Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm arregla a contrarreloj la Biblioplaya de Levante

Los Servicios Técnicos retiran los toldos y maderas en mal estado para poner a punto la infraestructura antes del verano. La instalación lleva cerrada y sin mantenimiento desde que empezó la pandemia

Un operario municipal, junto a algunos de los tramos de la tarima de madera que se han retirado por estar en peor estado. David Revenga

Arreglo en el sprint final de cara al verano. El Ayuntamiento de Benidorm ha iniciado esta semana la reparación de todos los elementos en mal estado de la Biblioplaya de Levante, para intentar tener esta infraestructura lista de cara al arranque de la temporada alta, después de más de dos años cerrada a cal y canto y sin actividad.

Las obras se están llevando a cabo por operarios de los Servicios Técnicos municipales y van a consistir en el arreglo, entre otros, de la tarima de madera, los toldos o la caseta donde se lleva a cabo el préstamo de publicaciones o juegos a los usuarios de este servicio.

Como publicó hace escasos días este diario, la Bibliplaya de Levante, una infraestructura pionera dentro de los servicios de las playas que puso en marcha Benidorm hace dos décadas y que ha sido replicada por muchos otros municipios costeros de todo el país, se encontraba en un estado de total abandono, con toldos rotos y descoloridos, maderas fuera de su sitio, sillas amontonadas y que acumulan polvo desde hace meses,... Y todo ello, en uno de los puntos más turísticos de la ciudad: la playa de Levante, a la altura de la intersección con la avenida de Europa.

El Consistorio cerró este servicio en marzo de 2020, siguiendo las indicaciones de las autoridades sanitarias impuestas para frenar la pandemia de covid-19, pero a fecha de hoy, a pesar de que ya no hay ninguna restricción en vigor, continúa sin recuperarlo y sin fecha prevista para volverlo a prestar, como reconoció días atrás la concejal del área, Mónica Gómez.

Aspecto que presentaba la Biblioplaya de Levante la pasada semana. David Revenga

Entonces, la responsable de Playas indicó que la previsión pasaba por poder poner en marcha el servicio "cuanto antes", pero matizó que la decisión dependería del informe que elaborasen los técnicos municipales sobre lo servicios a prestar en las playas en temporada alta, un informe que se tendrá que aprobar en el pleno de finales del próximo mes de junio, por lo que todo apunta a que, al menos hasta el día 1 del julio, la Biblioplaya continuará cerrada.

Pese a todo, el Consistorio quiere que la instalación vuelva a estar en perfecto estado, a mucho tardar, a finales de la próxima semana. Al menos, para que deje de ofrecer tan mala imagen en una de las zonas más concurridas por los turistas que acuden en masa a Levante.

Entre las actuaciones que se están llevando a cabo en esta Biblioplaya, se han retirado los toldos rotos y en peor estado y también se han empezado a retirar las maderas que estaban más deterioradas, que permanecen amontonadas en esta zona, porque lo que se pretende es reutilizar las que sí valgan para reparar los tramos en peor estado.

También está previsto sustituir los toldos más deteriorados, que ya han sido encargados y llegarán en los próximos días. David Revenga

También se ha pintado la caseta donde se hace el préstamo de libros, se han encargado nuevos toldos, se han limpiado de óxido los mástiles y se barnizará toda la tarima para que vuelva a lucir en buen estado.

La previsión municipal es que todos estos trabajos puedan estar finalizados el 1 de junio, a la espera de la fecha en la que los técnicos acuerden que se puede volver a prestar el servicio.

Dos décadas de historia y más de 100.000 visitantes al año

La Biblioplaya de Levante entró en funcionamiento en el año 2000 para aportar un servicio diferencial a los usuarios de las playas de Benidorm. Además de acercar la lectura, la instalación ofrecía la posibilidad de leer la prensa diaria, revistas o disfrutar de juegos y pasatiempos a escasos metros de la orilla, en un espacio gestionado por las concejalías de Cultura y Playas y prestado por personal municipal de la red local de bibliotecas.

Abierta de martes a domingo durante todo el año, en horario de mañana y tarde, llegó a alcanzar las 100.000 visitas anuales y su modelo fue replicado en numerosos destinos costeros de España. También en Benidorm, el Consistorio amplió sus servicios, hasta disponer de un total de tres puntos de lectura y préstamo de libros en la playa en temporada alta distribuidos entre Levante y Poniente.

Hasta su clausura en 2020, aunque continuaba dependiendo del Consistorio, el personal encargado de atender a los usuarios ya no era municipal, sino de la empresa encargada de la gestión integral de las playas, la mercantil RA Benidorm.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats