de Moros del Riff. Los vestidos del Rey Cristiano y su esposa, Mercé Carrió Mínguez, fueron diseñados por Alassie, y los vestidos del Rey Moro y su consorte, Angela Llinares Llinares, por Rosa Llorens. Y entre todos, los más recientes, los de 2019, el último año que se celebraron las fiestas.

Estos son algunos ejemplos. El resto se pueden contemplar en una ruta marcada por las calles del centro de La Vila. Así que lo mejor es darse un paseo por estos negocios locales. El objetivo de esta exposición es recordar las fiestas, pero también atraer a visitantes y vecinos y promover el consumo local. Esta muestra de 67 vestidos además solo es un aperitivo. Porque Vilamuseu, con la colaboración de las mismas entidades, prepara una mucho más innovadora y extensa. Pero para ella, aún habrá que esperar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats