Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toni Pérez asegura que está dispuesto a recepcionar el lunes el Centro Cultural de Benidorm

El alcalde de Benidorm cita a Rodes el día 30 para que le entregue las llaves y la SPTCV avanza que éste no acudirá. "¿Cómo no vamos a querer poner en marcha el edificio, si tenían que haberlo terminado en 2019 y estamos en 2022?", afirma el regidor. La instalación presenta desde fuera humedades y desperfectos sin reparar

El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, durante su comparecencia de este jueves. David Revenga

Lunes, 30 de mayo, a las 12 horas. El alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha emplazado este jueves al director general de la Sociedad Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV), Antonio Rodes, a acudir el próximo lunes al Centro Cultural de Benidorm para que le entregue "de una vez por todas" la llave del edificio, una convocatoria que ha sido anunciada hoy en una comparecencia pública y, también, remitida por carta al responsable de esta entidad.

Así ha respondido públicamente el primer edil a las afirmaciones del responsable de la empresa pública de la Generalitat encargada de la ejecución de grandes proyectos, después de que éste asegurase a este diario que "parece que está clarísimo que el Ayuntamiento no quiere recibir la obra" y acusase al equipo de gobierno local de hacer "un claro ejercicio de filibusterismo". Fuentes de Proyectos Temáticos han avanzado, no obstante, que Rodes no acudirá al encuentro convocado por el regidor. 

Éste es el penúltimo episodio de una cadena de desencuentros que, tras 14 años de obras, Consell y Ayuntamiento llevan meses protagonizando al hilo de los retrasos en la finalización de la primera fase del Centro Cultural, cuya mecha de cara a la opinión pública encendió el miércoles Rodes. Como ha avanzado hoy este diario, por medio de un escrito dirigido al primer edil, la SPTCV daba al Consistorio una especie de ultimátum para recepcionar la infraestructura, oficialmente acabada desde el mes de febrero. 

El edificio presenta múltiples humedades y desperfectos que se pueden observar desde la calle, a pesar de que aún no ha sido estrenado. David Revenga

Frente a estas manifestaciones, el alcalde benidormense ha lanzado hoy una pregunta al aire: "¿Cómo no vamos a querer recibir la obra y poner en marcha el edificio, si tenían que haberlo finalizado en 2019 y estamos en 2022?", tras lo cual ha asegurado que hasta ayer mismo el Ayuntamiento no había recibido ningún otro requerimiento donde se le informase oficialmente de la finalización de los trabajos de esta primera fase. Sin embargo, el director general de Proyectos Temáticos asegura, tal y como ha reflejado este diario, que al Ayuntamiento de Benidorm se le han remitido dos escritos anteriores al de ayer comunicando el final de las obras sin obtener respuesta alguna de la administración local benidormense.

Cronología de las comunicaciones

Como ha podido comprobar este diario, entre ambos actores se ha producido en los últimos meses un extenso cruce de cartas, originadas a raíz de un primer escrito de Toni Pérez, en el que el 6 de abril traslada a Antonio Rodes que «nada hemos sabido del momento en el que está prevista esta entrega por parte de la Generalitat» y solicita una «actualización sobre la previsión de la fecha de entrega y puesta a disposición plena a este Ayuntamiento».

Al día siguiente, el 7 de abril, el director general de Proyectos Temáticos responde que la construcción se dio por finalizada el 5 de febrero y que el 1 de abril se formalizó ante notario la escritura pública de declaración de obra nueva y añade que «para la entrega de la posesión a favor del Ayuntamiento, (...) deberá efectuarse por medio de la correspondiente escritura pública», por lo que propone cuadrar agendas para el otorgamiento de la misma. El alcalde responde el mismo día, solicitando una copia de esta escritura para el estudio por parte de los técnicos y que le indiquen "el responsable en representación de esta Sociedad de Proyectos Temáticos de la Comunidad Valenciana (SPTCV) para abordar estos asuntos, así como los aspectos técnicos, económicos y financieros que deban determinar las contingencias y aspectos fiscales que pueda conllevar la citada entrega". La petición es atendida también el mismo 8 de abril por la SPTCV, que remite copia de la escritura y el nombre de los dos técnicos con los que deben contactar. 

La siguiente comunicación se produce el 20 de abril, a iniciativa de nuevo del alcalde de Benidorm, Toni Pérez. Este traslada a Rodes el nombre de los técnicos municipales designados para gestionar la entrega del Centro Cultural y solicita copia del informe de valoración de la obra en base a la cual se establece la valoración contenida en la escritura pública, que Proyectos Temáticos le remite al día siguiente junto al nombre de los cuatro técnicos que se encargarán de todos los aspectos necesarios para formalizar la entrega del edificio.

Ya el 11 de mayo, Antonio Rodes traslada que «habiendo transcurrido 20 días --desde la última comunicación-- sin haber recibido respuesta alguna, (...) le propongo que para no demorar más esta situación realicemos una reunión técnica (...) con la finalidad de abordar todas las cuestiones técnicas necesarias y en la misma se concrete la fecha para formlar la escritura pública de entrega".

El 18 de mayo, el alcalde de Benidorm responde a la carta explicando que "tras nuestra conversación del pasado 09/05", por la caída de un trozo del techo del edificio, "por parte de los técnicos municipales se solicitó y concretó cita con la parte técnica por usted nombrada en representación de la SPTCV, habiéndose mantenido visita y reunión en las instalaciones del propio Centro Cultural el pasado lunes día 16/05", tras lo cual añade: "Considero más que conveniente que concertemos una reunión con la mayor urgencia posible para hacer una valoración de la realidad que a día de hoy ofrece dicha infraestructura (...), entiendo que es un deseo que ambas partes esperamos ver cumplido a la mayor brevedad: la finalización de las obras de la fase I y el inicio de los trámites de entrega de la misma por parte de la SPTCV a este Ayuntamiento".

El último de los escritos es el remitido este miércoles, 25 de mayo, por Antonio Rodes, donde el tono cambia por completo con respecto a las anteriores comunicaciones y en la que, entre otras cosas, afirma que "le hemos ido urgiendo a realizar una reunión mixta Ayuntamiento SPTCV para aplicar las condiciones de la recepción de la obra" y que "por parte de la SPTCV se ha urgido con fechas 21 de abril y 18 de mayo a que pusieran fecha, hora y lugar para mantener la reunión. Hasta el día de hoy no hemos recibido respuesta", tras lo cual traslada su "gran decepción de esta postura" y alerta de que "si esta situación no se resuelve a corto plazo, la SPTCV se verá en la obligación de realizar las acciones pertinentes para conseguir el buen fin de este proyecto".

"Queremos la obra ya"

"La respuesta es contundente por parte de este alcalde, pero también en nombre de toda la Corporación: que nos den las llaves ya, queremos usar el Centro Cultural, ya está bien de engaños", ha reiterado el primer edil, quien también ha lamentado el tono empleado por Antonio Rodes en sus últimas manifestaciones por este asunto. "Si la obra está realmente acabada y el edificio está en condiciones para entregar, es tan fácil como que el director general venga con la llave el próximo lunes para entregárnosla y para hacer una visita a todo el edificio con técnicos municipales y de la Generalitat, los grupos municipales, los directores de los conservatorios y todo aquel que quiera acudir. El alcalde estará allí para recibirle". Y le ha remitido otro escrito, uno más de la larga lista de cartas cruzadas entre ambos, convocándole a mantener una reunión el próximo lunes.

Tras conocer las manifestaciones del regidor, Antonio Rodes ha reiterado a través de un comunicado que, "a día de hoy  seguimos sin tener indicio alguno por su parte de sus intenciones respecto de la recepción de esta infraestructura que, con tanta generosidad, el pueblo valenciano ha puesto a disposición de la ciudad de Benidorm. Ni indicio de qué problemas o elementos a subsanar podría haber para recepcionar la obra por parte del Ayuntamiento”, en una actitud que el director general ha calificado de "dejación de funciones, a pesar de las múltiples cartas remitidas por el alcalde y de que, como indica en una de ellas, los técnicos incluso han mantenido al menos un encuentro para abordar este tema. Además, en su comunicado, Rodes también ha lamentado que la falta de uso "aumenta el riesgo de deterioro" del edificio y añade que, si para recibir la obra, el Consistorio ha de "poner algún reparo, que lo haga de una vez para que este pueda ser satisfecho o discutido”.

Múltiples desperfectos

El rifirrafe entre Consell y Ayuntamiento sobre el Centro Cultural y sobre los retrasos en la finalización de las obras de esta infraestructura no viene de nuevas, pero en su comparecencia el alcalde ha insistido en una cuestión: "¿Está el edificio en condiciones para entregar?", señala Toni Pérez, insinuando que no lo está. Desde la calle se observan agujeros en el techo, humedades en las paredes y una cristalera rota.

Estado en el que se encuentra parte del techo de la zona reservada para la futura cafetería del Centro Cultural desde hace semanas. David Revenga

Tras las intensas lluvias registradas en los meses de marzo y abril, a primeros de este mes se vino abajo parte del techo de la cafetería del Centro Cultural, dejando numerosos cascotes y un agujero de considerables dimensiones y otros desperfectos que, como se observa desde el exterior, todavía no han sido reparados.

Igualmente, también desde la calle, se ven numerosas humedades en el interior y puede observar que una de las puertas de cristal de acceso al edificio está completamente rota, con grave riesgo de que cientos de pequeños cristales puedan venirse abajo en cualquier momento y el peligro que ello podría conllevar, por ejemplo, a los futuros usuarios de una parte de este espacio: los alumnos de los conservatorios municipales de música y danza.

Una obra por fases

La Generalitat Valenciana inició la construcción de esta infraestructura en el año 2006, de manos del entonces gobierno del popular Francisco Camps, quien firmó el primer convenio con el Ayuntamiento de Benidorm para dotar a la ciudad de un gran Centro Cultural.

El proyecto, diseñado años antes por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg, se adjudicó el 1 de marzo de 2007 a la UTE Dragados y Rover Alcisa, con un presupuesto de licitación de 45 millones de euros, que la UTE rebajó hasta los 37.

La obra comenzó en 2008 y en 2010, tras la moción de censura comandada por Agustín Navarro que desalojó al PP de la Alcaldía, quedó paralizada, aunque con idas y venidas que nunca llegaron a fructificar. 

Una de las puertas de cristal que da acceso al edificio, rota en múltiples pedazos. David Revenga

Tras años de promesas por parte de la Generalitat popular, en 2015, después de ganar las elecciones, el socialista Ximo Puig se comprometió a retomar las obras y finalizarlas a lo largo de aquella legislatura. Un nuevo convenio a dos bandas entre Puig y Toni Pérez permitió retomar por fin los trabajos, pero dividiendo el proyecto por fases, la primera de las cuales inicialmente se fechó en 2019. Finalmente, no fue hasta ese año, 2019, cuando volvieron a retomarse los trabajos que, esta vez sí, han sido los definitivos que han permitido acabar esta fase. 

La misma cuenta con una superficie de 11.000 metros cuadrados construidos e incluye las nuevas sedes del Conservatorio Municipal de Danza y el Conservatorio Profesional de Música José Pérez Barceló, ambos ahora dando provisionalmente clase en otros espacios, así como una sala menor con capacidad para 450 butacas y una cafetería para dar servicio a todos estos espacios, todo ello con acceso desde la calle Jaén.

La SPTCV dio por finalizada formalmente la construcción en el mes de marzo, casi con un año de retraso sobre la fecha prevista, mayo de 2021, y seis meses después de concluir el grueso de la obra civil, que se demoró debido a distintos problemas generados por la pandemia, como cuarentenas de sus trabajadores, la falta de suministro de muchos materiales de obras o, incluso, la rotura de stock a nivel mundial del mercado de los microchips, que retrasó la entrega de los elementos necesarios para realizar la instalación eléctrica definitiva.

En la construcción de esta primera fase el Consell ha invertido 12,7 millones de euros, cuantía que se suma a los cerca de 24 que se habían invertido ya en la ejecución de toda la estructura del inmueble, lo que eleva a más de 36 millones el dinero que hasta la fecha la Generalitat habría invertido en esta obra, una de las últimas infraestructuras faraónicas de la época del PP.

Algunas de las humedades que se pueden observar desde la calle. David Revenga

Ahora faltará por ejecutar la segunda fase, para la que todavía no hay fecha ni presupuesto, y cuya inversión podría requerir, aproximadamente, de otros 20 millones de euros.

Equipamiento, sí; IVA, no

Mientras las dos administraciones se ponen de acuerdo para el cambio de titularidad del Centro Cultural, los muebles, instrumentos, equipos informáticos y otro equipamiento están almacenados en recintos municipales o de las empresas contratadas a la espera de poderlos suministrar. El Ayuntamiento realizó la adquisición de los mismos hace ya casi un año y también licitó la prestación de otros servicios, como la limpieza y el mantenimiento, también en punto muerto hasta la entrega de la instalación.

Asimismo, todo el alumnado del Conservatorio Profesional de Música José Pérez Barceló y del Conservatorio Municipal de Danza está reubicado en otros espacios municipales, como el edificio multiusos del Leonor Canalejas o la centro social José Llorca Llinares, para poder seguir dando clases de manera provisional hasta poder estrenar las nuevas aulas.

Por contra, para poner en marcha el edificio el Ayuntamiento también tendrá que pagar cerca de 4 millones de euros en concepto de IVA, como se comprometió a hacer en el convenio sellado con la Generalitat para que pudieran acabarse los trabajos, y contratar al personal necesario para atender esta instalación, dos cuestiones que siguen sin resolverse.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats