A juicio por moroso. Una comunidad de propietarios va a llevar a juicio al Ayuntamiento de Benidorm como último recurso para intentar cobrar el dinero que el Consistorio les adeuda por las cuotas de un trastero que es de propiedad municipal y que no ha abonado desde hace más de una década.

En concreto, según la información a la que ha tenido acceso este diario, la deuda se remonta al año 2012 y asciende a una cantidad que habría sido perfectamente asumible en tiempo y forma para la Administración municipal como la de Benidorm, sin necesidad de llegar a la vía judicial: 5.680,15 euros para un presupuesto anual que supera los cien millones de euros.

Sin embargo, los reiterados impagos han llevado a la comunidad de propietarios a reclamar judicialmente el abono de esta cantidad por medio de una demanda que ha sido admitida a trámite por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Benidorm, que también ha citado al Consistorio benidormense para la celebración de un juicio verbal, bajo el apercibimiento de que, si no comparece ante dicho tribunal, se le declarará en situación de rebeldía procesal.

¿Qué ha pasado para que este asunto acabe en manos de un juez? El trastero en cuestión se ubica en la Torre San Marino, un edificio de apartamentos ubicado en la zona del Rincón de Loix. En ella el Consistorio tiene a su nombre un trastero que, según se detalla en la nota simple expedida por el Registro y que acompaña a la demanda, se encuentra en la planta sótano del edificio y ocupa una superficie construida de 148,60 metros cuadrados y una superficie útil de 136,08 metros cuadrados.

Tras acumular numerosos impagos, la junta general ordinaria de propietarios de este residencial acordó en su última reunión, celebrada en julio del pasado año, la liquidación de las deudas de los propietarios morosos, así como el inicio de acciones judiciales contra todos los titulares de las propiedades que no estuviesen al corriente de pago, entre los que se encuentra el Consistorio benidormense.

Esta decisión le fue notificada al mismo por registro de entrada en septiembre del pasado año, dos meses después de celebrarse la reunión, con una copia del acta en la que donde además se otorgaba un plazo adicional para saldar la deuda, sin recibir respuesta alguna por parte del Ayuntamiento. Ni para impugnar las actas y, por tanto, mostrar su disconformidad con la deuda y con la presentación de la demanda; ni tampoco para abonar las cuotas impagadas y ponerse al día, por lo que finalmente la comunidad de propietarios ha acabado pidiendo el amparo de los tribunales.

Regularizando la situación de muchos inmuebles

La concejal de Hacienda y el edil de Patrimonio del Ayuntamiento de Benidorm, Aída García y Jaime Jesús Pérez, ambos del PP, han confirmado este martes la citación que ha sido remitida por el Juzgado de Primera Instancia número 3 al Consistorio benidormense para que se persone como demandado en este juicio y han reconocido los impagos que se arrastran con esta comunidad de propietarios.

En este sentido, el responsable de Patrimonio no ha podido concretar los motivos por los que no se han abonado en tiempo en forma las cuotas del trastero de la Torre San Marino, pero ha explicado que es un asunto que están estudiando los técnicos para detectar dónde ha estado el fallo y poder solucionarlo.

Tanto García como Pérez han explicado que en los últimos meses se han solventado numerosas incidencias que el Ayuntamiento había detectado con cuotas de otras comunidades donde hay garajes, trasteros o incluso viviendas de propiedad municipal y han explicado que algunas de ellas son debidas a un cambio legal que ahora obliga a remitir a través de la plataforma electrónica todas las facturas para que puedan ser abonadas. "Había muchas comunidades que o bien no giraban correctamente el recibo o bien no lo hacían a través de esta plataforma y, por tanto, no se les podía pagar", han explicado.

Igualmente, los ediles han asegurado que en los casos donde se habían detectado incidencias "se han llevado incluso a pleno reconocimientos extrajudiciales para saldar la deuda", a lo que Jaime Jesús Pérez ha añadido su voluntad de solventar este caso concreto, el de la Torre San Marino, en cuanto los técnicos revisen el procedimiento y den luz verde al pago.

Además, el concejal de Patrimonio ha explicado que para evitar nuevos problemas de este tipo el Ayuntamiento va a domiciliar todos los recibos de comunidades donde hay algún bien de titularidad municipal, con el objetivo de que no se acumulen deudas pendientes "por desconocimiento o porque no se notifiquen correctamente".