Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villa Gadea o el mundo interno e inspirador de Carmelina Sánchez-Cutillas en Altea

La localidad celebra celebra el primer año del Centro de Interpretación y Aula Didáctica de la escritora y el 101 aniversario de su nacimiento con una jornada de puertas abiertas. La autora fue designada “Escritora del Año 2020” por la Academia Valenciana de la Lengua, título prolongado a todo el 2021 por la crisis sanitaria del covid-19

Reme Gadea, directora Aula Didáctica Carmelina Sánchez Cutillas, junto a la mesa de trabajo de la escritora. Diego Coello Calvo

Introducirse en el mundo interno e inspirador de la escritora Carmelina Sánchez-Cutillas es posible en Altea gracias al Centro de Interpretación y Aula Didáctica de Cultura Contemporánea Carmelina Sánchez-Cutillas, que se ubica desde octubre del pasado año en Villa Gadea, un edificio singular y protegido que está ubicado en La Olla y que fue construido a finales del siglo XIX con influencias de los palacetes franceses.

Este jueves se ha cumplido el 101 aniversario del nacimiento de la autora de “Matèria de Bretanya”, y el Ayuntamiento de Altea, a través de la Concejalía de Cultura, lo ha celebrado organizando una jornada de puertas abiertas en el Aula Didáctica Carmelina Sánchez-Cutillas en donde se ha podido conocer con mayor profundidad la vida y obra de esta autora alteana que fue designada por la Academia Valenciana de la Lengua como “Escritora del Año 2020” título prolongado a todo el 2021 por la crisis sanitaria del COVID-19.

El Aula Didáctica Carmelina Sánchez-Cutillas fue creada por la Consellería de Educación, Cultura y Deporte el 28 de junio de 2021 “para difundir y dinamizar la obra de esta escritora, y para acercar el alumnado no universitario al estudio, la difusión y la conservación de la obra de esta autora”, según se contempla en la resolución de esta consellería publicada en el DOGV del 22 de julio del mismo año. En la Comunidad Valenciana hay otras dos aulas didácticas creadas por dicha Conselleria con los mismos fines: la de cultura contemporánea del escritor Joan Fuster en Sueca y la de cultura clásica Domus Baebia en Sagunto.

Panorámica del museo del Aula Didáctica de Carmelina Sánchez Cutillas en Villa Gadea. Diego Coello Calvo

En Villa Gadea, toda la planta baja está dedicada al Centro de Interpretación y Aula Didáctica de Cultura Contemporánea Carmelina Sánchez-Cutillas, dividido en varias dependencias: museo, aula audiovisual, aula didáctica, aula de talleres prácticos y aula de los sentidos. Además, el patio central interior del edificio alberga la exposición permanente sobre la vida y obra de la escritora con imágenes y paneles que se elaboraron con motivo del Año Escritora Carmelina Sánchez-Cutillas auspiciado por la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), que también es un organismo competente en la creación de este centro de interpretación y aula didáctica. Y en las plantas superiores se ubican las sedes de la cátedra Enric Valor, de la Universidad de Alicante; la cátedra Anetta Nicoli, de la Universidad Miguel Hernández; y la Cofradía del Castell de l’Olla. Además, hay una sala de reuniones para celebrar congresos o cursos impartidos por las cátedras mencionadas o el Aula Didáctica de Carmelina Sánchez-Cutillas.

La visita al Centro de Interpretación y Aula Didáctica

El palacete de Villa Gadea se ubica en un lugar privilegiado de Altea rodeado de pinares y frente al mar Mediterráneo. Una vez traspasada la puerta, la música en bucle de la sinfonía “Un feix de coses petites”, de Ximo Cano, inspirada en uno de los capítulos de “Matèria de Bretanya”, envuelve las estancias y a quienes lo visitan. En el centro del patio, nos recibe la directora del aula y centro de interpretación, Reme Gadea Blasco. Ella hará de cicerone para mostrar a INFORMACIÓN una parte importante del santuario, la obra y la vida de “la más destacada poeta y narradora valenciana del siglo XX”, según la edil de Cultura Aurora Serrat.

En un recorrido circular, así es el interior del edificio, realizamos el mismo itinerario que han estado haciendo los 1.170 alumnos de Primaria y Secundaria de los colegios de Altea, “además de otros profesores, estudiantes universitarios y adultos no estudiantes que han asistido a cursos especializados, presentaciones de libros, conciertos de música de cámara o encuentros de lectura poética”, explicaba Gadea Blasco.

Alumnos de Secundaria, en el Aula Didáctica. Diego Coello

La directora-coordinadora del centro indicó que previamente a la visita y realización de los talleres didácticos, los alumnos hacen un recorrido por dos rutas acompañados por sus profesores, monitores y guía turístico: “Los de Primaria recorren la costa desde el antiguo cuartel de carabineros hasta la Cala del Soio, y los de Secundaria van por el casco urbano desde la Casa de Cultura hasta la plaza de la Iglesia pasando por las mismas calles que describe Carmelina en su libro ‘Matèria de Bretanya’, obra muy presente en esta Aula Didáctica, aunque también se muestra y estudia la obra poética que es mucha, muy variada y muy reivindicativa”. Son recorridos en donde “los alumnos se introducen en la geografía, la historia o las costumbres que define poéticamente la escritora describiendo los lugares sin nombrarlos pero que se adivinan en el momento en que los lees y los pisas. El comienzo de ‘Matèria de Bretanya’ ya define como es Altea sin nombrarla: ‘La mar vivía en una badía molt gran. Un dels cantons d’aquella badia que era la casa de la mar s’anomenava la Punta de l’Albir i l’altre cantó el Morro Toix, i cap al racó de l’Olla suraven els crestallets de la Illeta i de l’Illot …’, una de las descripciones del libro sobre las que después los alumnos realizan trabajos como dibujar, sentir los olores de hierbas que guardamos en tarros, o tocar la sal aromática del mar, por ejemplo”.

El sancta sanctorum de Carmelina

Pero no solo es protagonista la obra que ganó el Premi Andròmina dentro de los Premis Octubre de 1975, aunque destaca sobre el resto por cuanto es la que más se estudia en los colegios. En el Centro de Interpretación se proyectan documentales sobre la vida de la escritora, y dos cortos con imágenes de cómic para los más pequeños. Luego se visita el museo. Aquí, uno se adentra en un rincón en el sancta sanctorum de Carmelina: su despacho, o “cambra més estimada” como lo definía la escritora, que cerraba a cal y canto y que era “su lugar de inspiración y de evasión de la realidad a través de la lectura y la escritura”, explicó Reme Gadea, en donde se puede ver, y tocar, la mesa original cedida por la familia así como otros objetos personales como su máquina de escribir portátil Olivetti color rosa chicle, sus gafas de vista, una lupa, el bolígrafo Parker, varios libros, barcos en miniatura, el carnet de investigadora, un pequeño crucifijo de hierro forjado, una medalla que le dieron como obsequio en una de sus múltiples ponencias en Italia y Portugal, y la réplica de una calavera que tenía siempre sobre su mesa de trabajo protegida por un cristal, y bajo el cual se conserva una cuartilla escrita en latín de su puño y letra con las normas que había de seguir en su santuario, al que pocos podían acceder.

El museo está tematizado en varios rincones diferenciados: la parte de “Materia de Bretanya”, y la infancia de Carmelina pasada en Altea (después de la Guerra Civil la familia se desplazó a vivir a Valencia); los diferentes artículos de prensa y escritos reivindicativos como “una mujer rebelde que era”, decía Gadea; la colección de libros del Quijote donadas por su abuelo Francesc Martinez i Martínez, así como un armario-vitrina, una pequeña mesa labrada y una silla a juego de finales del siglo XIX; una exposición con los libros de poesía como “Un món rebel” o “Conjugació en primera persona”, además de la edición especial con toda su obra editada por la AVL con motivo del centenario de su nacimiento, y varias obras escritas por otros autores sobre ella; y por último, un apartado con hojas mecanografiadas y corregidas con bolígrafo a mano, en donde destaca un escrito sobre la reina Violante de Hungría, mujer de Jaime I, “ya en los últimos años de su vida”, dijo Reme Gadea, quien también explicó que Carmelina “era una gran estudiosa e investigadora de la época medieval, principalmente de Jaime I, su amor platónico”.

Reme Gadea, directora Aula Didáctica Carmelina Sánchez Cutillas, explica rincón del museo de Villa Gadea. Diego Coello Calvo

Visitado el museo, los estudiantes pasan a los talleres didácticos donde bajo la supervisión y enseñanza de sus profesores realizan trabajos basados en lo que han visto y estudiado in situ.

Reme Gadea señalaba finalmente que para el curso que viene “ya estamos preparando más actividades. “El 7 y 8 de octubre se celebrará el X Seminari Internacional d’Estudis Transversals ‘Dones de llegenda’ auspiciado por las universidades de Alicante, de les Illes Balears y Rovira Virgil, en donde Carmelina será una de las principales autoras a estudiar en el seminario”, y a partir de septiembre, “la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte enviará información a todos los colegios e institutos de la Comunidad Valenciana sobre el Centro de Interpretación de Carmelina. Esperamos que la asistencia sea numerosa y que nuestra escritora y su obra sean aún mas conocidas. Tal como se ha multiplicado el interés por estudiarla desde que se le nombró Escritora del Año 2020-2021”.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats