Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad centra en Atención Primaria la vacunación y retrasa la asistencia a los crónicos

Enfermeros critican que la conselleria no alivie la presión en los centros de salud con profesionales jubilados y sanitarios que se ofrecen a vacunar fuera de su jornada

Pacientes hacen cola en un centro de salud de Alicante.

Pacientes hacen cola en un centro de salud de Alicante.

Extracciones, curas, seguimiento de enfermos, asistencia en domicilios… y ahora la vacunación. Los enfermeros de los centros de salud critican que Sanidad no está reforzando las plantillas de personal destinadas a la campaña de inmunización, tal y como prometió meses atrás, con jubilados o con personal voluntario al que pagar por vacunar fuera de su jornada laboral. 

¿El resultado? El seguimiento a los pacientes crónicos no se está pudiendo llevar a cabo por falta de manos, ya que el personal de enfermería está volcado en la vacunación y en hacer las tareas más urgentes de su área. «Los programas preventivos-crónicos, como el de control de diabetes, obesidad, hipertensión o tabaquismo, que teníamos los enfermeros antes de la pandemia van a seguir cerrados porque no tenemos capacidad para poder gestionar la demanda», lamentaba ayer un enfermero de Alicante

Estos programas son esenciales para evitar que los pacientes crónicos, en su mayoría personas mayores con más de una enfermedad, se descompensen y terminen empeorando de sus dolencias. El objetivo en muchos centros de salud era haber empezado a citar de forma presencial a estos enfermos a comienzos de abril, gracias a la mejora de la situación del covid, pero lo cierto es que, tal y como ha podido comprobar este periódico, muchos centros de salud aún no lo han podido hacer. 

Vacunar a los mayores

Los centros de salud se han hecho cargo de vacunar hasta el momento a las personas mayores de 80 años, grupo en el que queda por administrar la segunda dosis al 50%- y esta semana han comenzado también a inmunizar a las personas por encima de 70 años. El hospital de campaña y otros puntos de vacunación están llamando a las personas entre 60 y 69 años. Una enorme tarea que se suma a las urgentes que realizan los enfermeros y que no admiten demora ni aplazamiento, como las extracciones, el control del Sintrom o las curas que ahora están aumentando al recuperarse la actividad quirúrgica. También acuden a los domicilios de los enfermos que no pueden desplazarse. 

Enfermeros, así como el Sindicato de Enfermería, Satse, critican que Sanidad está incumpliendo su promesa de pagar a enfermeros por vacunar fuera de su jornada laboral, los denominados módulos, ya que éstos solo se están utilizando para cubrir festivos o fines de semana. Es más, estas mismas fuentes señalan que en Alicante se está tirando de enfermeros de los centros de salud para reforzar el punto de vacunación que hay en el hospital de campaña. «Hay un enorme enfado entre los compañeros porque no llegan a todo y la gente lo que necesita es que la vea su enfermero y que se retome la asistencia», lamenta Carmen Flores, vicesecretaria provincial del Satse.

Y es que pese a la baja incidencia por coronavirus que hay en la provincia, una de las menores a nivel mundial, los centros de salud siguen prestando casi toda la asistencia por teléfono con tan solo un 30% de las citas presenciales. Este periódico se puso ayer en contacto con la Conselleria de Sanidad para conocer cuáles son los planes para retomar esta asistencia en esta situación de baja incidencia por covid, sin obtener respuesta. Médicos y enfermeros preguntados señalan que la pelota está en el tejado del departamento de Barceló, que es quien tiene que volver a programar la app para que los pacientes vuelvan a solicitar citas presenciales o bien habilitar un sistema de triaje ágil para que los médicos puedan ordenarse su agenda y dar cabida a citas presenciales y telefónicas, ya que todos coinciden en que estas últimas no desaparecerán.

Piden que se prorroguen los contratos covid

Los refuerzos están previstos hasta el 31 de mayo y el Sindicato Médico exige que se extiendan

El Sindicato Médico exige a la Conselleria de Sanidad que los contratos de refuerzo que se han hecho para afrontar la pandemia se mantengan más allá del 31 de mayo, que es cuando está previsto que venzan.  


«Gracias a estos nombramientos los servicios que más han notado el impacto de la pandemia, tanto en el ámbito de la Atención Primaria como en la atención hospitalaria, han contado con más recursos y esto finalmente ha amortiguado el repunte asistencial experimentado», señala el Sindicato Médico.


Los Servicios de Urgencias han afrontado durante toda la pandemia buena parte de la presión asistencial, especialmente durante la tercera ola. El personal facultativo de estos servicios «ha respondido a las necesidades asistenciales que en cada momento se han requerido». Antes de la pandemia, «estos Servicios contaban ya con plantillas infradimensionadas que difícilmente podían hacer frente a la demanda asistencial ordinaria fruto de una falta de adaptación a las necesidades reales o a cambios organizativos o estructurales que han afectado a los mismos».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats