Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Hospital de la Marina Baixa da en un día decenas de altas para ingresar a los pacientes amontonados en Urgencias

El centro insiste en que la espera de horas o incluso días en pasillos y boxes fue "algo puntual" pero reconoce la alta presión asistencial que padece el servicio. La dirección afirma que estudiarán medidas para evitar nuevos colapsos este verano

Uno de los pasillos donde los enfermos tuvieron que aguardar durante horas en el Hospital de La Vila. David Revenga

Avalancha de altas en el Hospital Comarcal de la Marina Baixa. El centro sanitario ubicado en La Vila Joiosa ha dado entre ayer y hoy alrededor de 35 altas a pacientes hospitalizados por distintas causas para liberar espacio y poder ingresar a los enfermos que, como ya contó ayer este diario, han pasado horas o incluso días esperando en pasillos y boxes del servicio de Urgencias a que se quedara una cama libre para pasar a planta.

Fuentes sanitarias han asegurado que, tras esta elevada cantidad de altas médicas firmadas en cuestión de horas, la situación ahora mismo en Urgencias es "de total normalidad" y que nada tiene que ver con el colapso que venía sufriendo durante toda la semana, hasta el punto de amontonar a un total de 31 pacientes esperando en camas y camillas a que se quedasen camas libres en el Hospital.

Desde la dirección del Departamento de Salud han insistido en que la espera durante horas o incluso días para poder disponer de una cama fue "algo puntual", aunque reconocen la fuerte presión asistencial que está habiendo en el área de Urgencias y la escasez de camas, que achacan a las numerosas cirugías que se están realizando para aligerar las listas de espera.

Aunque el punto más grave se ha vivido durante esta semana, con una media de 200 asistencias al día, medio centenar por encima de lo que es habitual, la saturación del servicio de Urgencias del Hospital vilero ha sido una constante en los últimos años; especialmente, durante las épocas de elevada ocupación turística.

Varios enfermos esperando en sus camillas en un pasillo del Hospital por la falta de camas en planta para ingresar. David Revenga

Sin embargo, aunque hasta ahora el mes de mayo había sido un periodo tranquilo y de impasse entre la Semana Santa y el verano, la recuperación turística tras más de dos años de crisis sanitaria y la endémica falta de medios y personal que arrastra el centro dispararon enormemente la actividad desde mediados de abril. Y este miércoles acabaron por desbordar la atención y provocar situaciones que los sindicatos han tildado de "deningrantes" para los pacientes y el personal.

Según estas fuentes, una decena de pacientes se vieron obligado a aguardar amontonados en pasillos sin ventilación y teniendo que comer o hacer sus necesidades a la vista de cualquiera, mientras que otra veintena estuvieron hacinados de tres en tres en boxes preparados para albergar dos camas, sin distancia entre ellos ni intimidad.

Horas después de que este diario sacara a la luz la situación, y tras las denuncias públicas de sindicatos como Comisiones Obreras o el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana por lo que estaba ocurriendo, comenzaron a producirse las altas. El resultado: que entre la tarde de ayer y la mañana de este jueves todos los enfermos que aguardaban en Urgencias han sido pasados a planta, poniendo de esta manera fin al colapso en Urgencias.

Plan estival

Trabajadores y dirección son conscientes, no obstante, de que la situación en el Hospital Comarcal de la Marina Baixa puede ir a bastante peor conforme nos acerquemos al verano, cuando la población de la comarca prácticamente se triplica por el turismo, especialmente por el "efecto Benidorm". A ello se suma el periodo de vacaciones del personal sanitario, lo que habitualmente deja bastante mermadas las plantillas, puesto que la Conselleria únicamente sustituye a una pequeña parte del personal.

Otros enfermos fueron colocados de tres en tres en boxes previstos para dos personas, sin apenas espacio entre las camas ni ninguna intimidad.

Otros enfermos fueron colocados de tres en tres en boxes previstos para dos personas, sin apenas espacio entre las camas ni ninguna intimidad. INFORMACIÓN

Tanto CC OO como el CESM-CV exigieron ayer al departamento que dirige el conseller Miguel Mínguez una solución para evitar que este colapso sea la tónica diaria durante la temporada alta y agilizar el inicio de las obras de ampliación.

Ante estas peticiones, la dirección del Departamento ha insistido que la acumulación de pacientes en Urgencias de La Vila fue "algo puntual" y que la noche del miércoles, sobre las 21 horas, "ya estaba totalmente resuelta". Asimismo, han explicado que en una sola jornada se produjeron hasta 50 ingresos, "una barbaridad" teniendo en cuenta "que las camas son las que son y que se está operando mucho" para recuperar todas las intervenciones aplazadas por la pandemia.

Sin embargo, estas mismas fuentes han indicado que en los próximos días se van a estudiar "todas las medidas que podemos aplicar para mejorar la atención y evitar que esto se repita" durante los meses de verano y, además, se pueda mantener la actividad quirúrgica que, no obstante, siempre baja el ritmo en julio y agosto por el plan de vacaciones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats