Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería de Benidorm arranca el año con el 50% de locales cerrados y pérdidas millonarias

La falta de turismo lleva a los negocios a bajar la persiana por vacaciones, reformas o para no generar más gastos que ingresos - El sector acumula una caída de facturación de un 40% en 2021, que se suma a la ya generada en el año anterior

Varias terrazas de Benidorm con las mesas y sillas vacías. | DAVID REVENGA

El periodo desde Navidad hasta prácticamente mitad de febrero siempre ha sido el más tranquilo para la hostelería. Pero el de este año previsiblemente será además el más duro. Benidorm arranca el año con cerca del 50% de los locales hosteleros cerrados, una complicada situación que solo superó los meses de cierre total que tuvieron que realizar por las restricciones de la pandemia.

La falta de turismo a principios de este 2022 pesa. La «ola» de cierres de hoteles y la falta de viajeros extranjeros o nacionales afecta también a bares y restaurantes que han visto como las calles de la ciudad se vaciaban después del periodo navideño. «Nos han dejado solos», apuntó a este diario Álex Fratini, representante de la Asociación Abreca y empresario. Ese «solos» se refiere a que «se prevén dos meses demasiado tranquilos por la falta de turismo», tanto internacional como nacional pero también por la falta del Imserso. Y, ¿en qué se traduce esta situación? En que muchos hayan decidido «echar la persiana» en estas fechas, bien sea para irse de vacaciones, para realizar mejoras y reformas en sus locales o simplemente porque «la falta de trabajo» no hace rentable abrir cada día.

Así, según los datos de Abreca, entre sus cerca de 1.300 asociados, el «50% están cerrados ahora mismo». Porque «no compensa». Y los datos lo corroboran. Un negocio medio tiene un coste de más de 5.000 euros fijos para abrir al mes, sin contar el gasto en personal. Y eso «dependiendo de dónde esté, porque no es lo mismo un local en primera línea que en otra zona de Benidorm»; porque en algunos casos podría triplicarse. Así que con el poco movimiento, cerrar unas semanas es la opción de muchos. «En estos meses siempre se gana menos pero este año no hay trabajo por lo que muchos también han decidido recortar horarios o solo abrir los fines de semana», añadió.

La hostelería de Benidorm arranca el año con el 50% de locales cerrados y pérdidas millonarias

Pero no solo aquello que no vendan en este mes y el siguiente les pesa ya tras casi dos años de pandemia. La facturación en este tiempo ha caído a cifras que nunca se habían visto. «En 24 meses, se ha perdido la facturación de un año», indicó Fratini. Y recuperar esas pérdidas de tanto tiempo no será fácil. De hecho, los empresarios calculan que «trabajando en cifras de 2019 (el mejor año para el sector), se tardará un mínimo de 5 años en cubrir las pérdidas y comenzar a sacar beneficio de nuevo». Y dan más cifras. En 2020, el «peor año de la historia», las ventas cayeron un 60%. En 2021, «el segundo peor año», han caído un 40%, según Abreca. Una situación a la que «llevamos dos años sobreviviendo» y que afrontan con «préstamos que habrá que empezar a pagar en unos meses». Por ello, piden «una justa compensación económica a las pérdidas sufridas» y que hayan «quitas» en esos préstamos.

La vista la tienen puesta en la primera fecha señalada marcada en el calendario: San Valentín. Porque es a partir de ese momento cuando «los fines de semana empieza a haber más trabajo». Así que será clave para poder remontar las semanas anteriores. Con todo, los empresarios tienen puesto también el ojo en los problemas que está generando el pasaporte covid. De hecho, tienen prevista una reunión en los próximos días con representantes policiales para plantear mejoras en el protocolo actual: «seguimos teniendo problemas. Hay clientes que se enfrentan a los trabajadores cuando lo pides». Así que esperan lograr una solución o, al menos, liberar de tensión ese trámite.

Falta de personal que complica cubrir las bajas de los trabajadores

Los negocios que siguen abiertos intentan «capear» el temporal de la falta de trabajo pero también otro añadido: las bajas laborales por el covid. Con la sexta ola golpeando de lleno, «falta mucho personal y cuesta encontrar más», indicó a este diario Álex Fratini, miembro de Abreca. Un problema que están encontrando muchos negocios: «encontrar un camarero para cubrir una baja de días está costando, hay que enseñarle y tampoco sabemos con qué horarios vamos a poder jugar» si siguen los contagios. Así afirman que «al cerrar muchos hoteles y negocios, muchos trabajadores se han ido de la ciudad», lo que deja a veces sin opciones para contratar.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats