Desde el Ayuntamiento de Polop continúan con las obras de mejora y restauración del Castillo, según su Plan Director. El objetivo es poner en valor este espacio histórico que oculta restos neolíticos del primer milenio antes de Cristo, almohades y cristianos (siglos XII-XIII), además de descubrir todo lo desconocido que hay en la zona. Con ello, también se dará carácter de museo, mejorando su acceso para visitantes.

Con la restauración de murallas y elementos existentes, -como la torre, para evitar su progresiva degradación-, así como la recuperación de la configuración física del castillo, se permitirá la percepción visual de la existencia del mismo. Junto con otras actuaciones, el resultado del castillo será un museo al aire libre, mediante pasarelas que permitan su visita sin afectar a los hallazgos, recorrer sus murallas y disfrutar del paisaje que ofrece la atalaya: toda la Marina Baixa.

El alcalde, Gabriel Fernández, afirma que «el comienzo de las obras supone poner en marcha un proyecto fundamental para Polop con un doble objetivo: la recuperación de la historia y del magnífico patrimonio de Polop de la Marina y la creación de atractivos para el turismo, de forma que las visitas y la actividad económica que generen se traduzcan en puestos de trabajo para los polopinos en su propio Casco Histórico».

Tal y como señala su alcalde, «Polop tuvo un castillo, no fácilmente reconocible en la actualidad, un castillo imponente, un castillo con historia... con la ejecución de las actuaciones de este Plan Director, Polop volverá a tener un Castillo».