En Benidorm luce el sol 300 días al año; o eso es lo que se ha dicho siempre de la capital turística y que prácticamente se cumple cada año. Así que, con unos precios de la luz que han subido como la espuma y pensando en el invierno, la idea de aprovechar esa radiación solar para generar energía parece que ha calado entre los habitantes de la capital turística. De hecho, las peticiones de autorizaciones municipales para instalar placas fotovoltaicas por particulares y empresas se ha duplicado en solo un año; y la previsión es que siga creciendo en los próximos meses.

Las placas fotovoltaicas son dispositivos encargados de captar la radiación solar a través de las células solares para generar energía eléctrica. Así, cada vez más son las personas que optan por instalar este tipo de elementos porque puede suponer un ahorro importante en la factura de la luz. La "fiebre" por estas instalaciones no cesa en la provincia y las cifras lo corroboran: según datos la Conselleria de Economía Sostenible, solo en los primeros seis meses de este año se han dado de alta 5.174 nuevas instalaciones en Alicante, más que todo el año pasado, cuando sumaron 4.709.

En la provincia, según los últimos datos del mismo departamento, hay en la actualidad 15.458 instalaciones de este tipo. Así, muchos municipios empiezan a incorporar a sus ordenanzas bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para favorecer estas instalaciones que también benefician al medio ambiente.

Las placas solares comienzan a verse en espacios públicos y privados, sobre los tejados. Ya no llama tanto la atención ver el reflejo del sol en una de esas instalaciones y pensar que en ese punto se está generando energía. En lo que va de año, el Ayuntamiento de Benidorm ha recibido 39 peticiones de particulares para instalar placas fotovoltaicas y la previsión es que el número crezca en lo que queda de año, según las fuentes consultadas por este diario; en 2021 fueron 27.

Placas solares en una vivienda particular. David Revenga

En su mayoría, las peticiones llegan para poner este tipo de instalaciones en viviendas unifamiliares. El autoconsumo solar se ve como una opción ante la subida de los recibos de la luz; así que generar energía propia para un chalé o una casa particular es una opción cada vez más demandada. También para aquellas zonas en las que no se dispone de instalaciones de alumbrado y es una opción para poder tener energía propia.

Pero no son los únicos lugares. En esas cifras de Benidorm hay dos edificios, dos campings y un establecimiento que se suman a los que ya tenían. Y también cuatro hoteles. Así, según un estudio de una empresa de energía que se presentó a la patronal hotelera Hosbec, con las placas solares se podría reducir el coste anual de energía final hasta el 34% y reducir las emisiones de CO2 un 57%, en base al ejemplo de un hotel de cuatro estrellas con 150 habitaciones. La inversión en placas solares en las cubiertas de los hoteles puede recuperarse en cuatro años. En estos momentos hay hoteles que han visto duplicarse en un año la factura eléctrica por lo que está entre sus intereses el instalar este tipo de energía.

"Hemos doblado el número de peticiones en un año y vendrán más", aseguró a este diario la concejala de Urbanismo de Benidorm, Lourdes Caselles. Entre los motivos que animan a los usuarios a apostar por este tipo de energía estaría "que la tramitación ahora se agiliza mucho y no hay tanta burocracia" para poder instalar en una vivienda o negocio este tipo de placas fotovoltaicas. Lo que "unido a la subida de la factura eléctrica está haciendo que muchos particulares se lo planteen".

Pero, ¿cuáles son los trámites para poder tener una instalaciones de autoconsumo solar? En el caso de las más pequeñas, las de uso doméstico, el trámite es municipal a través de una declaración responsable. "Dependiendo de la potencia que se elija se hace en el Ayuntamiento. Las instalaciones más grandes tienen que tramitarse directamente con la Generalitat", indicó la concejala. Y cada instalación dependerá del consumo que se haga al mes.

Energía solar en edificios públicos

No solo los particulares se suman a ese aumento de peticiones de placas solares. El propio Ayuntamiento de Benidorm ha puesto en su horizonte utilizar este tipo de energía solar para producir energía en edificios públicos. Así, según las mismas fuentes, en estos momentos la cubierta del edificio del consistorio, en la plaza de SSMM Los Reyes de España, cuenta con placas solares fotovoltaicas, es decir, las que producen electricidad. Porque en dos espacios municipales más se pueden ver este tipo de instalaciones pero no son iguales, sino que son placas solares térmicas, es decir, para calentar el agua; y se sitúan en las instalaciones deportivas municipales y en el centro municipal El Torrejó.

Placas fotovoltaicas en la cubierta del Ayuntamiento de Benidorm. David Revenga

Pero la intención es que el autoconsumo de energía solar vaya mucho más allá y suponga un ahorro a largo plazo para las arcas municipales en la factura de la luz. Para ello, según explicaron fuentes municipales, está en fase de valoración un proyecto, cofinanciado por el IDAE, para instalar 1.364 placas fotovoltaicas para autoconsumo en nueve centros educativos de la ciudad y otros tres edificios públicos. La potencia nominal total instalada cuando culmine la intervención será de 457 kW, que producirán aproximadamente 750.000 kW/h. Pero hay más ya que permitirá reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera: unas 375 toneladas al año, que aproximadamente equivaldrían al dióxido de carbono que absorben anualmente unos 2.250 árboles.

En concreto en los CEIP El Murtal, Bautista Lledó, La Cala, Mestre Gaspar López, Miguel Hernández, Sierra Helada, Núñez de Balboa y Els Tolls, que en un breve espacio de tiempo podrán funcionar de manera autónoma y generar su propia energía eléctrica gracias al sol. Además de estos centros educativos, el proyecto también contempla la instalación de placas en la escuela infantil municipal Les Fontanelles, el centro social La Torreta, la estación de tratamiento de agua potable (ETAP) y el Palau d'Esports l'Illa de Benidorm. La actuación supone una inversión de 1.045.450,06 euros. El 48% de la inversión corre a cargo del IDAE -504.297,46 euros- y el Ayuntamiento asume el 52% restante -541.152,60 euros-.

Todo para intentar ayudar al medio ambiente pero, sobre todo, poder tener energía para el autoconsumo que permita ahorrar dinero en unas facturas de la luz que se elevan ya a precios desorbitados; tanto para los particulares y empresas como para los presupuestos municipales.