Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Éxodo de niños al Hospital de Sant Joan por la falta de pediatras en el de la Marina Baixa

Las Urgencias Pediátricas del centro universitario detectan un repunte de atención a menores desplazados desde esta comarca, con una media diaria de entre tres y seis casos. Facultativos y sindicatos advierten de la gravedad de la suspensión de consultas, que hoy cumple un mes y suma un millar de citas canceladas

Dos menores esperan para ser vistas en el área de Urgencias de Pediatría el Hospital de la Marina Baixa, en una imagen de estos días. David Revenga

La falta de pediatras para cubrir todas las necesidades del Hospital Comarcal de la Marina Baixa ha provocado en el último mes un deterioro de este servicio tan acusado que ha obligado a muchas familias a emprender un éxodo sanitario como hacía tiempo que no se veía en esta zona. Así lo han confirmado fuentes del Hospital de La Vila Joiosa y del Hospital Universitario de Sant Joan, al que a diario acuden niños desplazados desde la Marina Baixa para ser vistos de urgencia por la falta de especialistas en el Comarcal.

Según ha podido saber este diario, en el último mes, desde que el pasado 1 de mayo causaron baja de golpe cinco pediatras con plaza en La Vila, las atenciones a niños con tarjeta sanitaria en la Marina Baixa se han incrementado en Sant Joan, con una media de entre tres y seis niños cada día, cuando hasta entonces apenas se daba ningún caso. O, dicho de otra manera, casi un centenar de familias han optado por llevarse a sus hijos hasta el hospital vecino para asegurarse de que allí recibirían todas las atenciones necesarias, al disponer de más facultativos especializados en Pediatría y en otras subespecialidades que ahora se han dejado de prestar en el que es su hospital de referencia.

Como ha venido contando este diario, la marcha de cinco de los nueve facultativos que prestaban servicio en la unidad de Pediatría del Hospital de la Marina Baixa, tras años reivindicando mejores condiciones laborales, ha obligado a cancelar las consultas de hasta ocho especialidades distintas, como Neuropediatría, Cardiología Infantil, Digestivo, Neumología, Endocrinología, Nefrología, Infectología o Neonatología, debido a la falta de facultativos para poder atenderlas, y ha dejado en una situación muy mermada la atención a los menores de 16 años que acuden con cualquier tipo de dolencia a este centro sanitario.

No en vano, los cuatro médicos que continúan en el servicio, a los que días atrás se unieron otros tres pediatras que ahora se compartirán con el Hospital General Doctor Balmis de Alicante varios días por semana, se están viendo obligados a hacer jornadas maratonianas, con ocho guardias de 24 horas al mes, además de sus turnos ordinarios para poder atender a los niños ingresados en planta, las urgencias y los partos, lo que impide poder hacer el seguimiento en consulta de niños con enfermedades graves o crónicas, como diabéticos, epilépticos, asmáticosprematuros, con enfermedades inflamatorias, celíacos, cardiópatas, nefrópatas y un sinfín de patologías más que no se están pudiendo atender. Tampoco, las interconsultas derivadas de Atención Primaria como primeras visitas o las llamadas revisiones de niño sano.

Un mes después de la baja en bloque de facultativos, y a pesar de que la Conselleria de Sanidad intentó diseñar junto a otros hospitales un plan de choque para solventar esta crisis, lo cierto es que a día de hoy la misma solo se ha conseguido cerrar a medias. Así lo confirman distintas fuentes sanitarias, que han tildado de "muy grave" el hecho de que muchas familias estén optando por desplazarse hasta Sant Joan por una urgencia y también que, por ahora, Sanidad no tenga ningún plan para recuperar las consultas canceladas, que afectan ya a más de un millar de niños.

"La situación recuerda a lo de hace décadas"

Hasta hace casi una década era habitual que muchas mujeres recorriesen los 30 kilómetros que separan ambos hospitales, el de La Vila y el de Sant Joan, para parir por la noche, en festivo o en fin de semana, cuando en la Marina Baixa todavía no se dispensaba la anestesia epidural las 24 horas debido a la falta de anestesistas. Sin embargo, lo que entonces logró desterrar el empeño de la gerencia del Departamento de Salud al aumentar el cupo de estos profesionales, se ha vuelto a reproducir ahora aunque, en este caso, con la atención a un colectivo tan sensible como son los niños.

"Estamos viviendo una situación que llevábamos sin pasar hace casi una década", han lamentado fuentes de este Hospital, que también han agregado la gravedad de estar ya más de un mes sin especialistas y sin que los menores afectados estén siendo derivados a otros centros para el seguimiento de sus patologías o para primeras consultas con el especialista.

"Los tres pediatras que han venido van a permitir que la atención más básica se pueda prestar, pero la situación con las consultas no se puede mantener paralizada durante más tiempo. Hay que hacer algo sí o sí", advierte el delegado sindical de Comisiones Obreras en La Vila, Juan Ramón Such, una advertencia que también ha sido expresada por Pediatras y otros sanitarios.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats