Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La zona inglesa de Benidorm sigue «en alto» con la llegada de los primeros turistas residenciales

La ciudad registra un ligero incremento de visitantes británicos tras levantarse la cuarentena de vuelta a su país. En calles como Mallorca o Roma se rematan los trabajos de renovación ante la posible «luz verde» de Reino Unido

Arriba, turistas caminan por una zona de obras. Abajo, trabajos en la calle Mallorca. | DAVID REVENGA

Arriba, turistas caminan por una zona de obras. Abajo, trabajos en la calle Mallorca. | DAVID REVENGA

Las cifras de llegada de turistas ingleses no se acercan a las de 2019 y no son las que se esperaban para este mes de julio, pero la conocida como zona británica de Benidorm, en pleno Rincón de Loix, ha recuperado en las últimas semanas el trasiego de algunos turistas de Reino Unido que cuentan con una segunda residencia en la ciudad y que finalmente han decidido viajar al municipio en vacaciones. Todo desde que el pasado 19 de julio se levantaran totalmente las restricciones en el Reino Unido, incluida la obligación de que los turistas ingleses que estén vacunados tengan que guardar diez días de cuarentena en sus domicilios cuando regresen de vacaciones. Pero a su llegada, algunas de las calles que conocían ya no son las mismas porque están en obras o completamente levantadas. Una escena que llama la atención de algunos de los visitantes y ha provocado las quejas de la oposición en el Ayuntamiento.

La zona inglesa de Benidorm sigue «en alto» con la llegada de los primeros turistas residenciales

Aunque aún hay hoteles cerrados, el movimiento de visitantes británicos ha aumentado. Se puede ver en algunos supermercados o tiendas y, sobre todo, en aquellos bares donde todo está enfocado para ellos. La ciudad quiso aprovechar la falta de turistas para remodelar algunas calles porque era más sencillo «poner en alto» vías como Mallorca o Roma, o avenidas principales como Severo Ochoa. Unas obras que se han encontrado los turistas y que, en algunos casos, hacen que tengan que bordear vallas y maquinaria para caminar por algunos tramos.

La calle Mallorca es una de esas vías, aunque en ella la mayoría de los locales son de ocio y llevan cerrados desde el inicio de la pandemia. Esta circunstancia ha servido para que el Consistorio pueda actuar de forma integral en la zona. Así, como ya publicó este diario, las obras se planearon para avanzar lo más posible e, incluso, para pararlas si se producía una llegada masiva de turistas. En pleno julio, esta calle está en plena actuación. El concejal de Espacio Público, José Ramón González de Zárate, explicó a este diario que «estamos dentro de los plazos que teníamos previstos». Porque el planteamiento era no parar la obra a no ser que los empresarios lo pidieran o el desembarco de turistas fuera masivo. Algo que, por ahora no ha ocurrido, aunque sí se puede ver mucho más movimiento de ciudadanos ingleses estos días.

Así, en la calle Mallorca, este viernes se podían ver las máquinas comenzando a poner las primera capa de asfalto y, por ejemplo, la jardinería ya está lista. El edil indicó que la calle estará a punto para cuando venga el turismo y se llenen los hoteles. Todo si Reino Unido pone a España en «verde» en su semáforo en las próximas semanas. En otras calles, como Severo Ochoa o Roma, se están rematando los trabajos de remodelación. Unas actuaciones que generan algunas molestias a aquellos que sí han decidido ya viajar para pasar sus vacaciones en Benidorm, donde muchos ingleses tienen sus segundas residencias.

Y esa situación es la que criticó el PSOE en la oposición. Primero la «falta de planificación» del gobierno del PP, al que ha pillado «con el pie cambiado» la reducción de restricciones de Reino Unido en su calendario de obras. El portavoz Rubén Martínez indicó que esta situación puede afectar «negativamente» al sector turístico ante una posible recuperación. Por ahora, aquellos que tienen segundas residencias y algunos turistas en hoteles sí han decidido volver. Y todos esperan que esa sea la decisión de todos en cuanto sea posible.

Un millón de euros para la calle Mallorca, en plena «zona inglesa»

La calle Mallorca es una de las vías principales de la zona inglesa y donde se concentran muchos de los locales de ocio ahora cerrados por la situación sanitaria y la falta de turistas. En ella, el Ayuntamiento está realizando una actuación integral para modernizar todos los servicios y la escena urbana. El proyecto está valorado en 945.000 euros. Los operarios trabajan en ella desde hace más de un mes para acelerar los trabajos y tenerlos lo más adelantados posible si se produce la vuelta masiva del turismo inglés. Por ahora, la molestia es solo para aquellos que pasan por ella y solo algunos locales colindantes a esta vía, epicentro del ocio inglés.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats