Suscríbete Información

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Benidorm pone coto a las quemas de poda para minimizar las molestias por el humo

El Ayuntamiento divide la ciudad en seis zonas y establece un calendario con los días en los que se podrá quemar en cada una de ellas para evitar la acumulación de fuegos. Hay concedidas 300 licencias para esta actividad en las huertas que aún sobreviven detrás de los rascacielos

Una quema de restos de poda en un campo del extrarradio de Benidorm, con algunos rascacielos y la Serra Gelada al fondo. David Revenga

Divide y vencerás. O, al menos, molestarás menos. El Ayuntamiento de Benidorm ha aprobado una actualización del Plan Local de Quemas para intentar minimizar las molestias que la acumulación de humos genera muchas mañanas en distintos puntos del municipio, tanto a vecinos como a turistas, debido a la quema de restos de poda.

Aplicando la frase que se atribuye al emperador romano Julio César, el nuevo documento divide el término municipal en seis zonas distintas y establece un calendario de los días en los que se podrán quemar en cada una de ellas los desechos agrícolas de las huertas que aún sobreviven entre los rascacielos.

El pasado año 2021, el Consistorio concedió un total de 331 licencias para poder realizar esta quema de podas de restos agrícolas, mientras que en 2022 ya se han concedido hasta la fecha 299, aunque el plazo de solicitudes ha empezado hace escasas semanas y todavía está en vigor, por lo que está previsto que la cifra aumente.

La concejal de Medio Ambiente, Mónica Gómez, ha explicado que esta división del término municipal por zonas es una de las medidas "contempladas en el nuevo documento para minimizar la cantidad y extensión del humo procedente de las quemas y compatibilizar esta actividad con la realidad turística de Benidorm”, tras lo cual ha reconocido que, con el actual reglamento, "hay días donde la humareda en algunos puntos era insoportable".

El Ayuntamiento benidormense está realizando durante estos días charlas explicativas para dar a conocer las particularidades de este nuevo plan de quemas a las personas interesadas, cuyos dos últimos encuentros se realizarán este jueves, 1 de diciembre, en la Casa del Llaurador de la Ermita de Sanç a las 19.00 horas; y en la extensión administrativa de Els Tolls, el viernes, 2 de diciembre, a las 10.00 horas.

El Plan establece la obligación de tener un quemador para poder encender fuego para deshacerse de los restos de poda. David Revenga

Entre las novedades de este Plan, que ya cuenta con el visto bueno de la Generalitat y comenzará a aplicarse el 1 de enero, también se añade la prohibición de quemar en fechas señaladas, como los días 31 de diciembre o 1 de enero y se amplían los días en los que no está permitido quemar durante las fiestas de Semana Santa, además de los meses estivales, en los que el riesgo de incendio es mayor.

Juanjo Mascarell, guarda rural del municipio, ha explicado que el nuevo calendario va más allá de las fechas puramente festivas de la Semana Santa que se contemplaban hasta ahora, entre el Jueves Santo y el lunes de San Vicente, de modo que ya no estará permitido tampoco quemar durante los días previos, cuando se inicia la actividad turística por las vacaciones de Pascua en otros puntos de España como Madrid o el País Vasco.

Además, Mascarell ha recordado que todo aquel que tenga autorización para realizar quemas está obligado a comprobar cuando vaya a realizarla el nivel de preemergencia que establece la Generalitat, ya que este Plan solo permite encender fuegos cuando el nivel sea 1 (riesgo bajo-medio) y en ningún caso cuando haya peores condiciones.

Las zonas en las que se divide el término

Según la división establecida por los técnicos medioambientales del Consistorio, en las zonas 1,3 y 5 se podrá quemar, siempre que exista nivel de preemergencia nivel 1 (riesgo bajo-medio), los días impares del mes; mientras que en las zonas 2, 4 y 6 lo harán los días pares.

La zona 1 abarca la superficie comprendida en el límite de Benidorm con la CV-70 y los términos municipales de La Nucía y l'Alfàs del Pi hasta la variante de Benidorm; o, como se ha denominado en el documento, el suelo no urbano del área Levante norte. Aquí se podrán quemar los días impares.

La zona 2, denominada Levante centro, queda entre la variante de la N-332 y la antigua carretera Nacional, que hoy en día es la avenida de la Comunidad Valenciana, hasta la confluencia con la avenida de Europa y Comunidad Europea, donde se podrá quemar los días pares.

En la zona 3, Levante sur, se incluye el suelo no urbano comprendido entre la avenida Comunidad Valenciana y el término municipal de l’Alfàs del Pi, la CV-735 (avenida de l’Albir), la avenida de l’Almirall Bernat de Sarrià y el barranco del Derramador. En todas estas zonas se podrá quemar los días impares del mes.

Plano en el que se muestran las distintas zonas en las que se ha dividido Benidorm. INFORMACIÓN

La zona 4 es la de la Serra Gelada. O, dicho de otra manera, la que agrupa el suelo no urbano, comprendido entre la CV-735 (Av. de l’Albir), l’Alfàs del Pi, el Camí dels Torrers, un tramo de dicho camino, la calle Nápoles y la avenida de Severo Ochoa. Todas las quemas en esta zona, tienen además la consideración de extraordinarias y se podrán realizar los días pares.

La zona 5, que se ha denominado Poniente Sur, limita al norte con la antigua carretera de Finestrat, la CV-758, la CV-70, la avenida de Beniardá, la vía férrea por su antiguo trazado y la variante de Benidorm (N-332), y estará autorizado quemar los días impares del mes.

Por último, la zona 6 o Poniente norte, con permiso para quemar los días pares, abarca el suelo urbano comprendido entre el término de Finestrat, los 300m anteriores a la línea eléctrica de alta tensión que discurre junto a la balsa de Carreres, el término de la Nucia, la CV-70 y la antigua carretera de Finestrat. Todas las quemas en esta zona tienen también la consideración de extraordinarias.

Otras obligaciones

Además, como ya estaba establecido en el anterior documento, el nuevo Plan de Quemas también mantiene otras obligaciones que deberán cumplir las personas propietarias de pequeñas huertas para poder obtener la autorización correspondiente.

Entre ellas, disponer de un quemador con las características específicas que se establecen en el documento; que el mismo esté situado en una zona céntrica dentro de la parcela; que haya una toma de agua cercana o, en su defecto, el uso de una mochila-cantimplora; o que se realicen antes de las 11 de la mañana, entre otras medidas.

La edil de Medio Ambiente muestra el plano de la nueva zonificación. INFORMACIÓN

Una práctica con los días contados por su efecto sobre el medio ambiente

Aunque el Ayuntamiento acaba de aprobar esta nueva regulación de las quemas, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, tanto la concejal de Medio Ambiente como el guarda rural han reconocido que se trata de una actividad que está llamada a desaparecer.

La edil del PP explica que el Consistorio concede las autorizaciones a todo aquel que lo solicita y que cumple con todas las exigencias requeridas, después de una inspección del guarda rural y la Policía Local para comprobar todos estos extremos. Sin embargo, también reconoce que este tipo de quemas están llamadas a desaparecer por las molestias que generan el humo y su afección sobre el medio ambiente, aunque lamenta que "ahora mismo, hay pocas alternativas porque mucha gente no tiene otra posibilidad de eliminar los restos agrícolas".

La misma opinión comparte el guarda rural Juanjo Mascarell, que indica que la emisión de humos no casa con otros objetivos medioambientales en los que Benidorm está centrando una parte importante de sus esfuerzos en materia medioambiental, por lo que ha confiado que en poco tiempo se puedan poner en marcha otras alternativas menos nocivas para la eliminación o reutilización de estos restos de poda.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats