50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vuelta de los británicos remonta la actividad turística y abre nuevos negocios en Benidorm

Los viajeros de Reino Unido son ya el principal mercado internacional para la capital turística tras dos años de pandemia y dejan más beneficio | Los turistas de larga estancia regresan con mayor poder adquisitivo

Turistas ingleses en una terraza de la playa de Levante de Benidorm. David Revenga

Calles llenas, bares con terrazas en las que no cabe un alfiler, hoteles con pocas plazas libres y empresarios que retoman su actividad. El turismo británico ha vuelto a Benidorm para quedarse. Las últimas semanas, el desembarco de estos viajeros en la ciudad ha recordado a la situación que se vivía antes de que el covid acabara de un plumazo con la actividad durante meses. La actividad turística remonta día a día y el sector ya prevé una recuperación de este mercado incluso antes de lo previsto. Así, la vuelta de los ingleses ha traído la reapertura de negocios que cerraron por la crisis sanitaria y también la creación de otros nuevos para atender toda la demanda.

Los británicos vuelven a la que "sienten como su casa", indicó a este diario Karen Maling Cowles, responsable de la Benidorm's British Businesses Association; una entidad formada por empresarios británicos en la ciudad. "Tenían ganas de sol y de ocio y, sobre todo, de Benidorm", añadió. Porque los ingleses nunca han dejado de pensar cuándo volver y muchos comenzaron a hacerlo en cuanto acabaron las restricciones por la pandemia. Pero mayo está siendo de "récord" para el turismo y entre las razones está el desembarco de ciudadanos de Reino Unido en la ciudad.

Los turistas ingleses vuelven a llenar los negocios hoteleros. David Revenga

Hace solo dos meses, la zona inglesa tenía apenas el 50% de los negocios hosteleros abiertos y muchos hoteles dedicados a este mercado aún mantenían sus instalaciones cerradas. La situación a mediados de mayo es completamente diferente. El 90% de los hoteles asociados a la patronal hotelera Hosbec están ya abiertos en Benidorm, es decir, 104 establecimientos hoteleros a los que hay que sumar 31 apartamentos y ocho campings asociados a la entidad; a ellos se suman todos los hoteles de la cadena Servigroup también en funcionamiento, algunos de ellos con la mayoría de clientes ingleses. En Benidorm, según los últimos datos de la patronal hotelera Hosbec, el turista británico continúa consolidándose como líder del mercado internacional con más del 41% del total y casi iguala al turismo nacional.

Esa recuperación se confirma también con los datos de viajeros del aeropuerto. Según datos de Aena sobre el tráfico de pasajeros en el aeropuerto de Alicante-Elche, en 2021 pasaron por la terminal 1,4 millones de británicos, por los 5,9 millones que lo hicieron en 2019. Pero esas cifras han cambiado y ahora mismo la actividad de la infraestructura es prácticamente como la de hace tres años.

Pero más allá de los datos está la realidad palpable. Caminar cualquier día de la semana por la zona inglesa de Benidorm es trasladarse a hace tres años. Los ingleses "tenían muchas ganas de venir", indicó Cowles; incluso han vuelto muchos "repetidores que no venían hace tres años". Y eso ha sido el revulsivo para el tejido empresarial de la ciudad, sobre todo, el de este área ubicada en el Rincón de Loix. La pandemia obligó a cerrar los negocios hosteleros y de ocio durante meses y la evolución del covid y las propias restricciones de Reino Unido dejaban una situación complicada para este sector. Sin embargo, el deseo puesto en que, en cuanto pudieran viajar, los turistas ingleses volverían y que el inicio del verano sería un buen momento se ha cumplido.

Las calles principales del Rincón de Loix comienzan a ser de nuevo el centro neurálgico de la zona inglesa, algunas de ellas con la escena urbana totalmente renovada como en la calle Mallorca. Así, "se están abriendo nuevos negocios y otros, que tuvieron que cerrar, están reabriendo sus puertas de nuevo", explicó Cowles. Prácticamente el 100% de las nuevas aperturas son de negocios de hostelería: "El británico que viene y quiere abrir un negocio normalmente lo abre de hostelería". En la asociación tienen consultas sobre este tema prácticamente cada semana.

Algo que corrobora el sector hostelero: "Han vuelto a abrir los que estaban cerrados desde hace mucho tiempo y hay nuevas aperturas" de locales o ampliación de establecimientos de empresas que ya contaban con alguno, según indicó Álex Fratini, miembro de Abreca. "Está siendo muy buen mes para la hostelería, no solo en la zona inglesa, sino también para otros negocios de la playa de Levante o el centro de la ciudad". Porque los turistas británicos ya no solo se quedan en el Rincón, sino que recorren otras zonas que no habían pisado antes para llenar terrazas o locales.

Turistas en la playa de Benidorm. David Revenga

Pero además, según explicó Fratini, estos viajeros "gastan prácticamente el doble que los turistas españoles". Así, un británico puede gastar en un día entre unos 80 euros consumiendo en los establecimientos hosteleros; el turistas español hace menos gasto, entre 40-50 euros, según añadió. "Los turistas nacionales, por ejemplo, desayunan por una media de 3 euros; los procedentes de Reino Unido pueden gastar unos 7 u 8 en un desayuno inglés", según el responsable de Abreca.

No solo es el gasto, es un cambio en las costumbres. Los ingleses comen y cenan antes, lo que ha hecho que muchos negocios hayan añadido un turno más de mesas para atender a esos consumidores. Fratini explicó que "comen a las 13 horas y cenan a partir de las 18 horas", lo que hace que se hayan ampliado los horarios de servicio y cocinas para hacer frente a esos horarios que trae este tipo de turismo. Pero los resultados son muy positivos.

Con todo, en cuanto al mercado laboral, Cowles explicó que los negocios hosteleros del Rincón de Loix están teniendo problemas para encontrar profesionales: "Muchos jóvenes han venido en vuelos y se han encontrado que no pueden trabajar porque no tienen la residencia" y "no se les puede dar de alta". Porque el Brexit además dejó solo visados para 90 días seguidos como máximo. Normalmente, "los negocios de la zona inglesa contrataban también a británicos para atender a los clientes".

Aún así, el sector turístico vuelve a ver cómo estos viajeros llenan de nuevo la ciudad y prevén que será un buen verano para este mercado que ya tiene listas muchas reservas. Y solo esperan que la situación se mantenga sin contratiempos.

Turistas de larga estancia

No solo la ciudad recibe al año a aquellos turistas que pasan unos días de vacaciones. También Benidorm tiene un nicho de mercado en los turistas de larga estancia; es decir, aquellos que alargan su estancia varios meses en la localidad. La llegada del Brexit acabó con parte de este tipo de viajeros que pasaban largas temporadas en España. Reino Unido dejó de pertenecer a la Unión Europea y eso hizo que los extranjeros de este país solo pudieran estar un máximo de 90 días aquí, tras los cuales tienen que volver a su país y no pueden volver en otros 90 días. Es decir, en un año, solo podrían viajar tres meses seguidos en dos veces separadas. Si no, deben solicitar un visado "especial" no lucrativo para estar más tiempo en España.

Como ya publicó este diario, eso había empezado a tener las primeras consecuencias: la venta de vivienda o caravanas que este tipo de británicos tenían en Benidorm. Todo agravado además por las restricciones por la pandemia. Pero esas prohibiciones para viajar han acabado y muchos de aquellos que pasaban meses en la capital turística están volviendo también. Así lo explicó Karen Maling Cowles: "Ha aumentado la tramitación de esas visas especiales".

"Todas las semana estamos teniendo casos. Lleva mucho papeleo pero aún así hay muchos que quieren venir a pasar largas temporadas", explicó Cowles. Y, ¿qué supone este tipo de turistas para la ciudad? Pues un aliciente para la actividad económica. La razón no es otra que, debido a los requisitos tan exigentes que se piden para esta visa, aquellos que viajan "tienen una buena situación económica. Son personas con más calidad de vida y mayor poder adquisitivo". Lo que repercute en que realizan un mayor gasto en la ciudad cuando acuden a los negocios locales.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats