Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El turismo pone el foco en la mejora de la calidad del empleo como uno de sus mayores desafíos

Expertos animan a los hoteles con buenas prácticas a denunciar a quienes incumplen la ley - Hosbec: «Tenemos el sambenito de sector explotador»

El director de la Cátedra de 
Estudios Turísticos, con 
los expertos que intervinieron
en la primera ponencia. DAVID REVENGA | DAVID REVENGA

El director de la Cátedra de Estudios Turísticos, con los expertos que intervinieron en la primera ponencia. DAVID REVENGA | DAVID REVENGA

Mejorar las condiciones laborales de los trabajadores del sector turístico como un valor diferencial para ser más competitivos y realmente sostenibles. Éste es uno de los grandes desafíos a los que se enfrenta la industria vacacional y que este miércoles fue uno de los temas que centró en parte del debate de la Jornada de Sostenibilidad Hotelera y Responsabilidad Social organizada en Benidorm por la Cátedra de Estudios Turísticos Pedro Zaragoza de la Universidad de Alicante (UA). Las ponencias, en las que participaron distintos expertos, entre ellos la exministra socialista Leire Pajín, abordaron cuestiones relativas todas ellas a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) 5, 6, 7 y 8, que versan sobre igualdad de género, agua limpia y saneamiento, energía asequible y no contaminante y trabajo decente y crecimiento económico, dentro de los cuales se abordaron ejemplos y casos prácticos que ya se están desarrollando en establecimientos turísticos de Benidorm y otros destinos de la Costa Blanca.

Dentro de las exposiciones, la de la profesora universitaria Irene Bajo, directora de la Cátedra de Responsabilidad Social de la Generalitat Valenciana en la UA, puso el acento en la dignidad del trabajo en el sector hotelero para alertar de la escasa importancia que hasta ahora se ha dado a este aspecto dentro del funcionamiento de las empresas. El guante fue recogido posteriormente por la secretaria general de Hosbec, Nuria Montes, quien no solo se sumó a esta opinión sino que reconoció que el turismo «tiene el sambenito de ser un sector explotador y necesitamos trabajar muchísimo para cambiar esa percepción. Es uno de nuestros principales retos a corto y medio plazo».

Irene Bajo puso como ejemplo de la escasa relevancia que hasta ahora se ha dado a este asunto las propias ponencias programadas dentro de esta jornada. «En el panel anterior ha se han expuesto cuatro proyectos empresariales como ejemplo de buenas prácticas medioambientales, pero en este no ha habido ninguno. Me niego a aceptar que sea porque nos preocupa más el planeta que las personas, las condiciones que tienen que ver con el trabajo decente o con la igualdad entre hombres y mujeres». Por eso, la también exedil socialista de Empleo en Benidorm reprochó que el sector turístico haya estado hasta ahora más preocupado en «avanzar en sostenibilidad ambiental que en sostenibilidad laboral y salarial», por lo que animó a las empresas a ahondar ahora en este segundo concepto par alcanzar una sostenibilidad global y real.

Sello de condiciones laborales

Entre los caminos que las empresas turísticas tendrían que recorrer para lograr este objetivo, la profesora de la UA ofreció distintas propuestas. Por un lado, Irene Bajo dijo que, al igual que existen numerosos sellos de calidad que sirven para certificar que los establecimientos cumplen con distintos parámetros medioambientales, también hay certificaciones que sirven y guías para auditar o promocionar a las empresas con buenas prácticas laborales, entre ellas la lista Forbes sobre las 50 mejores empresas para trabajar en España o portales como Great Place to Work, Top Employers Institute, así como el sello «Fair Hotels» sobre Hoteles Justos Laboralmente Responsables. En todas ellas, la catedrática dijo haber encontrado únicamente una cadena hotelera, frente a otras empresas de diversos sectores.

Y no solo se quedó en la teoría, sino que en su ponencia ofreció muchas pautas de cómo un hotel puede acabar siendo socialmente responsable con sus empleados y, además, sin necesidad de hacer importantes gastos: si comen en el centro de trabajo, ofreciéndoles la opción de tener menús saludables; poniendo a su disposición sitios agradables para las pausas que hagan en su jornada laboral; que la parte que no se ve de los hoteles, reservada a los trabajadores, esté en buenas condiciones, limpia y cuidada; o que se negocie con ellos turnos y horarios.

La profesora habló también de otras medidas que podrían tomarse de forma transversal, uniendo alianzas entre distintas empresas, otro de los ODS. Por ejemplo, organizar autobuses para trasladar a los empleados de hoteles en una misma zona de manera más sostenible; abrir guarderías para facilitar la conciliación familiar, sobre todo teniendo en cuenta los horarios de los trabajadores del turismo; o adquirir productos a proveedores que también garanticen buenas prácticas laborales y empleos decentes.

Otra de las reivindicaciones planteadas en esta ponencia fue avanzar en la igualdad de género en el sector, con el desarrollo de planes de igualdad para, por ejemplo, evitar la segregación de puestos de trabajo por sexos y acortar la brecha salarial entre hombres y mujeres. Y, en este punto, Bajo también alertó de la necesidad de huir de prácticas como la subcontratación de servicios a través de ETTs, algo a lo que, a su juicio, se recurre con el único objetivo de rebajar los costes, «lo que es absolutamente injusto». Por último, la experta en Derecho Laboral aseguró que «tener una oferta hotelera basada en el trabajo decente no solo es posible sino que también es rentable y competitivo», aseguró que es uno de los aspectos que van a ser valorados por los clientes en un corto espacio de tiempo como elemento diferenciador y, además, animó a las empresas con buenas prácticas laborales a denunciar a quienes no cumplen la ley.

Globalización y pandemia

En el mismo panel que Irene Bajo también intervino de forma telemática la exministra socialista Leire Pajín, que actualmente preside la Red Española de Desarrollo Sostenible. Pajín hizo un repaso de los aprendizajes que el mundo ha sacado de la crisis mundial generada por la pandemia, como la globalización de las relaciones, las consecuencias del cese de la movilidad o el rápido desarrollo de vacunas contra el covid-19, para augurar que «la actual crisis no acabará hasta que vacunemos en todos los rincones del planeta, incluyendo a África o América Latina».

La exministra destacó que el sector turístico es «uno de los motores económicos más importantes del mundo, del que depende el 10% del PIB mundial y el 14% del de España» y también defendió que es «un motor de empleabilidad mundial», ya que uno de cada 11 trabajadores de todo el planeta lo hace en el sector turístico. Sin embargo, llamó la atención sobre el hecho de que la crisis «no ha golpeado a todos los sectores por igual», puesto que el turismo ha sido uno de los más perjudicados al igual que las mujeres, «las más afectadas porque el teletrabajo las ha llevado a tener que asumir una triple tarea de responsabilidad» como nunca antes.

Leire Pajín defendió que Benidorm, como ciudad turística, «sabe bien de la importancia de poder crecer económicamente garantizando buenos salarios. En los últimos años hemos vivido en esta ciudad debates fundamentales, por ejemplo con las camareras de pisos, llamadas «kellys», que son muy fuertes en Benidorm, pidiendo un crecimiento económico y turístico que garantice un salario digno fundamentalmente a mujeres que trabajan en el sector», tras lo cual indicó que esta industria ha de ser «capaz de hacer compatible ese desarrollo económico y esa prosperidad turística sostenible con una apuesta por la igualdad y por los buenos salarios, porque por primera vez los ODS están demostrando que hay negocio en hacer las cosas bien y que aquellas empresas que están apostando por ellos son las que mejor se están posicionando en el mercado, porque cada vez los ciudadanos somos más exigentes en el consumo de productos que sean sostenibles».

Cuidado del medio ambiente

Al margen de la ponencia sobre igualdad de género y trabajo decente, la Jornada de Sostenibilidad Hotelera y Responsabilidad Social también dedicó un amplio espacio para abordar distintos ejemplos de sostenibilidad medioambiental y políticas de empresa que contribuyen a reducir la emisión de gases contaminantes o apuestan por el ahorro energético. Entre ellas, se estudiaron los casos concretos de dos cadenas hoteleras con gran implantación en la provincia, Hoteles Poseidón y Hoteles RH, dos ejemplos de buenas prácticas medioambientales. Por la primera participó su responsable de calidad y medio ambiente, David Martínez, quien expuso los distintos pasos que se han venido aplicando en este campo, como la obtención de agua caliente a través de placas solares en los ocho hoteles de la cadena; la generación de biomasa para la calefacción y el agua caliente utilizando huesos de aceituna como combustible; o la implantación de un proyecto de climatización basada en la geotermia en dos de sus hoteles que disponen de pozos de captación de agua del subsuelo, entre otros. José Luis Muñoz, director ejecutivo de Hoteles RH, también explicó algunas de las fórmulas aplicadas en sus 16 establecimientos hoteleros y dos bloques de apartamentos turísticos, entre ellos la disminución de la profundidad de las piscinas; o el uso de energía eléctrica de origen 100% renovable; o la instalación de placas solares en las sombrillas para que los clientes puedan cargar sus dispositivos. También se dieron a conocer otros proyectos, como los de CHao Solutions, The Fun Lab, entre otros.

El secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, y el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, participaron en la clausura de este evento, junto con el director de la Cátedra de Estudios Turísticos, el profesor Armando Ortuño.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats