Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm cancela los tardeos de Nochebuena y la fiesta de Nochevieja en la playa por el covid

El Ayuntamiento reorganiza la Cabalgata de Reyes para reducir la participación de "extras" y traslada la Adoración al Julio Iglesias con pasaporte covid

Tardeo de Nochebuena de la Comisión de Fiestas Mayores Patronales antes de la irrupción del covid-19. DAVID REVENGA

El aumento disparatado de contagios que está provocando la sexta ola de la pandemia ha llevado al Ayuntamiento de Benidorm a suspender los tardeos de Nochebuena y Nochevieja que tenían previsto organizar la Comisión de Fiestas Mayores Patronales y la Associació de Penyes y a cancelar la fiesta de Fin de Año que iba a organizarse en la playa de Levante para despedir 2021.

Así lo ha confirmado este jueves el concejal de Fiestas, Jesús Carrobles, quien ha indicado que todos estos actos han quedado suspendidos por motivos de seguridad frente al covid-19. De este modo, la bienvenida al próximo año se limitará al disparo de un castillo de fuegos artificiales de unos diez minutos de duración en la zona de Levante, pero no habrá escenario, ni música ni animación como inicialmente estaba previsto organizar de forma conjunta con hosteleros y locales de ocio de la ciudad en las inmediaciones de la calle Bilbao.

De esta forma, Benidorm se suma a una difícil decisión que ya han acordado adoptar muchos otros municipios de la comarca y de la provincia, entre ellas Alicante, Elche, Alcoy, La Vila o l'Alfàs, donde tampoco habrá cotillones oficiales, al margen de lo que organicen los negocios a nivel particular.

La complicada vertiente que está tomando la pandemia ha llevado al Consistorio benidormense, además, a modificar sustancialmente otro de los actos más esperados de estas fiestas: la Cabalgata de Reyes. Carrobles explicó que se está revisando toda la organización para reducir al máximo la participación de "extras" que provenían de peñas, entidades festeras y casas regionales, y limitar el desfile al menor número de personas posible. "Se van a mantener ballets o la participación de otras personas pero de manera muy reducida y como si se tratase de 'grupos burbuja', y vamos a prescindir del resto de participantes", ha afirmado el concejal.

Tampoco está previsto colocar sillas en la calle ni otros elementos estáticos, mientras que el tramo final de la Cabalgata y la Adoración de los Reyes Magos cambiará de ubicación, pasando de la plaza del Ayuntamiento al auditorio Julio Iglesias de l'Aigüera, para así poder disponer de un mayor aforo, en torno a las 1.800 personas, y más espacio que permita mantener más distancia entre el público.

Para acceder a este recinto, además, será obligatorio mostrar el pasaporte covid, como ya está ocurriendo con otros eventos que se organizan en el auditorio.

Por último, Carrobles ha explicado que sí se mantendrá, salvo cambios de última hora o que la situación empeore de forma repentina, la actividad en la Plaza de la Navidad, así como el Campamento Real, dos actividades que se desarrollarán al aire libre y donde, según ha señalado, "el riesgo de contagio es mímino".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats