Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Protesta de las «Kellys» en Benidorm por un mejor convenio en la hostelería

Las camareras de piso se concentran para solicitar mejoras salariales y laborales de cara a la negociación que se reanuda en el mes de octubre

Un momento de la concentración de las «Kellys» en el centro de Benidorm este lunes. | DAVID REVENGA

«Por un convenio justo» o «empezamos a entender que la lucha empieza por una misma». Estas fueron algunas de las frases que las camareras de piso, conocidas como las «Kellys» lanzaron este lunes en la protesta que llevaron a cabo en Benidorm para pedir mejoras en el convenio colectivo de la hostelería como, por ejemplo, que no se externalicen los servicios.

La concentración tuvo lugar a las 18.30 horas en la calle Gambo de Benidorm, en pleno centro, y hasta allí se desplazaron las trabajadoras de este colectivo ataviadas con sus ya conocidas camisetas verdes. Además, las acompañaban varias pancartas en las que se podían leer mensajes reivindicativos como «si nos tocan a una nos tocan a todas» o relacionadas con ese convenio que está en camino. La protesta llamó la atención de los visitantes y vecinos que pasaban por esta calle peatonal a esas horas.

Porque esa es una de sus exigencias: que se tenga en cuenta en ese convenio cuestiones como prohibir la externalización de los servicios esenciales de los hoteles. Cabe recordar que la negociación del convenio de la hostelería se retomará en octubre tras haber sido paralizada por la pandemia.

«Vamos a ir a por todas, como si tenemos que hacer una acampada delante del Invat.tur el día que se firme el convenio», indicó en el momento de la concentración Yolanda García, la portavoz de las «kellys» en la Marina Baixa. La concentración este lunes se llevó a cabo aprovechando la conmemoración del Día Mundial del Turismo y se abrió a todo el sector de la hostelería de la ptovincia, no solo al de las camareras de piso.

El colectivo «tiene mucho que decir» y exigirá a los sindicatos que participan en la mesa de negociación que «nos escuchen y mantengan reuniones con nosotras para que nuestras reivindicaciones queden reflejadas en el convenio de una vez», según García.

Líneas rojas

Entre sus objetivos está que el nuevo convenio no pase ninguna de las «dos líneas rojas» planteadas por las camareras de piso. Una de ellas es esa externalización de servicios esenciales en los hoteles y que se refleje en el documento del convenio. Una demanda que, según las «Kellys», se ha materializado en otros convenios de hostelería, como los de Canarias o Baleares. La otra línea pasa por hacer patente en el convenio que «es obligación de las empresas» hacer los estudios ergonómicos psicosociales, «tal y como marca la Ley de Prevención de Riesgos Laborales» con respecto al departamento de pisos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats