Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería de Benidorm pide ayudas y un plan renove para afrontar la subida de costes

El sector alerta de que "las cuentas no salen" y que se pueden producir cierres de locales este otoño | El precio de la luz y las materias primas "ahogan" a los negocios

Terrazas en llenas en el centro de Benidorm. David Revenga

"Las cuentas no salen. Habrá locales que tendrán que cerrar". Porque la subida de costes como la luz, el alquiler o las materias primas empiezan a "ahogar" a un sector clave del turismo en Benidorm: la hostelería. Los negocios hacen números en el arranque del otoño tras un verano en el que casi se han visto desbordados de clientes. Unos buenos resultados que no arrojan rentabilidad debido al aumento de los precios de todo lo básico. Así que ponen sobre la mesa reivindicaciones: más ayudas o un plan Renove que permita modernizar las maquinarias y abaratar costes; pero también la bajada del IVA o poder cambiar la potencia de luz contratada según los meses de consumo.

"Tenemos las esperanzas puestas en otoño, hay buena previsión de trabajo. El problema es la rentabilidad; es decir, que los costes van a hacer que las cuentas no salgan", indicó a este diario Alex Fratini, empresario del sector y miembro de Abreca (Asociación de Bares, Restaurantes, Cafeterías y Ocio Nocturno de Benidorm). Por ello no van a parar en su empeño de reclamar soluciones que les hagan poder subsistir este otoño y poder hacer frente al invierno. De ahí que la entidad local ha puesto sobre la mesa sus reivindicaciones que harán llegar a los representantes del sector a nivel nacional como la asociación Hostelería de España que a su vez las haga llegar a las administraciones, tanto europeas, como nacionales, autonómicas o locales. Todo con un objetivo: reducir los costes hasta un 50%.

Una de las terrazas en el paseo de Poniente de Benidorm. David Revenga

"Tenemos reivindicaciones preparadas y vamos a ir todos a una", tanto los negocios de Benidorm como los de otros municipios. "Son propuestas lógicas que se pueden aplicar y que tienen todos los argumentos para que así sea", añadió el representante de la asociación hostelera. Entre ellas, algunas a corto plazo que respondan a la falta de liquidez para "pagar la luz" u otros costes. Así también reclaman que se utilicen los 3.000 millones de euros de los Fondos Next Generation dedicados a la hostelería y que "no se han repartido" para "compensar la subida del importe facturado con respecto a 2021".

Pero también tienen peticiones a largo plazo como la de "hacer un estudio del consumo que tienen los locales y dónde pueden reducir costes", explicó Fratini. Y eso pasa por plantear la posibilidad de crear un plan Renove "como se ha hecho con los coches". Porque "tenemos maquinaria con motores antiguos muy costosa que se podría modernizar". Y también reclaman incentivos para la instalación de paneles solares. Además añaden una reclamación que ya viene de lejos como la bajada del IVA; pero también poder "cambiar la potencia que tenemos contratada de la luz cada tres meses y no una vez al año como se hace ahora". Una propuesta que el sector agrario ya ha planteado y no ha sido aceptada. "Un local que tiene contratado 45 Kw podría tener 20 en invierno y 80 en verano", cuando los consumos son diferentes.

Porque el sector, como otros muchos, no para de hacer números que no acaban de salir. Entre los costes que han aumentado está la luz. Esta cuestión no afecta solo a estos negocios pero sí es cierto que las características de la hostelería hace que sea un punto determinante en la economía de los negocios. Porque no es solo encender las lámparas; está la maquinaria, las neveras, los congeladores, hornos... Elementos que "no se pueden apagar y que consumen". Así, Fratini explicó que aunque, tras el verano, el consumo de luz baje en los negocios(entre otras cosas porque a menos clientes menos se abren o se cierran las neveras, por ejemplo), esa maquinaria tiene un funcionamiento fijo todo el año.

La hostelería empieza a hacer cuentas para el otoño. David Revenga

Pero, ¿qué paga de luz un local medio en Benidorm? Fratini pone de ejemplo su negocio: 10.000 euros la factura de la luz en julio de 2022 y 11.300 en agosto. En 2019 gastó los mismos meses entre 4.000 y 4.500 euros. Otro negocio de la ciudad ha pagado en agosto 8.000 euros; 14.000 euros un local pequeño con más clientela y 18.000 euros uno situado en pleno centro. "Hay quien pagó 2.000 euros en 2019 y ahora ha pagado 5.000".

Esas cifras "astronómicas" se ha dado en pleno verano y el empresario calcula que el consumo medio en invierno será de unos "7.000 euros al mes" en un local grande, "2,5 veces más de lo que pagamos un año normal". A este gasto se suma el aumento de los alquileres o la materia prima: "Los tomates valían 0,91 euros el 1 de septiembre de 2021; el de 2022, 2,71 euros". Los productos para elaborar las cartas han subido un 30% de media pero algunos "llegan al 300%". Y Fratini explica que "no somos un supermercado, no podemos cambiar las cartas según podamos comprar o no". Así, en Benidorm, muchos están "asumiendo" las subidas de precios en general.

Y, ¿cuál puede ser la consecuencia directa? Pues Fratini asegura que "seguro que habrá bastantes locales que no tendrán rentabilidad, trabajarán en pérdidas y aguantarán unos meses para acabar cerrando". Eso si no lo han hecho ya. "Habrá empresas que se den cuenta antes y otras después de que no pueden hacer frente a los costes" y "cada mes que pasa el daño será más grande". Tanto incluso que la rentabilidad anual en algunos casos puede quedarse a cero.

Porque ejemplos hay y el empresario es uno de los que ha tenido que decidir qué hacer. Con cuatro locales en marcha y tres franquiciados, "voy a cerrar uno de ellos abierto desde hace 16 años en pleno centro, en una de las zonas 'premium' del municipio". Y es algo que no pensaba que pasaría nunca; sobre todo tras un verano en el que la afluencia de clientes incluso ha superado a la de 2019: "Da mucha pena. En un año normal nunca hubiera pensado en cerrar este emplazamiento". No será el único miembro del sector que tome una decisión así. Otros han decidido cerrar un día a la semana o reducir horarios. Todo para intentar cuadrar las cuentas de sus negocios y no sumar más cierres a los que ya dejó la pandemia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats