Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercadona se queda con nuevos espacios en el mercado municipal de Benidorm

El Ayuntamiento adjudica a la firma de Juan Roig diez puestos que llevaban años sin uso para ampliar los servicios del supermercado que ya tiene en el sótano - La empresa pagará algo más de un millón de euros y tendrá que realizar distintas mejoras en el edificio

Una de las carnicerías del mercado municipal y, al fondo, algunos de los puestos sin uso desde hace años que ahora se quedará Mercadona para su ampliación.  | DAVID REVENGA

Una de las carnicerías del mercado municipal y, al fondo, algunos de los puestos sin uso desde hace años que ahora se quedará Mercadona para su ampliación. | DAVID REVENGA

El Ayuntamiento de Benidorm va a adjudicar a la cadena de supermercados Mercadona diez puestos del mercado municipal, ubicado en pleno centro urbano, para que ésta pueda ampliar el «súper» que ya gestiona en el sótano de este edificio. El proyecto comenzó a gestarse hace meses y el gobierno local tiene previsto llevar al próximo pleno de septiembre la propuesta de adjudicación, después de que la firma de Juan Roig haya sido la única en optar al proceso de licitación iniciado por el equipo de gobierno con el objetivo de «revitalizar» esta superficie comercial, añadiendo nuevos atractivos que permitiesen atraer a nuevos clientes.

A cambio, la empresa presidida por Juan Roig abonará a las arcas municipales algo más de un millón de euros 837.290,65 euros más IVA— por los siete puestos actualmente desocupados y también tendrá que adquirir la concesión de otros tres que están ocupados, pero con cuyos propietarios ya se ha llegado a distintos acuerdos. Y, además, también tendrá que llevar a cabo distintas mejoras en el edificio, tanto en la nueva zona de venta como en el conjunto del Mercat, entre ellas la renovación de aseos y de la climatización e iluminación de la nueva zona de venta, instalar un nuevo ascensor para este punto, reformar el cuarto de contadores, pintar y adecuar la zona de la dársena de carga y descarga, renovar estéticamente la rampa mecánica que conecta la planta baja con el sótano, así como la cartelería exterior de todo el edificio para darle al mismo más protagonismo y singularidad. Con ese acuerdo se cubre todo el plazo de concesión, vigente hasta el 30 de junio de 2055, según explicaron en su día fuentes municipales.

Los ediles de Contratación y Comercio, Aida García y Lorenzo Martínez, han explicado este jueves que la intención del ejecutivo municipal es llevar la propuesta al pleno de septiembre, con el fin de poder concluir en las siguientes semanas todo el proceso administrativo y poder firmar el contrato antes de que finalice este año.

Como ya avanzó en su día este diario, la implantación de Mercadona en la planta principal del mercado ha contemplado dos actuaciones en paralelo. Por un lado, el cambio de uso de los puestos del 1 al 10 de venta de productos tradicionales, principalmente de pescadería, para hacerlos compatibles con el uso de supermercado. Por otro, el inicio de un proceso de licitación para adjudicar esta superficie mediante un concurso público, al que solo ha acabado optando Mercadona debido a los requisitos que se exigían en los pliegos para poder hacerse con la gestión, entre ellos acreditar un volumen de negocio mínimo anual igual o superior a 1,2 millones de euros y gestionar al menos tres supermercados de similar o superior entidad al que se proponía en el Mercat.

Aunque falta por confirmar cómo fraguará la cadena de Juan Roig la ampliación de la tienda que ya gestiona desde hace años en el sótano del mercado, distintas fuentes indicaron que una de las opciones que barajaba la empresa era la de implantar en esta parte la nueva línea de comida para llevar que ya ha puesto en marcha en otras tiendas de la cadena y que, con las condiciones actuales de este supermercado, era imposible implementar.

Giro estético

El concejal de Comercio ha avanzado que, paralelamente al desembarco de Mercadona en la primera planta del Mercat, su departamento tiene previsto destinar alrededor de 200.000 euros en un proyecto de cambio de imagen en este espacio, que incluiría el cambio de pavimento, techos, vinilos... En definitiva, dar un giro estético a este punto de venta para hacerlo aún más atractivo para el consumidor. El proyecto incluiría también la reconversión de local destinado a cafetería, que reduciría su superficie a cambio de ganar un espacio para poder mesas y sillas para poder consumir.

Intentos fallidos para revitalizar las ventas y el espacio

La adjudicación a Mercadona de estos diez puestos sin uso del Mercat es el último de los múltiples intentos que ha llevado a cabo el Ayuntamiento de Benidorm para revitalizar este espacio, ubicado al fondo de la superficie comercial y que se ideó para albergar una zona de pescaderías que nunca funcionó. De hecho, siete de los diez puestos llevan más de una década cerrados. En este tiempo, el Ayuntamiento ha abierto varios procesos de adjudicación, rebajando incluso las condiciones económicas, y en la mayoría de los casos o han quedado desiertos o, tras la concesión, nunca llegaron a abrir.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats