Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las jóvenes de la provincia, entre el miedo y la falta de información sobre los pinchazos

Las mujeres salen a la calle con cautela tras los episodios de las últimas semanas y hay quien ha renunciado a ir a una discoteca | Vídeos en redes sociales, la forma de documentarse sobre este tipo de violencia

Jóvenes en un festival de la provincia en una imagen de archivo. AXEL ALVAREZ

"Es surrealista que hayamos llegado hasta este punto". Esta es la frase con la que una joven de 24 años describe lo que está ocurriendo en las últimas semanas en la que los casos de pinchazos en zonas de ocio están aumentando en la provincia. Una situación que ha instaurado el miedo en muchas mujeres y que está provocando que incluso se renuncie a ir a una discoteca o a tomar algo con amigas. La cautela es ahora una de las armas contra este tipo de violencia que se está ejerciendo contra las mujeres.

Las mujeres suman a la larga lista una nueva práctica para anular su voluntad: los pinchazos con una jeringuilla. Estar bailando en una discoteca o en la verbena de las fiestas de un municipio siempre se ha hecho con mucho cuidado y cautela para evitar que alguien introdujera droga en la bebida. A lo que ahora se suma este nuevo método que cada vez suma más denuncias en la provincia este verano.

Tras los primeros casos detectados a lo largo de la semana pasada, la Policía Nacional y Guardia Civil investigan un total de diez denuncias en la provincia de Alicante de agresiones a mujer con pinchazos en zonas de ocio a lo largo del fin de semana, según informaron fuentes policiales. Un número que podría seguir subiendo. Pero, ¿qué opinan las mujeres sobre este asunto? ¿Tienen miedo? ¿Creen que hay suficiente información?

Muchas sí tienen miedo a poder sufrir uno de estos episodios y salen por la noche con más cautela o, incluso, han renunciado por ahora a ir a una discoteca o similar. Además, algunas apuntan a que "van a salir un montón de casos" y que es "una forma muy poco discreta" de intentar drogar a una persona, así que no entienden realmente qué sentido tiene. Con todo, entre las jóvenes también hay cierta desconfianza ante las "fake news" o "bulos" que se están generando y que están alarmando a la población, aunque se muestran muy cautas. Así esperan que "no vaya mucho más lejos" y que "acabará pasando".

Las opiniones son variadas. "Yo no suelo salir mucho y ahora menos oyendo todo eso", afirma Marta Soriano, una joven de 24 de La Vila Joiosa. Ella afirma que "me da un poco de miedo" y reconoce que, por ejemplo, en Benidorm "ahora que hay más gente por todos lados, hay que ir con cautela" como en cualquier zona turística con áreas de ocio. Pero más allá del miedo, muchas jóvenes coinciden: "Es surrealista que lleguemos hasta ese punto", afirmó Izaskun Echarte, una vecina de Benidorm de 24 años. Ella considera que tampoco tiene sentido que "no haya un control, sobre todo en las discotecas" que es donde se están produciendo la mayoría de los casos.

Sara C. y Paula Sánchez son de Madrid y pasan unos días en Benidorm. Tienen 25 y 26 años y aseguran que "donde vivimos no hemos oído que estuviera pasando y no conozco a nadie que le haya ocurrido", indicó Paula Sánchez. Ambas aseguraron que en su viaje sí tienen pensado salir por la noche "con precaución porque nos da mucho respeto" y aseguran estar "un poco atemorizadas" con todo lo que se está oyendo y viendo. La jóvenes apuntan a que "nos estamos enterando según van descubriendo o contando cosas" y Sara C. fue clara: "A un chico no se le preguntaría por este tema". Porque aseguró que "a mi no se me ocurre ir por ahí haciendo esas cosas".

Pero, ¿qué medios usan los más jóvenes para informarse? Pues las redes sociales son la principal fuente para saber qué ocurre o cómo actuar si se es víctima de uno de esos pinchazos. "Me he enterado por videos de 'Tik-tok'", afirmó una de las jóvenes. Sara C. y Paula Sánchez aseguraron que las redes sociales "ayudan" y que "hay famoso o influencers que explican cosas y ayudan con testimonios, es una buena forma de prevenir".

Por una parte consideran que sí hay información sobre "lo que sucede" pero no encuentran tanta sobre "qué hay que hacer si te pasa algo parecido". Izaskun Echarte añade que "creo que hay bastante información pero debería haber más consejos sobre qué hacer". Ana María, vecina de Benidorm de 26 años, indicó que "no es lo mismo que te metan algo en la copa que te pinchen" e indicó que "no sé qué hay en la mente de esas personas para jugar así con esto". Para ella, "falta información sobre este asunto".

Con todo cabe recordar que la Conselleria de Sanidad remitió este lunes a los departamentos de salud el nuevo protocolo de actuación del personal sanitario frente a sospecha de sumisión química, que incluye los pinchazos. Este protocolo se suma y complementa al que ya publicó Sanidad en 2019 dirigido a la atención integral, sanitaria y judicial a víctimas de agresiones sexuales de la Comunidad Valenciana. En este documento, se insta a que se aconseje a la víctima a denunciar, aunque no se detecten sustancias químicas en la analítica, para que se puedan perseguir penalmente estas agresiones.

El nuevo documento establece que se deberá informar a la víctima de la conveniencia de formalizar denuncia para continuar el proceso judicial, incluso "en el caso de únicamente haber recibido un pinchazo sin clínica de ningún tipo, ya que este también es un delito penal". Si decide denunciar, se contactará desde Urgencias con las fuerzas de seguridad y en los casos de un diagnóstico de sospecha confirmado de sumisión química se comunicará al juzgado de guardia.

A pesar de que se está trabajando para informar a las mujeres qué pasos deben seguir en el caso de que se encuentren en la situación, las jóvenes piden más datos y campañas de prevención para ello. Así, si las redes son la manera de comunicarse del sector más joven de la población, lanzar mensajes en ellas podría ser una de la mejores opciones.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats