Solo la mitad de los negocios hosteleros de Alicante recibe algún tipo de ayuda tras un año de pandemia y seis de cada diez establecimientos afirman que con ese dinero apenas cubren el 2% de los gastos acumulados en este tiempo. Así se desprende de una encuesta entre 134 locales, el 67% de restauración y el resto (33%) de ocio de la ciudad de Alicante realizada por la Coordinadora Empresarial de la Comunidad Valenciana. El colectivo continuó ayer sus actos de protesta en demanda de la apertura del interior de los bares y de la ampliación del horario de cierre hasta el toque de queda o al menos hasta las 20 horas, al mismo tiempo que el comercio; y lo hizo con una pegada de carteles en el entorno de Castaños, el Casco Antiguo y la ruta de la madera con el lema «Así no hay quien abra, aquí no hay quien resista, basta de injusticias».

Según la encuesta, la mayoría de hosteleros con terraza que decidió no instalar el lunes sus mesas y sillas en la calle pese al permiso de la Generalitat para montar veladores en exteriores al 75% de capacidad hasta las 18 horas esperará a la apertura total del sector para reanudar la actividad. La Coordinadora Empresarial de Hostelería y Ocio exige la utilización de las terrazas al 100% de su capacidad con distancia de seguridad (1,5 metros entre mesas, como marca Sanidad) y que no haya que esperar a la reunión sectorial del martes para ampliar el horario y abrir el interior de los locales.

El presidente del colectivo, Lalo Díez, subrayó ayer que las actuales restricciones impiden abrir a más de la mitad de los negocios puesto que es «insostenible para un empresario que a principios de mes paga los recibos aguantar esta situación».

Un hostelero midiendo la distancia entre mesas. PILAR CORTÉS

Este dato se refleja en la encuesta realizada por la Coordinadora, según la cual el 39,5% de los locales abrió el lunes, todos con terraza. En cambio un 60% no lo hizo, el 40,3% de ellos pese a tener velador, mientras el 20% restante que fue consultado carece de espacio en el exterior y por tanto tiene vetada la actividad dado que aún están prohibidos los interiores como medida anticovid. De los que tienen terraza y siguen cerrados, el 11% contestó que abrirá el fin de semana dado que el cierre perimetral de los municipios de más de 50.000 habitantes ha decaído y habrá mayor movilidad, pero el 88% respondió que no abrirá por ahora. De ellos, el 52% tienen claro que no retomarán el negocio hasta que puedan reabrir los interiores.

En cuanto a la caja que los negocios con terraza están haciendo desde la reapertura del pasado lunes, la Coordinadora afirma que el 48% no llega a 40 euros, y el 33% entre 50 y 200 euros, por un 11% entre 250 y 500 euros. A la pregunta de cuánto necesitarían facturar al día para les sea rentable seguir abiertos, el 35,48% de los encuestados contestó que entre 500 y 1.000 euros; por un 33,8% que dijo entre 300 y 500 euros; y un 13,7% que podría mantener su negocio con menos de 300 euros diarios de caja. El 30% podrá aguantar con el local abierto en las actuales condiciones una semana; otro 30 % un mes; y un 20% dos semanas.

Pegada de carteles en el centro de Alicante para reclamar que se levanten las restricciones a la hostelería PILAR CORTÉS

La Coordinadora preguntó también a los locales que no tienen terraza cuánto podrán resistir sin abrir, y de ellos el 45% respondió que una semana; el 30% un mes y el 7% 15 días. En cuanto al volumen de pérdidas que arrastran desde que empezó la pandemia, el 30% contestó que entre 20.000 y 40.000 euros; el 21% entre 40.000 y 80.000 euros; el 14% entre 10.000 y 20.000 euros; y el 17% entre 100.000 y 150.000 euros. Apenas un 1% señala haber perdido menos de 5.000 euros.

Los hosteleros recuerdan que la situación epidemiológica ha bajado por debajo de los 100 contagios por cada 100.000 habitantes y solicitan poder abrir en el interior con una reducción del 50 por ciento de aforo y cumpliendo distancia, mascarillas y «con el protocolo sanitario que se tenga que seguir», concluyó Díez.