Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Kellys piden camas elevables para evitar lesiones y Hosbec no lo ve urgente

Turismo considera que es factible y asegura que la ley actual permitiría adoptar la medida, que ya ha sido aprobada en las Baleares - La patronal hotelera no cierra la puerta pero defiende que «lo urgente es reflotar el sector entre todos» tras el covid

Una camarera de piso realiza el servicio de habitaciones en un hotel de Alicante. | PILAR CORTÉS

Escasos días antes de comenzar las negociaciones para el nuevo convenio para la hostelería de la provincia, Hosbec, principal asociación empresarial hotelera de la Comunidad Valenciana, y el colectivo de las camareras de piso no se ponen de acuerdo en las prioridades del sector. Las Kellys reclaman seguir el ejemplo de las Islas Baleares y piden que los hoteles instalen camas elevables para prevenir lesiones por sobresfuerzo, mientras que los hoteleros aseguran que, aunque el sector siempre está abierto a mejoras, «esa no es la prioridad» sino que ahora se debe «reflotar el sector entre todos».

Las camareras de piso se muestran «hartas de no ser tenidas en cuenta» y de «poner en riesgo su salud en beneficio de los empresarios». Por ello, exponen sus «líneas rojas» para el futuro convenio, algo que aseguran ya han trasladado a los sindicatos mayoritarios que participarán en las negociaciones. Para Yolanda García, portavoz del colectivo de Las Kellys, las camas elevables «ayudarían a reducir las lesiones en la zona lumbar, que son habituales en nuestra profesión». Además, considera que no están «pidiendo un favor» sino «algo tan sencillo como cumplir con la ley de prevención de riesgos laborales». García recuerda que, según datos de la Generalitat, las camareras de piso se ocupan de la limpieza de entre 20 y 27 habitaciones por turno, lo que en muchos casos termina causando a las trabajadoras lesiones como bursitis, síndrome del túnel carpiano o lumbalgia. Por ello, reclaman una modificación de la ley turística «que deje de dar recomendaciones a los hoteles y les diga directamente lo que está permitido y lo que no» porque, de lo contrario, consideran que «no se tiene en cuenta que estamos al límite». Además, también exigen medidas para acabar con la externalización y la temporalidad de sus contratos, así como poder adelantar la jubilación a los 60 años puesto que «una persona mayor de esa edad, después de 20 o 30 años en este trabajo tan físico, no puede seguir».

Sin embargo, los hoteleros de la Comunidad consideran que las prioridades son otras. Toni Mayor, presidente de Hosbec, defiende que el sector «siempre ha sido abierto a todo, ya sea a mejorar en sostenibilidad, en tecnología o en cualquier otra materia» pero mantiene que «modificar la ley turística no es lo más urgente en estos momentos» ya que, a su modo de ver, «lo primero es salir del lío en el que estamos y superar el bache y el impacto del covid en la industria». Por ello, Mayor defiende que «ahora debemos centrarnos en reflotar el sector entre todos los que formamos parte de él». En cuanto al debate de la externalización, recuerda que «su prohibición ya está contemplada en el actual convenio» y que «si alguna empresa subcontrata personal sin justificarlo adecuadamente, está incurriendo en una irregularidad».

Una oportunidad

Por su parte, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, no ve con malos ojos la medida y considera que la introducción de nuevas tecnologías en el sector «ofrece a todos una oportunidad de seguir avanzando». El máximo responsable de Turismo asegura que esta cuestión, que ya se ha aprobado en Baleares, «tendría un encaje perfecto en nuestra ley» puesto que se basa en «valores y principios que ya están contemplados». Colomer asegura que, además, las ayudas de concurrencia competitiva que se otorgan cada año desde Turismo «contemplan inversiones donde estas iniciativas podrían incluirse fácilmente».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats