El narcisismo de muchos influencers no tiene límite. Buena muestra de ello la tenemos en el caso de Jayne Rivera, una joven que se ha convertido en fenómeno viral a raíz de la lluvia de críticas que le ha valido la frívola sesión de fotos que se hizo durante el funeral de su padre.

La chica, de 20 años y residente en Miami, acudió al sepelio de su progenitor, un soldado que combatió en Afganistán, con un modelo más propio de una cena de gala o alfombra roja.

Pero más allá de su atuendo, lo que desató la ira de los internautas fueron las poses sexys y "graciosas" que hizo ante el féretro abierto de su padre.

Jayne Rivera se define como "modelo de fitness", aunque tiene cuenta en Onlyfans, donde vende sus desnudos. También tenía perfiles en TikTok, Youtube e Instagram, aunque esta última red social la censuró.

"Mariposa, vuela lejos. RIP, papá. Eras mi mejor amigo. Una vida bien vivida" rezaba el mensaje con el que acompañó las imágenes antes de hacer desaparecer muchas de sus cuentas personales tras la avalancha de reproches que recibió.

Sin embargo, la joven no mostró ni un ápice de vergüenza o arrepentimiento: "No creo que fuera inapropiado", dijo a las cámaras de la NBC 6, justificando su actitud en el hecho de que su padre sabía a lo que se dedicaba y en más de una ocasión había aparecido con él en sus publicaciones.