La Comunidad Valenciana aplica desde este sábado medidas más estrictas ante el coronavirus, como la restricción de la movilidad nocturna entre la medianoche y las seis de la mañana, y la limitación a un máximo de seis personas en las reuniones sociales y familiares.

El Diari Oficial de la Generalitat Valenciana publicó este fin de semana la resolución de la Conselleria de Sanidad con las cinco nuevas medidas para las provincias de Alicante, Valencia y Castellón que son las siguientes:

Toque de queda

Se prohíbe la circulación, deambulación y permanencia en vías y espacios de uso público de todas las personas entre las 00.00 horas y las 06.00 horas, con excepción de desplazamientos al trabajo, asistencias sanitarias, cuidado de colectivos vulnerables y "causa de fuerza mayor o situación de necesidad".

Reuniones

Para las reuniones familiares y sociales, se limita a 6 el número máximo de personas en espacios públicos como privados, excepto convivientes. Además, se recomienda cancelar o posponer cualquier actividad que no sea imprescindible, y que se limite dentro de lo posible la actividad social.

Jardines

Los jardines y zonas de esparcimiento al aire libre permanecerán abiertos solamente desde las 8:00 a las 22.00 horas.

Hostelería

En hostelería y restauración el consumo será siempre en mesa -con un máximo de 6 personas en cada una- y el horario de cierre será la medianoche.  El uso de la mascarilla es obligatorio en todo momento, salvo en el instante de la consumición.

Las calles vacías durante el primer toque de queda. MANUEL R. SALA

Venta de alcohol

Se prohíbe la venta de alcohol entre las diez de la noche y las 8 de la mañana, excepto en hostelería y restauración.

Recomendaciones

Desde la resolución por las que se acuerda medidas adicionales excepcionales en la Comunidad Valenciana se recomienda que las actividades de interacción social se desarrollen siempre y prioritariamente en espacios abiertos y bien ventilados. De igual forma, aconsejan cancelar o posponer cualquier actividad familiar o social que no sea considerada imprescindible y pueda ser aplazada, así como que la población limite, dentro de lo posible, su actividad social.