Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Franquicias empiezan a abandonar Benidorm por el bloqueo de su primer centro comercial

La construcción de esta gran superficie lleva cinco años paralizada a la espera de un plan parcial que Ayuntamiento y Fomento no logran desatascar - Una marca de Inditex será la primera en echar el cierre a sus dos tiendas en la ciudad

Terrenos donde está proyectado el centro comercial y una de las tiendas que Inditex va a cerrar. | DAVID REVENGA

Perdió la carrera de las grandes superficies, que se acabaron implantando en municipios vecinos como Finestrat, y ahora también se expone a ver reducida la presencia de renombradas franquicias dentro de su oferta comercial. El enorme retraso que acumula el desarrollo del polígono industrial de Benidorm y, con él la construcción del primer centro comercial de la ciudad, está empezando a provocar la marcha de grandes marcas que hace años proyectaron abrir a partir de este 2022 sus tiendas en la nueva gran superficie pero que han visto truncados esos planes. Así lo han confirmado fuentes del comercio local, que temen una fuga de firmas después de que una de las franquicias de la multinacional Inditex, propiedad de Amancio Ortega, haya confirmado el cierre de las dos tiendas que tiene en Benidorm por este motivo.

En concreto, esta franquicia que va a marcharse de la ciudad es Lefties, que en las próximas semanas va a cerrar sus tiendas de la estación de autobuses y de la calle Tomás Ortuño, en pleno centro urbano, y que por el momento no tiene fecha de regreso. «La marca preveía estar este año inaugurando su nueva tienda en el centro comercial, una tienda grande y moderna como las que tiene en otras grandes superficies de la provincia, pero como no hay centro comercial, cierra y se va», han explicado estas fuentes, que matizaron que la empresa tiene previsto recolocar a la mayoría de sus empleados en otros establecimientos del grupo.

El cierre de Lefties no es el único de grandes franquicias que se han marchado de Benidorm en los últimos meses. Antes que ellos, también fueron otras como Massimo Dutti, Springfield, Parfois, Tiger o sucursales de cadenas de perfumería o ropa deportiva, las que bajaron la persiana de céntricos establecimientos en la «milla de oro» comercial, lo que ha hecho que el centro de la ciudad disponga de un elevado número de locales cerrados. Y, lo que es peor, que muchas de estas marcas carezcan de un plan B para regresar a la ciudad en el formato compacto que les ofrecen los centros comerciales.

La edil de Urbanismo, Lourdes Caselles, ha explicado que el Consistorio se encuentra actualmente a la espera de que el agente urbanizador del sector industrial presente el nuevo proyecto de urbanización para finalizar las obras que quedan pendientes en este importante plan parcial, el PP 3/1, así como el proyecto refundido de los accesos al polígono desde la zona norte, que incluye la construcción de una nueva rotonda así como del conocido como Vial Discotecas, adaptando al mismo todas las indicaciones formuladas por Fomento desde 2017.

Caselles indicó que, mientras que la aprobación del primer documento podrá tramitarse íntegramente en sede municipal, el proyecto de los accesos al polígono requiere también del visto bueno por parte del Ministerio, lo que podría volver a retrasar durante meses su aprobación definitiva antes de poder licitar las obras. Según la edil, el agente urbanizador dispone de ambos documentos «en un estado ya muy avanzado», por lo que confió en que los mismos estén presentados en el Consistorio «en muy poco tiempo», aunque descartó que esto se produzca antes de «dos o tres meses».

Mientras, la primera fase de construcción del polígono, cuyas obras se adjudicaron en 2002 y están paralizadas desde hace más de un lustro, todavía está pendiente de que finalicen un tercio de los trabajos previstos. Y, además, también requerirá de otra importante inversión debido al deterioro que a día de hoy presentan viales, vegetación y otros elementos tras años de abandono.

Franquicias empiezan a abandonar Benidorm por el bloqueo de su primer centro comercial

Proyecto Una inversión de 210 millones aparcada durante 15 años

Corría el año 2007 cuando la multinacional francesa Unibail-Rodamco compró una superficie de más de 70.000 metros cuadrados de suelo en Benidorm para construir en ella el primer centro comercial de la ciudad turística. Diez años después, en junio de 2017, representantes de la firma, junto a un amplio elenco de políticos y empresarios, colocaron la primera piedra de esta gran superficie. El proyecto preveía una inversión de 210 millones de euros y un plazo de ejecución de 30 meses, con los que, además de mejorar la oferta comercial se preveía crear miles de empleos tras su apertura, fechada para principios de 2020. Quince años después, la obra está totalmente parada debido al bloqueo que aún sufre el PP 3/1.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats