Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿La solución definitiva al problema de tráfico en la avenida Beniardà de Benidorm?

El nuevo paso subterráneo tendrá dos carriles por sentido y eliminará el paso a nivel con barreras | FGV plantea no interrumpir el paso de trenes durante las obras y el Ayuntamiento apuesta por cerrar el paso al tráfico si eso acelera los trabajos

Un tren pasa por el paso a nivel de Beniardà ante una larga cola de vehículos. David Revenga

Una media de 26.000 vehículos al día que se multiplican en periodos turísticos y que en hora punta deja retenciones en ambos sentidos. La avenida Beniardà de Benidorm es una de las salidas y entradas más importantes de la localidad y una de las más "conflictivas" por la gran afluencia de tráfico. Un problema que ya parece que ha encontrado solución y que, lo que es más importante, tiene adjudicataria para realizar el proyecto que construirá un paso subterráneo para el tráfico rodado que aliviará la presión de esta vía. Pero, ¿cómo será ese paso subterráneo que debe acabar con uno de los problemas más graves de tráfico de Benidorm? Y, casi lo más importante: ¿cómo se afrontarán unas obras de tanta envergadura?

La primera pregunta tiene respuesta en el proyecto que Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ya ha adjudicado a Levantina, Ingeniería y Construcción SL. La construcción de esta importante infraestructura cuenta con un presupuesto de 5.287.983,97 euros y un plazo de ejecución de 16 meses, según se refleja en la documentación sobre el mismo. El objetivo de esta actuación es eliminar el actual paso a nivel con barreras que existe en esta avenida para el paso del Tram por un paso subterráneo que recoja todo el tráfico rodado de esta calle, dejando la parte sobre ese túnel de uso exclusivo para el paso de trenes, para los peatones, las bicicletas y con solo accesos por carriles de servicio para vecinos u otros servicios. Todo para conseguir mejorar el flujo de vehículos en este acceso a Benidorm desde la CV-70 y la variante de Benidorm.

El proyecto adjudicado recoge más detalles de la obra. El objetivo que se ha marcado FGV, y el que tenía desde hace años el Ayuntamiento de Benidorm sobre la mesa, es eliminar este paso a nivel por ser "uno de los principales focos de riesgo" tanto para los trenes, como para el tráfico rodado o los peatones. El de la avenida Beniardà es uno de los catalogados como de "prioridad máxima" para su supresión o transformación. Las obras comprenderán un tramo concreto: 200 metros antes de las actuales vías del tren hacia la salida de Benidorm y 125 metros hasta la calle Capitán Cortés. En ese espacio se proyecta un túnel de 5,50 metros de altura de galibo así como cuatro carriles, dos por sentido, con una mediana central para dar cabida a los miles de vehículos que pasan al día por esta avenida.

Recreación del paso subterráneo y la parte superior de la avenida Beniardà de Benidorm.

En la parte superior, se abrirá paso el Tram y se creará una zona que integrará al peatón y los carriles bici. Pero además, se crearán carriles de servicio para que los autobuses puedan seguir accediendo a la estación de tren pero también para que los vehículos que lo necesiten también accedan a lugares como el aparcamiento público que existe en esta zona, según recoge el proyecto. Además, la zona contará con vegetación como palmeras y arbustos; pero las obras también servirán para renovar todos los servicios del subsuelo.

Precisamente, el Ayuntamiento de Benidorm aprovechará los trabajos para realizar una obra para modificar dos canalizaciones de agua desde la potabilizadora de la ciudad, ubicada al final de Beniardà, y que ahora discurren por el barranco de l'Aigüera, como explicó a este diario el concejal de Obras, José Ramón González de Zárate.

Cierre al tráfico durante la obra

Pero, ¿cómo afectará al tren y al tráfico esta obra? Pues en principio, FGV mantendrá la circulación ferroviaria. Según recoge la documentación, ésta "no se puede interrumpir durante las obras" y se tendrán que plantear "soluciones compatibles". Y en cuanto al tráfico rodado, aún no se ha especificado si se cerrara por completo la avenida durante los trabajos o quedará algún carril abierto mientras dure la actuación. Una de las decisiones más importantes a tomar antes de empezar con el grueso de la obra.

Precisamente, es uno de los rompecabezas a los que se tendrán que enfrentar las partes implicadas. Esta avenida es una de las que más tráfico tiene en la ciudad y, además, en la que se producen atascos y retenciones cada día en hora punta. Así que decidir cerrarla del todo o no para estos trabajos es un auténtico dilema y es uno de los puntos que preocupa a la administración local.

La solución adoptada en el proyecto para la avenida Beniardà.

El edil del área explicó que "hemos pedido a FGV, la dirección de obra y la empresa que se estudie muy bien cómo se va a hacer la obra y la planificación de la misma" ya que se trata de una de las zonas de salida y entrada de vehículos a la ciudad y causar las menos molestias posibles. "Necesitamos una planificación exhaustiva" y "saber cuál es la mejor opción". Porque el Ayuntamiento considera que, dependiendo de la decisión que se tome, "se ganará tiempo o no" para terminar antes los trabajos que se prevé que se inicien después del verano, para no afectar a este primero.

El edil puso ejemplos: "Si se cierra al tráfico completamente y se trabaja incluso 24 horas, habrá que ver cuánto tiempo se gana" para terminarla; o "si se mantiene un carril, se cierra de noche...". Todas las opciones que permitan "ganas meses" para tener cerrada esta vía el menos tiempo posible. Porque lo que sí tiene claro la ciudad es que los trabajos afectarán al menos a una Semana Santa y a un verano. "Habrá que barajar los tiempos de obra, aunque toda decisión se debe tomar en consenso con FGV y teniendo todos los datos sobre la mesa". El Ayuntamiento "tiene que tener muy claro el 'planing' de obra para causar las menos molestias posibles".

La zona donde se harán las obras en una imagen de archivo. David Revenga

Entre otras cuestiones, Benidorm no quiere volver a tener retenciones por una "mala planificación" de obra en la misma zona como "cuando la Generalitat realizó las obras de la mediana de la CV-70" desde La Nucía. "Los fines de semana mantenía el carril cortado y la maquinaria", indicó el edil. "Ya pasó y no queremos que pase en Beniardà de nuevo", apuntó. Con todo, el concejal indicó que si la decisión final es cerrar por completo la avenida Beniardà, "las otras entradas de la Cala y la avenida de Europa de Benidorm pueden asumir sin problema todo el tráfico de entrada y salida" aunque "habrá momentos complicados" ante ese flujo de vehículos.

Con todo, la obra de la avenida Beniardà acabará con un problema de tráfico rodado y una reivindicación histórica de Benidorm para mejorar el acceso por esta principal vía que se convierte en una "ratonera" para los conductores cuando coinciden con el paso de algún tren. Una situación que, junto a los semáforos actuales, llega a mantener a los vehículos parados todo el tiempo que tardan en bajar y subir las barreras.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats