La delegada del Gobierno, Gloria Calero, y la consellera de Justicia e Interior, Gabriela Bravo, han apelado a la "responsabilidad" de los ciudadanos ante una "minoría insolidaria" y les han pedido que "no tengan miedo" a denunciar y "no duden en llamar a la policía" si un vecino celebra una fiesta que incumple las normas. Así, representantes del Consell y de las fuerzas de seguridad apelan a la responsabilidad individual y a la solidaridad en el cumplimiento de las normas así como a la denuncia vecinal para hacer cumplir las normas anticovid. Así lo han acordado en una reunión con los responsables de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

"No tengan miedo" a denunciar y "no duden en llamar a la policía" si un vecino celebra una fiesta en el domicilio que incumple las normas, han comentado Bravo y Calero. En este sentido han agradecido, además el "buen comportamiento" que han tenido los valencianos ya que en el primer fin de semana solo se han impuesto 300 actas de propuesta de denuncias en toda la Comunidad Valenciana, que cuenta con una población de 5 millones de habitantes. "Una tasa muy pequeña", ha indicado Gabriela Bravo, quien ha querido recordar que de todos los brotes detectados desde el levantamiento del pasado estado de alarma, el pasado 21 de junio, el 60 % tiene origen social.

En la reunión han participado la delegada del Gobierno en la Comunidad Valenciana, Gloria Calero; la consellera de Justicia, Gabriela Bravo; la comisaria de la Policía Autonómica valenciana, Marisol Conde; el subdelegado del gobierno, Rafael Rubio; jefe de la guardia civil de la Comunidad, el general jefe José Hermida; el comisario principal de la Policía Nacional, José Piris y en representación de los policías locales, José María Ángel, director general de Emergencia.

Respecto a cómo afectarán estas medidas a las Navidades, época del año en la que las reuniones familiares son la esencia de las fiestas, se ha vuelto a recordar que la medidas estarán en vigor hasta el 9 de diciembre y lo que se pretende es buscar un equilibrio entre salvar la economía y el derecho a la reunión. "Si cumplimos y somos responsables podremos volver a cierta normalidad en Navidad", han indicado, aunque las autoridades han querido dejar claro que si Sanidad entiende que las cifras no van bien, "se endurecerán las penas".