Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guardias civiles y policías consideran más efectivo en Semana Santa cerrar municipios que la Comunidad Valenciana

Ximo Puig valora la unidad de acción de todas las autonomías como esencial - Los expertos abogan por que no haya desplazamientos

Uno de los controles del cierre del municipio de Elche

Uno de los controles del cierre del municipio de Elche ANTONIO AMORÓS

Policías nacionales y guardias civiles consideran más efectivos los cierres de municipios para reducir la movilidad en Semana Santa frente al perimetraje de la Comunidad Valenciana, en vigor desde octubre y que todo apunta a que se mantendrá hasta después de Pascua. Los expertos en Salud Pública son partidarios de mantener el cierre de todos los territorios para evitar la entrada de nuevas variantes del covid-19 ante la reticente postura de Madrid, pese a lo cual el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, encuentra que se da un ambiente favorable entre las distintas autonomías «para consolidar una situación que no es todo lo buena que necesitamos». En declaraciones a la Cadena Ser, el presidente destacó ayer el «enorme» esfuerzo que se ha hecho para superar la tercera ola y pidió a los madrileños que se abstengan de venir en Semana Santa y lo aplacen al verano.

«No podemos relajarnos, tenemos que superar la pandemia y ahora estamos en condiciones de conseguirlo gracias a la vacunación» Y por eso, incidió Puig, «la unidad de acción de todas las comunidades autónomas es esencial para generar una atmósfera favorable a mantener la situación de máxima precaución y eso lo debemos de hacer sin confrontación ni partidismo», dijo.

Los cierres perimetrales aplicados durante cinco fines de semana a los municipios de más de 50.000 habitantes de la provincia frenaron en seco la movilidad, dejando en casa a más de la mitad de la población, según los estudios del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. Este confinamiento facilitó que la movilidad en domingo fuera un 45% de lo habitual antes de la pandemia. Sin embargo, los estudios del área estatal de Transportes certificaron que los viajes desde Madrid a la provincia se duplicaron en las horas previas al cierre perimetral de la Comunidad Valenciana del pasado 30 de octubre, alcanzando niveles similares a los del Puente del Pilar y de antes de que estallara la pandemia. El 29 de octubre se produjo un gran incremento de los viajes con origen en Madrid y destino en Alicante.

Desde que el Consell decretase el cierre perimetral, los colectivos de guardias civiles y policías nacionales se han quejado de que el control total por carretera era inviable al no haber efectivos suficientes para vigilar las 24 horas del día el perímetro vial. Durante los cinco fines de semana de cierres de municipios, la Guardia Civil y la Policía Nacional, que impusieron más de 7.000 sanciones, contaron con el apoyo de las policías locales, lo que facilitaría el control de la movilidad en Semana Santa en los accesos a grandes municipios y zonas turísticas punto de destino desde otras autonomías.

«Controlar todas las entradas y salidas del territorio de la Comunidad es una utopía. El cierre de municipios es más efectivo», considera David García, secretario provincial de la asociación Jupol de la Policía Nacional, pese a lo cual entiende que imponerlo en Semana Santa con mejores datos sería limitar demasiado la libertad deambulatoria de los residentes. García apela a la responsabilidad de las personas que siguen queriendo colarse. Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles, su secretario general, Francisco Javier García, también considera que el control por municipios es más fácil pese a lo complicado que es para ellos perimetrar bien todo por la escasez de plantilla, «pero hay más puntos, el que no puedes controlar a la entrada lo haces a la salida», algunos de larga duración, que mantuvieron incorporando efectivos de otros servicios o derivando a policías locales, con lo que «el tiempo de respuesta aumenta bastante». Sobre el cierre provincial dijo que, aparte de las vías que se quedan sin vigilar, es complicado controlar el transporte público, «no podemos estar en todas las paradas de bus».

Entre los expertos sanitarios, el catedrático de Salud Pública Ildefonso Hernández cree que la velocidad de bajada del virus más alta en la Comunidad que en otros territorios tiene que ver con las restricciones, entre ellas los cierres, aunque recuerda que en Europa se producen rebotes antes de llegar a una incidencia acumulada de 30 casos por cada 100.000 habitantes. El epidemiólogo José María López Lozano pide limitar la movilidad al menos entre Jueves Santo y Lunes de Pascua si no queremos una cuarta onda epidémica; mientras el profesor José Ramón Martínez Riera destaca que los cierres perimetrales se han demostrado eficaces pero que si Madrid no lo hace será «un boquete» en el flujo de entrada del virus. Los expertos en Salud Pública Juan Francisco Navarro y Rafael Ortí creen que hay que evitar visitas masivas de otros territorios, y valorar la incidencia acumulada del lugar de origen de los viajeros y su cobertura vacunal.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats