Bolulla tendrá su propia piscina de agua salada y con un área recreativa

Las obras para adecuar el terreno ya han comenzado para dar forma a estas instalaciones que está previsto que se puedan abrir para el verano de 2025

Una máquina trabaja en la zona donde se ubicará la piscina en Bolulla.

Una máquina trabaja en la zona donde se ubicará la piscina en Bolulla. / INFORMACIÓN

Una piscina municipal que permita a los vecinos refrescarse en verano y pasar un día al aire libre. Bolulla tendrá sus propias instalaciones acuáticas para las que ya han comenzado las obras que permitirán, en una primera fase, allanar el terreno donde se ubicará esa piscina. Así, será de agua salada y alrededor de ella se contará con un área recreativa con todos los servicios necesarios.

El proyecto recibe el nombre de Área Recreativa de "Els Xorros" y prevé la construcción de esa piscina que se dividirá en dos: una para adultos y otra para niños. El alcalde Adrián Martínez explica a este diario que estas instalaciones podrán ser una realidad, si todo sale según lo previsto, para el verano de 2025.

Pero, ¿qué instalaciones tendrá la piscina? Para empezar el agua será salada, es decir, el tratamiento y mantenimiento de la misma será por medio de la sal, lo que "permitirá bajar costes" y mantener el agua todo el año, indica el alcalde. La piscina para los más pequeños será de 3,70 por 10 metros; la de adultos, de 10 por 16 metros. Además, se ha proyectado "que tenga como mucho 1,70 metros de altura para que pueda usarse toda la piscina", sin zonas que hundan demasiado.

Alrededor habrá una zona de 620 metros cuadrados de césped artificial; 21 plazas de aparcamiento y una para vehículos de movilidad reducida; 390 metros cuadrados de zonas pavimentadas para otros servicios; y vestuarios, entre otros.

Así, los trabajos constan de dos fases. La primera, que ya se ha iniciado, tiene que ver con la puesta a punto del terreno. En total, según la documentación a la que ha tenido acceso este diario, se moverán 6.175 metros cúbicos de tierra para crear toda el área recreativa. Estas obras se financian mediante el Plan Planifica 2020 de la Diputación de Alicante con un presupuesto de 385.000 euros. "El desmonte es el trabajo más complicado", confirma el primer edil.

La segunda fase llegará con otra subvención de la institución alicantina, del Plan +Cerca 2023, para crear la piscina y el resto de instalaciones. En total, el alcalde prevé que el presupuesto total de toda la actuación será de cerca de 700.000 euros y "no costará nada al municipio". Ambas fases tienen una previsión de cuatro meses de ejecución cada una de ellas. Esta construcción "está pendiente desde 1987 y, por fin, serán una realidad" después de muchos años de que los partidos políticos "lo hayan incluido en sus programas pero nunca se ha llevado a cabo", indica Martínez. Además asegura que es una "satisfacción personal" poder haber sacado adelante este proyecto.

Suscríbete para seguir leyendo