Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Plan de choque de Sanidad para llevar a La Vila pediatras cedidos por otros hospitales

La medida permitirá descargar de guardias a los facultativos de la Marina Baixa pero no prevé soluciones para recuperar por ahora las consultas clausuradas, que afectan ya a casi un millar de niños

Una imagen de la reunión que han mantenido en Valéncia los gerentes de los departamentos de salud de la provincia para acordar con la Conselleria este plan de choque. INFORMACIÓN

Un plan de choque para cubrir las necesidades más urgentes hasta que llegue la solución definitiva. La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha acordado este miércoles con los gerentes de todos los departamentos sanitarios de la provincia derivar pediatras de otros hospitales al Hospital Comarcal de la Marina Baixa para evitar que la falta de facultativos obligue a cerrar el servicio, una posibilidad que sobrevuela en el centro y sobre la que ya han alertado personal y sindicatos.

Así lo han trasladado a este diario fuentes del Consell tras la reunión que el departamento del nuevo conseller, Miguel Mínguez, convocó el martes de urgencia para intentar encontrar una solución a esta crisis, que ha reducido a mínimos la atención sanitaria a los menores de 16 años en la comarca y ha obligado a cancelar casi un millar de consultas de especialidades como Neuropediatría, Cardiología Infantil, Digestivo, Neumología, Endocrinología, Nefrología, Infectología y Neonatología debido a la falta de personal.

El encuentro, que ha tenido lugar en València y al que han asistido los gerentes de distintos departamentos de salud de la provincia, como la de la Marina Baixa, Rosa Luis Cereceda, o los de los hospitales de Sant Joan, Beatriz Massa; el General de Alicante, Miguel Ángel García; el General de Elche, Carlos Gosálvez; o de de Alcoy, Enrique Barbeito, entre otros, los responsables sanitarios han acordado que cada centro ceda un número determinado de pediatras para que cubran algunas guardias en La Vila y, de esta forma, poder descargar a los cuatro médicos que ahora están en activo en el centro y que se están viendo obligados a hacer jornadas maratonianas, con dos guardias de 24 horas semanales además de los turnos ordinarios de 12 horas para poder abarcar todas las necesidades del servicio.

Como ya ha venido contando este diario, la baja por distintos motivos de hasta cinco especialistas el pasado 30 de abril, tras años reivindicando mejoras laborales, ha dejado en cuadro la unidad de Pediatría de la Marina Baixa, ahora funcionando únicamente con cuatro de los once facultativos que prevé la plantilla, y ha obligado a cancelar todas las consultas externas a las que acuden niños de la comarca con distintas patologías, como diabetes, asma, epilepsia, con cardiopatías, celiaquía, enfermedades inflamatorias, prematuros y muchas otras dolencias, que requieren de un seguimiento constante con especialistas de los que ahora carece el hospital. También, las llamadas consultas de niño sano y las interconsultas que se remiten desde Atención Primaria como primeras visitas, lo que afecta ya a casi un millar de menores y sus familias, muchas de las cuales llevaban semanas o incluso meses esperando cita con el especialista.

Fuentes de la Conselleria han indicado que, tras el acuerdo alcanzado en València, ahora se va a establecer un plan para ver cuántos pediatras puede derivar cada centro y en qué condiciones, por lo que no han podido concretar a partir de cuándo llegarán los refuerzos. Aunque, eso sí, han asegurado que todo este plan se concretará "en los próximos días" y que la voluntad de Sanidad es que estén "lo más inmediato posible".

"Una solución que se queda corta"

Esta solución provisional acordada por los responsables sanitarios es, prácticamente, calcada a la que ya intentó poner en marcha al inicio de esta crisis la propia gerente de la Marina Baixa y que, no obstante, se vio de inmediato frustrada al no encontrar médicos dispuestos a acudir a la Marina Baixa a hacer estas guardias de manera voluntaria, como explicó la propia gerente. Fuentes sanitarias señalan que ahora serán los hospitales quienes establezcan la cesión de estos facultativos y la forma en que lo harán.

En cualquier caso, los sanitarios de la Marina Baixa consideran que, aunque es un primer paso, la solución "se queda corta" puesto que tan solo prevé reforzar las guardias, pero no aporta ninguna solución a la clausura de las consultas de las ocho especialidades que se han dejado de prestar y que, casi con toda probabilidad, seguirán sin dar servicio a corto y medio plazo.

Benidorm exige la convocatoria urgente de un Consejo Comarcal de Salud

La crisis que ha generado la falta de pediatras en el Hospital Comarcal de la Marina Baixa ha llevado al distintos alcaldes de la comarca a preocuparse por la falta de atención que están sufriendo muchas familias debido al cierre de las consultas con especialistas. Entre ellos, el alcalde de Benidorm, Toni Pérez (PP), ha reclamado la convocatoria extraordinaria y urgente de un Consejo de Salud Comarcal para que la responsable del departamento informe a los municipios de todos los pormenores. Pérez recuerda que Benidorm es el municipio con mayor número de pacientes adscritos al Departamento de Salud de la Marina Baixa y ha afirmado que, "de ser cierta toda la información que hemos conocido por los medios, estamos ante una situación gravísima", de ahí su petición para conocer de primera mano todos los pormenores sobre el asunto.

Por su parte, el alcalde de Finestrat, Juan Francisco Pérez (PP), ha trasladado que "los responsables de que hayamos llegado a esta situación y que no han sido capaces de evitarla, deberán asumir responsabilidades, porque estamos hablando de servicios fundamentales que se están dejando de prestar". El regidor finestratense ha recordado que su municipio lleva "muchísimo tiempo reivindicando el pediatra que nos quitaron del consultorio de La Cala" y destaca que recientemente el Consistorio ha ejecutado unas obras en dicho consultorio con el compromiso de que les asignarían un pediatra que sigue sin llegar. "No es lógico que las familias que viven en esta zona tengan que desplazarse hasta el pueblo cuando sus hijos se ponen enfermos", ha manifestado Pérez Llorca, quien además ha criticado que "la gestión política de la sanidad en la Marina Baixa es un desastre, nunca ha estado tan mal como ahora".

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats