La transmisión comunitaria del coronavirus es generalizada y está «sin control» en la Comunidad Valenciana, con una presión mantenida y creciente en prácticamente todos los departamentos de salud. Es el diagnóstico de la situación que ayer hizo la consellera de Sanidad, Ana Barceló, durante su comparecencia en la diputación permanente de las Cortes.

«El número de casos positivos, las hospitalizaciones y el número de fallecidos superan ya las cifras de la primera ola», aseveró la consellera. Barceló actualizó también las cifras de la pandemia a día 25 de enero, para explicar que el índice de reproducción del virus -es decir la capacidad de contagio por persona- es del 1,03. Lo aconsejable es que este indicador esté siempre por debajo de 1. En cuanto a la incidencia acumulada en los últimos 14 y siete días está por encima de la media nacional (1.245 casos y 529 por cada 100.000 habitantes, respectivamente).

En cuanto a los ámbitos en los que se producen los contagios, sigue predominando el familiar y social, donde se han dado el 70% de los brotes detectados en la Comunidad Valenciana La tasa de letalidad covid desde el inicio de la pandemia del 1,77%. «Detrás de estas cifras hay vidas rotas, inacabadas. El coronavirus también nos ha condenado a la soledad más absoluta en el momento de la despedida», lamentó la titular de Sanidad.

"No hay enfermeros y no me los puedo inventar. Hemos contratado todo lo que puede contratarse"

El PP exigió la dimisión «irrevocable» de la consellera de Sanidad ante la situación de la pandemia en la Comunidad Valenciana, mientras Ciudadanos criticó que «siga en su puesto y sin asumir responsabilidades» y Vox defendió que «debería dejar paso a alguien mejor». El portavoz de Sanidad del PP, José Juan Zaplana, recordó a los valencianos fallecidos para defender que «si quiere limpiar su conciencia, debe marcharse porque ha mentido, ha engañado, ha sido incapaz y encima ataca a esos sanitarios que se están dejando su vida por salvar la de los todos los demás». «Cese a todo su equipo y dimita. Ni un minuto más, ni una muerte más», enfatizó, rechazando que llevara sin comparecer en Cortes desde el 4 de septiembre.

En su réplica, Barceló aseguró que se está colaborando con la privada, «porque no hay sectarismos, solo puede haber unidad». «De marzo a julio derivamos a los hospitales privados a 1.202 personas y de noviembre a enero a otros 503», resaltó, para defender que se sentó «desde el primer día» con la privada. 

"En momentos críticos como este la unidad se convierte en exigencia moral"

Sobre los recursos que se están utilizando para frenar esta pandemia, Barceló admitió que se están encontrando con serias dificultades para contratar al personal necesario. «No hay enfermeros en la bolsa y no me las puedo inventar. Hemos hecho todo lo necesario pero no hay recursos humanos, hemos contratado todo lo que puede contratarse. Ojalá tuviera también formación sanitaria para echar una mano, como los jubilados que se ofrecen. No hay más recursos humanos», señaló Barceló. La consellera lanzó un mensaje de unidad a la oposición: «si a lo largo de la vida pública es importante la unidad, en los momentos críticos como los que vivimos la unidad se convierte en una exigencia moral».

Te puede interesar:

11 millones para afrontar la sobrecarga en los hospitales

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, destacó que se ha aprobado una línea de 11 millones para hacer frente a la sobrecarga asistencial hospitalaria actual provocada por la covid con la contratación de personal sanitario voluntario fuera de su jornada ordinaria habitual. Asimismo, ha resaltado que se dispone en estos momentos de un total de 2.292 rastreadores para cortar la transmisión del virus en la Comunidad. Barceló, en su comparencia voluntaria en la Comisión Permanente de las Cortes, explicó que en cuanto los datos epidemiológicos empezaron a cambiar se pusieron en marcha los planes de contingencia en cada uno de los departamentos. Aún así, ha admitido que la situación de los hospitales comporta «una sobrecarga asistencial» que requiere de la participación de personal que voluntariamente desee fuera de su jornada ordinaria habitual seguir prestando servicio. Por ello, el Consell aprobó el pasado viernes el acuerdo para la prestación de módulos adicionales de refuerzo en los hospitales.