Rehabilitar el patrimonio histórico de Marina Alta y Marina Baixa para ponerlo en valor. La Diputación de Alicante ha inyectado 1.180.000 euros en el Plan Provincial para la rehabilitación y puesta en valor del patrimonio arquitectónico de carácter histórico y titularidad municipal de cinco ayuntamientos de la Marina Alta y la Marina Baixa de menos de 75.000 habitantes.

El diputado de Arquitectura, José Ramón González de Zárate, ha visitado algunos de estos enclaves donde ha podido comprobar in situ el estado de los proyectos de recuperación y protección y ha vuelto a recordar el imprescindible papel de la Diputación para "conservar el rico patrimonio histórico y cultural que atesoramos en la provincia". El diputado indicó que "es importante el respaldo de las administraciones para poner en valor y evitar el deterioro de monumentos, enclaves o restos arqueológicos, por eso desde la institución provincial hacemos especial hincapié en dar soporte a los municipios más pequeños y ayudarlos a conservar su legado".

El responsable provincial se ha desplazado hasta Callosa d’En Sarrià donde ha estudiado con el alcalde, Andrés Molina, y técnicos del Ayuntamiento el anteproyecto de actuaciones de urgencia para consolidar y proteger el Fort de Bernia, que cuenta con una ayuda de 175.000 euros. El conjunto defensivo, construido en 1662 por orden de Felipe II, posee un incalculable valor patrimonial y los primeros pasos de su Plan Director están encaminados a frenar su avanzado deterioro y preservar la edificación defensiva para su futura musealización. 

Por otra parte, y junto al alcalde de Ondara, José Ramiro Pastor, y la concejala de Patrimonio, Raquel López, el diputado visitó ayer el paraje del Molí Coví de la localidad, una edificación del siglo XIX declarada Bien de Relevancia Local, que está en proceso de rehabilitación y ha recibido alrededor de 16.000 euros para la recuperación del pavimento original.

Otros tres municipios de estas comarcas se han beneficiado de esta primera convocatoria de ayudas, dotada con 2,5 millones de euros. En concreto, se han destinado 440.000 euros a los Banys de la Reina de Calp, 275.000 euros al Castillo de Relleu y 274.000 euros al Castell de Benissili en Vall de Gallinera.

González de Zárate ha recordado que “la Diputación ha reforzado su apuesta por la recuperación del importante legado cultural de los municipios más pequeños con una segunda convocatoria de este Plan Provincial para atender a todos y cada uno de los municipios que han solicitado las ayudas para proteger sus bienes”. De esta forma, se han suplementado más de 9 millones de euros destinados a cubrir las necesidades de las solicitudes que han quedado fuera de esta primera resolución, dotada con 2,5 millones.

Los criterios para la valoración de las propuestas de este Plan tienen en cuenta la importancia patrimonial del inmueble sobre el que se pretende intervenir, el grado de urgencia de la actuación, la calidad técnica y el interés científico y cultural de la misma, así como las expectativas de generación de actividad económica, cultural y social en el municipio y su entorno. Además, el porcentaje de ayuda se determina en función del número de habitantes de los municipios con un 100% de subvención para las localidades de menos de 5.000 habitantes y un mínimo del 70% para las de hasta 75.000 vecinos.