Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apuntalan la Iglesia de Finestrat tras el derrumbe de parte del techo que habrá que rehabilitar

El templo sufre al menos cuatro desprendimientos que han hecho que parte de la bóveda sobre el altar mayor se venga abajo | El Obispado trabaja ya en evaluar los daños para poder repararlo

La parte exterior de la bóveda de la Iglesia de Finestrat. David Revenga

Cuatro derrumbes en apenas una semana que dejan un gran agujero en el techo de la Iglesia de Sant Bertomeu de Finestrat. El templo no para de sufrir daños lo que ha obligado a cerrar sus puertas y trasladar las eucaristías a un local en el municipio. Así, la estructura ha sido apuntalada para asegurar la zona. Ahora, habrá que evaluar los daños y ver la forma de recuperar esta parte de la bóveda sobre el altar mayor para devolverle su aspecto inicial.

Cabe recordar que la iglesia ya estaba en obras antes de los derrumbes. Así, al parecer, los primeros derrumbes se habrían producido por las intensas lluvias de las últimas semanas, según explicaron fuentes consultadas por este diario. Pero han ido a más y finalmente han obligado a cerrar el templo por seguridad tras caerse una parte del techo.

Los andamios de las obras que se realizaban en la Iglesia de Finestrat. David Revenga

El arquitecto de la Comisión de Obras del Obispado, José Ramón Fuentes, explicó a este diario que "se estaba actuando sobre el tejado; en concreto para hacer estanco y cambiar las tejas rotas y sustituir las desprendidas". Una reparación para "evitar filtraciones" que tras el paso de los años empezaban a aflorar. Pero los derrumbes de las últimas semanas han parado toda esta actuación.

Fue un aviso de los técnicos municipales el que puso en alerta sobre la situación. "Se produjo un desconchón en el revestimiento de la bóveda sobre la que se está actuando" y eso hizo que se "decidiera cerrar la Iglesia". Pero no se quedó ahí y "la bóveda colapsó" y se vino una parte abajo. Una situación que se "hemos visto en otras iglesias" y que alertó al Obispado. Por ello, "se ha contratado a una empresa especializada en apuntalamientos" para que asegure toda la zona; un trabajo "complejo" debido a la situación y también a la antigüedad del templo con más de 300 años. "Primero es asegurar la estructura y esperar a que no se mueva más y no haya riesgos", añadió el arquitecto. También para no poner en peligro a ninguna persona que tenga que trabajar en el interior.

El estado en el que quedó el templo tras uno de los derrumbes.

A partir de ese momento, "se planteará cómo actuar para rehabilitarla". Porque entre las opciones, según explicó Fuentes, habrá que ver el alcance de los daños y si "estamos valorando si se demuele otra parte de la bóveda de forma controlada". Todo para intentar minimizar más daños y asegurar toda la estructura. Aunque aún no se puede hablar de tiempo, el responsable de obras indicó que "se actuará con la mayor celeridad posible" para devolverle el esplendor a esta zona de la iglesia. Con todo, indicó que "se seguirá colaborando con el Ayuntamiento" para las obras de reparación "necesarias para volver a reponer la bóveda".

Desde hace años, la parroquia junto al Obispado, con la colaboración del Ayuntamiento, ha llevado a cabo varias obras de rehabilitación y consolidación. Prácticamente cada año se han realizado pequeñas intervenciones. En 2020, se realizó el refuerzo de las bóvedas de las dos criptas, el tejado de la cubierta de la Sacristía y la reparación del forjado intermedio de la Sacristía. En este caso la inversión por parte del Ayuntamiento fue de 55.439'55 euros. Todo dentro de un convenio con la diócesis por el que ya se había ejecutado una primera fase de limpieza, rehabilitación y consolidación de las criptas para lo cual el consistorio aportó 49.979,81 euros.

Así, la actuación que se estaba realizando antes de los derrumbes era para restaurar la cubierta y la cúpula; una obra para la que el consistorio aporta 109.812,82 euros, el 70% del importe de esta obra, mientras que el 30% restante, 47.062,63 euros, será aportado desde el Obispado. Esos trabajos recogían la rehabilitación completa de la superficie que compone la teja cerámica. Pero además, la impermeabilización de estos elementos para evitar humedades, filtraciones y otorgar al templo un nuevo acabado.

La Iglesia Parroquial de Sant Bertomeu, situada en el casco histórico de Finestrat, se abrió al culto en honor a San Bartolomé el 24 de agosto de 1.751. Según se anota en su orden de fábrica, se situó a «extramuros», es decir, entre la villa y el recinto del Castell de Finestrat que es de origen almohade (ss. XII-XIII). Al igual que el resto del núcleo histórico, está construida sobre un cerro yesífero a 238 metros de altura sobre el nivel del mar. Actualmente, tiene la condición de bien de relevancia local y, como tal, figura en el Inventario General del Patrimonio Cultural Valenciano.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats