Los Oscars se acercan y este perro tiene todas las papeletas para hacerse un hueco entre los candidatos a 'mejor actor protagonista'. Los peludos de la casa suelen huir siempre de las situaciones que no le gustan (como salir al veterinario, al peluquero o bañarse), pero este perro ha superado todas las expectativas posibles al fingir un desmayo de la manera más dramática posible para evitar que su dueña le corte las uñas.

El perro, que trata por todos los medios de dar realismo a la situación, se queda completamente tieso panza arriba convencido de no tener que pasar así por el proceso de cortarse las zarpas.